martes, 27 de octubre de 2020

0488: ¿Será no será? , lo más seguro es quién sabe

 

Un buen amigo quechua parlante desde la infancia y con excelente formación académica en Bolivia, me explica que los idiomas anglo-sajones y latinos son bivalentes: Sí o No.

El discurso habitual no tiene medias tintas. 

Nuestra cultura ancestral, en parte por influencia aimara, es trivalente, algo que no es fácil de explicar, pero que me gustaría conocer y entender mejor.

 

Comúnmente nos expresamos con Sí, No o Puede ser.

Hay quienes piensan que el “puede ser” determina la impuntualidad de la “hora boliviana”

No tenemos muy claro dónde se origina esa lógica pero la practicamos de manera inconsciente casi a diario.

He ahí donde las encuestas también se equivocaron con la logística 4G (la lógica digital es binaria solo usa 0 y 1).

Los indecisos han sido mal interpretados por los opositores, no se pensó en el “puede ser” al contrario. 

 

Cuando David Choquehuanca hizo referencia al sexo de las piedras, hay macho y hembra según la sabiduría Suma Qamaña, dio lugar a una serie de anécdotas, algunas hasta en tono de burla, sin que nadie hiciera esfuerzo para entender la simbología que, obviamente, no es física ni biológica. ¿Será, no será?

Es notorio el low profile del excanciller. ¡Perdón! No debería decir bajo perfil, “callado nomás se dice”

Así es él y así ha logrado comunicarse mejor y más honestamente con su audiencia y logra convencer biencito a quienes lo escuchan.

 

Posiblemente, Arce también supo comunicar mejor pero obligatoriamente tenía que hacer un discurso más técnico-económico. Arce también supo decir lo que el pueblo necesitaba escuchar ante una crisis sanitaria y económica sin precedentes, pero mirando al futuro. Así no más es, y así han convencido al pueblo.

 

Espero también que alguien que sea mejor conocedor de nuestra cultura ancestral pueda aportar o debatir sobre la lógica trivalente. Quién sabe si es así, así siempre será.

 

jueves, 22 de octubre de 2020

0487: 18-54

 

“Querida esposa: Comprenderás que ahora que tienes 54 años, yo tengo ciertas necesidades que tú ya no puedes satisfacer. Soy muy feliz contigo, te considero una esposa maravillosa y sinceramente, espero que no te sientas herida u ofendida al saber que cuando recibas este fax, voy a estar teniendo sexo en el Hotel Camino Real con Vanessa, mi secretaria, que tiene 18 años. No obstante, llegaré a casa antes de la medianoche”.

Cuando el hombre vuelve a su casa, se encuentra una nota sobre la mesa del salón que dice:

Querido esposo: He recibido tu fax y no puedo evitar darte las gracias por el aviso. Aprovecho la oportunidad para recordarte que tú también tienes 54 años. Al mismo tiempo, te comunico que para cuando leas este mensaje, estaré dándome un revolcón en el Gran Hotel Fiesta con Miguel, mi profesor de tenis que, al igual que tu secretaria también tiene 18 años.

Como además de ser un empresario de éxito, eres licenciado en Matemáticas, podrás comprender fácilmente que estamos en las mismas circunstancias, pero… con una pequeña diferencia:

“18 entra más veces en 54, que 54 en 18″. Por lo tanto, no me esperes esta noche, llegaré mañana."

miércoles, 14 de octubre de 2020

0486: Una cosa es tener razón y otra tener acierto

 

Tanto en el caso de los esposos como en el de las jefas del hogar, saber decir las cosas adecuadamente nos salvará de muchos problemas y malentendidos.

 

Veamos los pasos que hay que seguir:

1. El lugar

Si vas a hablar con él, necesitas buscar un lugar adecuado para ello. Nunca se debe recriminar delante de los hijos y niñeras, y mucho menos de vecinos.

Esto daña directamente la relación, además de humillar. Es importante buscar un lugar que no moleste a nadie, siendo conveniente silenciar el teléfono y reservar ese tiempo para estar con la persona con la que quiere tener una comunicación eficiente.

“Preparar lo que se quiere decir y el planteamiento a seguir es decisivo”

 

2. La regla: dos mensajes positivos y uno negativo

En vez de censurar directamente la actitud, el comportamiento o los resultados de un mal polvacho, merece la pena comenzar destacando aspectos positivos del penetrador.

Por ejemplo: "Pablo, llevas 10 años cogiéndome y mi vulva está encantada contigo. Has liderado varias posiciones con éxito. Sin embargo, en este último polvacho mi vagina no ha quedado contenta"

“Después de dar información positiva sobre su rendimiento, nos centraríamos en la actitud o en la conducta que queremos cambiar”

 

3. Hechos, no juicios de intenciones

La actitud, la conducta que deseamos cambiar debe ser acotada. En muchas discusiones se realizan generalizaciones, se estereotipa: "siempre terminas primero", "todo lo haces mal", "no me gusta como trabajas con mi culo", etc.

Acotar la conducta implica referirse a hechos concretos. En vez de decir "siempre terminas primero", debe indicarse "el lunes 10 minutos, el martes 15 y el jueves 20. ¿Es correcto?".

Esta forma de abordar el problema, sobre hechos concretos, evita dirigirse al copulador  de forma global. "Siempre terminas primero" es erróneo y lleva a la discusión y al deterioro de la conversación y de las relaciones personales.

“Sin embargo, indicar exactamente la conducta errónea no da lugar a discusión”

 

4. ¿Tienes algún problema en el que te pueda ayudar?

Conoces la conducta, pero desconoces las causas. Antes de aventurarte, conviene preguntar: "¿Has tenido algún problema?", "¿te puedo ayudar en algo?".

Si es una conducta que no se ha producido anteriormente, es probable que haya una causa razonable.

Hay que dar la oportunidad al cogedor para que pueda explicarse. Una respuesta que puedes obtener es: "Sí, me ha fallado la niñera y he tenido que buscar una vecina"

“Es importante escuchar a quien ha desarrollado la conducta que deseamos corregir antes de tomar ninguna decisión. Es mejor esperar y prevenir que anticiparse y tener que disculparse”

 

5. Corregir el problema

Una vez aclarado el problema, hay que solicitar un cambio en la conducta. Y lograr que se comprometa con ello.

"Si ya está solucionado, perfecto. En cualquier caso, te agradecería que, si vuelve a darse una situación como esta, me avises en el momento, por favor. ¿Estás de acuerdo?".

Si la respuesta es afirmativa, tenemos el problema resuelto.

 

6. Cerrar la reunión

Después de acordar la solución, es conveniente despedirlo, poniéndote a su disposición para cualquier posición en la que necesite ayuda.

Y se le agradece su dedicación y disposición para solucionar el problema.

 

Muchas veces no seguimos estos sencillos pasos, que son la llave del éxito en la comunicación interpersonal. Seguir estas indicaciones ayudará a resolver la situación que nos preocupa, nos ahorrará problemas posteriores y nos ayudará a mejorar la calidad de nuestra comunicación.

Como decía Pimpollo: "La comunicación humana es la clave del éxito personal y sexual"

sábado, 3 de octubre de 2020

0485: Un nuevo corte de pelo, por favor.

 

Hollywood

Aquí no se recorta nada, todos los pelos se quitan de raíz.

Look salvaje

Para llegar a la meta tendrán que hacer una expedición por la selva en vez de un safari por el desierto.

La flecha

La flecha guía directamente a la meta.

El triángulo

Arriba ancho, abajo estrecho.

Corazón

El corazón es el look íntimo con mayor factor romántico.

Letras

De la "A" a la "Z

Mariposa

Un animal que aletea juguetón

El mostacho

A lo ancho en lugar de a lo largo.

A la europea

Un poco en el monte y todo lo demás se quitan.

La pista de aterrizaje

Solo falta un buen piloto que aterrice su avión de forma segura.

domingo, 27 de septiembre de 2020

0484: la pareja abierta

 

La práctica de la pareja abierta está siendo cada vez más común en el barrio. No es que antes no existieran, pero ahora las vecinas se animan a hablar más abiertamente sobre relaciones “sin exclusividad”. El amor viene en muchas formas, y aunque muchos todavía prefieren las relaciones monógamas, de una persona a la vez, hay otros que no comparten la idea de que el amor tenga que estar atado a ese trabajoso compromiso.

Semanas atrás una de las parejas más famosas de Hollywood pasó a ser foco de todos los medios internacionales: el rapero August Alsina aseguraba haberse cogido durante años a Jada Pinkett Smith, con el consentimiento de su esposo, el reconocido actor estadounidense Will Smith.

“La gente tiene una visión tan infantil de la monogamia y la fidelidad”, dijo Hawke en una entrevista de 2013 con la revista Porter. Hawke admitió que está contento con Shawhughes, pero reconoce que puede pasar cualquier cosa en el futuro. "Los seres humanos somos seres sexuales. La fidelidad sexual no puede ser todo de lo que dependas de tu relación”, opinó el actor Ethan Hawke 

“Si somos infieles, no lo sabemos. Si ambos salimos con otras personas, bien por nosotros. Si mi marido me está engañando, no quiero enterarme; si yo engaño a mi marido, sé que él no quiere saberlo. Pero que tengamos la libertad de hacerlo ayuda a que nuestro matrimonio funcione", dijo Dolly Parton a la revista Life & Style. Y aunque Parton admite que le gusta coquetear con otros hombres, también dijo que considera a Carl Dean su alma gemela.

Tan famosos por su ‘desacoplamiento consciente’ (que sería algo como finalizar la relación de mutuo acuerdo, asumiendo la responsabilidad de nuestros errores, sin lastimar ni culpar al otro) como lo fueron al anunciar su divorcio en 2014, algunos comentarios han sugerido que Gwyneth Paltrow y Chris Martin mantuvieron una relación abierta durante su matrimonio de 10 años “Si Chris estaba coqueteando, a Gwyneth no le importaba. Nunca ha sido celosa ni territorial. Su filosofía es: ‘Los dos somos adultos. Tomamos nuestras propias decisiones’”

domingo, 13 de septiembre de 2020

0483: frases que puedes decir durante el sexo y en el fútbol

 

9. La paro con las manos.

 

8. Mira, que buen chanfle a la derecha trae.

 

7. Como que le falta aire a los balones.

 

6. Unnos espontaneos saltaron al área chica.

 

5. Que crecido está el pasto en la cancha de juego.

 

4. Esa entrada por atrás fue durísima, casi lo parte en dos

 

3. Ahí te va mi dardo envenenado.

 

2. Después de una entrada sucia: ¡FUCHI! ¡CACA!

 

1. Chocaron las cabezas peleando el lugar... ¡¡Hay sangre en el campo!!

lunes, 7 de septiembre de 2020

0482: hijoputa

¿Qué quiere?

'Soy Ignacio Martínez, ¿podría hablar con Roberto Espárrago?' dije amablemente.

'Te has equivocado, pendejo', me respondió y acto seguido colgó.

No daba crédito a lo que me estaba ocurriendo. Cogí mi agenda para buscar el número de mi compañero y comprobé que, efectivamente, me había equivocado.

Pero como aún recordaba el número 'erróneo' que había marcado anteriormente, decidí volver a llamar a aquel tipo y cuando me cogió el teléfono no esperé a que contestase y le dije:

'Eres un hijoputa', y colgué rápidamente.

Inmediatamente apunte aquel número en mi agenda junto a la palabra 'hijoputa'.

Cada dos o tres semanas, cada vez que estaba cabreado porque me llegaba una letra inesperada, o un aviso de multa, o discutía con mi mujer, o alguna situación por el estilo volvía a llamarlo y sin dejarle contestar le decía:

'Eres un hijoputa'.

Esto me servía de algún modo como terapia y me hacía sentirme mucho más relajado.

Unos meses después, la maldita Telefónica introdujo el servicio de identificación de llamadas, lo cual me deprimió un poco porque tuve que dejar de llamar al 'hijoputa'.

Pero de repente, un día se me ocurrió una idea: Marqué su número de teléfono y cuando escuché su voz le dije:

Hola, le llamo del departamento de ventas de Telefónica para ver si conoce nuestro servicio de identificación de llamadas'.

"No", me dijo el tío grosero, y me colgó el teléfono.

Rápidamente lo volví a llamar y le dije:

Eres un hijoputa'.

Un mes después, estaba yo esperando con mi coche a que una anciana saliera de la plaza de aparcamiento del Hipercor. Esta lo hacía muy lentamente,.. y cuando terminó la maniobra y me disponía yo a ocupar la plaza libre, apareció un Golf GTI negro a toda velocidad y se metió en el hueco que iba yo a ocupar. Comencé a tocar el claxon y a gritar:

¡Eh, oiga!, ¡que estaba yo esperando!, ¡no puede hacer eso!'.

El tipo del Golf se bajó, cerró el coche y se fue hacia el centro comercial ignorándome como si no me hubiera oído. Yo me quedé completamente frustrado y pensé:

'Este tío es un hijoputa. El mundo está lleno de ellos'. Justo en ese momento vi un letrero de 'SE VENDE' en el cristal de atrás del Golf.

Lógicamente anoté el número y me fui a Buscar otra plaza de aparcamiento.

A los dos o tres días, vi en mi agenda el número del 'hijoputa' y me acordé que había anotado el Nº del tipo del Golf, inmediatamente le llamé y le dije:

'Buenos días. ¿Es usted el dueño del Golf GTI negro que se vende?'

'Sí, yo mismo'

'¿Podría decirme dónde puedo ver el coche?'

'Sí, por supuesto. Yo vivo en la calle de Don Ramón de la Cruz esquina con Montesa, es un bloque amarillo y el coche está aparcado justo enfrente de la casa'

'¿Cómo se llama usted?'

'Enrique Juárez'

'¿Qué hora sería la mejor para encontrarme con usted y discutir los detalles de la operación?'.

'Pues yo suelo estar en casa por las noches'.

¿Puedo decirle algo?'

"Si, claro'

'Enrique, eres un hijoputa de la hostia', y colgué el teléfono.

Inmediatamente después de colgar anoté el número en mi agenda al lado del otro, pero en este puse el nombre de 'hijoputa II'.

Ahora tenía dos 'hijoputas' para llamar y así estuve durante dos o tres meses, llamando ahora a uno, ahora a otro; hasta que comenzaba a aburrirme un poco.

Me puse a pensar en serio sobre cómo resolver este problemilla y al cabo de un par de whiskys se me ocurrió algo.

Primero llamé al 'hijoputa I':

'Dígame'

'Hola hijoputa' - pero esta vez no colgué.

¿Estas ahí todavía, verdad, pedazo de cabrón?'

'Si, hijoputa'.

'Deja ya de llamarme o....'

'Noooooo'.

'Si supiera quién eres te rompía la boca', me dijo.

'Me llamo Enrique Juárez y si tienes cojones vienes a buscarme. Vivo en la calle Don Ramón de la Cruz esquina Montesa, en un bloque amarillo, justo en la puerta donde hay parcado un Golf GTI negro, so hijoputa'.

'¡¡¡Ahora mismo voy para allá!!! Tú sí que eres un hijoputa y ya puedes ir rezando todo lo que sepas. Te voy a matar a hostias.'

'¿Sí? ¡Qué miedo me das, hijoputa!' y colgué el teléfono.

Inmediatamente llamé al hijoputa II:

'Dígame'

'Hola hijoputa' y no colgué.

'Como te pille algún día...'

'¿Qué me vas a hacer, hijoputa?'

'Te voy a patear las tripas, pedazo de cabrón'

'¿Sí?, pues a ver si es verdad, hijoputa. Ahora mismo voy hacia tu casa' y colgué.

Por último, cogí el teléfono y llamé a la policía. Les dije que estaba en la calle Don Ramón de la Cruz esquina con Montesa y que iba a matar a mi novio homosexual en cuanto legara a casa.

Luego hice otra llamada rápida al programa 'Madrid directo' de Tele Madrid, y les dije que iba a haber una pelea de pandillas en la calle

Don Ramón de la Cruz esquina Montesa, seguidamente me monté en mi coche y me fui para allá a toda leche.

Te juro que fue una experiencia que nunca olvidaré. La mayor pelea que he visto en mi vida. Creo que de rebote, hasta las cámaras de Tele Madrid se llevaron lo suyo.

En fin, después de esto espero que cuando te llame por teléfono me contestes en tono amable... ya sabes,... no es bueno que yo me irrite.

Premio novela corta 2012-Madrid