jueves, 20 de julio de 2017

012: trámite en entidad pública

- Buenos días, joven… ¿es usted el señor Rodríguez?
- Sí, señor, ¿para qué será…?
- Quería averiguar sobre una nota de reclamo presentado hace un mes.
- Huyuy, ¿hace un mes?, ya es mucho tiempo; sólo Dios sabe dónde podría estar, a lo mejor ya está archivado.
- ¿Podría usted buscarla…?
- Huyuy, usted sabe, señor, que esa no es mi obligación; además tengo un kilo de trabajo… y el sistema no funciona.
- Yo le rogaría, señor, que haga un esfuercito….
- Huyuy, ya empiezan los inconvenientes y además cualquier esfuerzo podría herniarme.
- Señor Rodríguez, no sea malito….
- Con qué nombre está la nota de reclamo…
- Epitanio Parihuancollo.
- Huyuy, ¡qué nombre más difícil! Buscar una nota con ese nombre es mucho mayor trabajo.
- Va disculpar, es mi nombre.
- ¿De qué se trata su reclamo…?
- Estoy pidiendo que en justicia…
- Huyuy, no siga, señor. Su asunto es realmente difícil. Usted sabe cómo está la justicia en este país, es una fruta muy rara y muy cara, no es su tiempo.
- No, señor, es que mi asunto es más sencillo, se trata solamente de unos impuestos que quieren cobrarme por sembrar coca.
- Huyuy, mire, su asunto es tremendamente fácil, porque la coca y la pichicata están exentas de cualquier gravamen. Sin embargo, para que salga todo rapidito tendría usted que “aceitar” este asunto, pero lo dejo en sus manos, porque usted es un ciudadano libre y con muchos aires de moralidad.
- Muchas gracias, pero veo que la Administración Pública no ha cambiado en estos últimos once años y se ha vuelto más complicada.

miércoles, 19 de julio de 2017

011: el dedo manchado de nicotina

Y fue Raúl que me hizo lo que quiso ayudado por mi pensamiento, y para el cura confesor no importa que sea sólo con el pensamiento, y no fue una vez, todas las noches prometo que no, que no voy a pensar en él, pero se me escurre entre las sábanas con las manos grandes de jardinero, me roza con los dedos manchados de nicotina y me llega a la carne viva, que es peor que malos pensamientos: una mañana me voy a despertar con los dedos de mis manos manchados de nicotina y manos grandes de jardinero una chica de quince años con manos grandes de hombre, ese será el castigo de Dios. Y no sabe la Virgen María la suerte que tuvo, la bendición de Dios le hizo tener un hijo y quedar virgen para siempre, quedó limpia, mirando de frente a todos, nadie le puede decir que fue una cualquiera, «tantas pretensiones y son unas cualquieras» dijo mamá, y «no se necesita de un arrofaldado para que Dios se acuerde de una pobre diabla que no hizo más que penar toda su vida» y mamá «la Celia y la hermana eran dos buenas sinvergüenzas» ¿cómo puede estar segura mamá de que eran malas? ya nada más que una, falta para confesarse y le digo a la monja que estoy descompuesta, y me voy corriendo como si fuera a vomitar al baño.

martes, 18 de julio de 2017

010: el diablo viste a la moda

No me gustó, sentí un rechazo al primer golpe de vista. Blanco lechoso, corpulento pero un poco gordo, calvo. Corpulento pero fofo. Mirada huidiza, mirada de ratón. Mirando siempre para abajo. ¿Me entiendes, papá querido, qué clase de persona era él? La primera impresión fue negativa, debería siempre guiarme por la primera impresión, ¿verdad papá?
Estaba decidida a no verlo más. Por teléfono me dejaba varios mensajes diarios. Cuando lo atendí me invitó a ir a La Chiquitania con Clara y mamá. Me pareció un egoísmo imperdonable de mi parte privarlas de eso, el lugar era una maravilla. Grave error.
Hicimos el pacto de vernos alguna noche por semana, pero estrictamente como amigos. Papá, mi grave error fue no contarle de mi relación con JJ, ya desde el principio. Tal vez por gula de más regalos. También debo admitir que con este JJ nos estábamos viendo menos y menos. Y papá, eso no lo puedes comprender, pero una mujer que no pierde la cabeza por un modelo de alta costura, no es una mujer.
Ves papá, ahí sí admito que estuve mal, porque sentí satisfacción jugando con dos cartas, ¿te parezco muy barata? Pero papá, una mujer tiene que buscar su camino, no es abaratarse tener ese tipo de relaciones, te lo aseguro, los tiempos son otros. Yo comprendo que no te parezca bien lo que hice, de tener relaciones con JJ, pero no es promiscuidad. Sí, yo comprendo que en tu tiempo un hombre no podía respetar a una mujer así. Pero ahora es lo contrario, no se respeta a la mujer sin experiencia, a la mojigata ¿te gustaría tener una hija mojigata?
Vino a casa, a mí se me ocurrió que lo mejor para que se le pasara el apasionamiento era… bueno, tener relaciones. En ese momento tuve un arranque, y se lo dije en serio, me pareció que era muy moderno proponerle eso. Le dije que de ese modo se daría cuenta de que no había más que una atracción física, porque entre los dos no existía una verdadera comunicación espiritual, no nos entendíamos en lo más mínimo.
Puritano horrible, sí, yo lo digo para ti. Pero a él no se lo dije. Y esto es lo que me da rabia. No era porque le tuviera miedo. Al contrario, era un hombre que yo podía destruir con una palabra, si se me daba la gana. Pero yo no le decía las cosas en la cara, lo que pensaba de él, por otras razones. Claro que saber cuáles razones eran ésas, no cualquiera lo sabe. ¿No sería que me daba una enorme lástima, y nada más? ¿Verdad, papá?
Y ahora tengo que confesar otra cosa que no entenderé jamás: con el asco que él me daba, el día del tapado de mamá, le dije, con toda alevosía: que lo estaba empezando a querer. Papá querido, yo a ti no te voy a pretender engañar, pero es la verdad: yo estaba emocionada por el gasto. Y me dio el primer beso en la boca. Qué horror. Y qué horror yo, dejarme conmover por ese regalo, si yo sabía que a él tres mil dólares no le significaban nada. Pero no, ese fetichismo de las pieles, y de los vestidos caros ¡y tan lindos! No, tampoco hay que ser injusta con una misma, porque sea mujer una no tiene que tratarse de frívola y superficial. ¡No! y esto se lo quiero recalcar bien. El asunto de los trapos es muy complicado, porque ahí, papá, ahí entra una cuestión artística. Esos vestidos de París eran obras de arte. Nada de artesanía, ¡arte! creaciones de sueño. Saint-Laurent es un peligro para el mundo, papá. Y claro, la mujer, al tener más sensibilidad artística, lo que es indudable, no me lo nieguen, bueno, al ser más sensible aprecia más esos trapos y pierde la cabeza. Pero no la pierde porque sí, la pierde porque un Belcebú sabe elegir las armas con que atacar. ¡La verdad sea dicha!

lunes, 17 de julio de 2017

009: gestos

—Ese hombre… ese… No se siente bien, parece descompuesto.
—Está haciendo ejercicio. Es un modo de entrenarse.
—Pero esa cara, algo malo le tiene que pasar, está descompuesto de veras.
—No, es por el esfuerzo de correr. Le hace bien.
—Pero yo creía que cuando la gente ponía esa cara era porque estaba sufriendo.
—Sí, es una manera de forzar el cuerpo. Pero eso mismo le va a rendir más energías para el resto del día.
—¿Cómo lo sabe usted?
—Yo corro todas las mañanas, y tal vez pongo esa cara, también, de sufrimiento.
—La mujer… la que cruza la calle…
—¿Qué pasa?
—Acérqueme a ella.
—De acuerdo.
—¿Qué le pasa en los dientes, a ella?
—¿En los dientes?
—Acérqueme, por favor…
—No tiene nada en los dientes… Le está sonriendo al chico, nada más.
—¿Sonriendo?
—Sí, ¿tampoco eso sabe qué quiere decir?
—No.
—Mi Dios…
—Sí, por supuesto que sé lo que quiere decir, ¿pero qué es lo que le hace abrir la boca, y levantar el labio?
—Para mí es agotador explicarle palabra por palabra. Y me niego a hacerlo.
—Explíqueme… lo que le pedí.
—Cuando se está contento con algo, uno sonríe.
— ¿Contento?
—Santo cielo, ¿cómo se lo explico?, si está viendo un árbol… y toda la fruta… Y quiere comer la fruta… Y va y agarra una, y se la come, entonces a lo mejor… sonríe, y muestra los dientes.
—…
—¿Me entendió?
—No, demasiadas palabras…
—De acuerdo, demasiadas palabras, ¿pero qué importancia tiene eso de sonreír? Sé que usted no entiende pero una sonrisa puede no significar nada. Se puede sonreír y no sentir nada. La gente lo hace y nada más. Me importa una mierda que sonrían o no.
—No me gusta ese lenguaje.
—Sonreír es una mierda, es falso, vacío, en la mayoría de los casos.

domingo, 16 de julio de 2017

008: las enfermedades del espíritu

Sales con tú alma gemela a dar una vuelta por el parque y caminan agarrados de la mano muy felices y sonrientes, pasa una chica muy atractiva con un color de piel canela, alta, de ojos claros y con una vitrina fabulosa, y es inevitable que desvíes la mirada, así que la miras unos cinco segundos y repentinamente tu amor te suelta la mano, pone cara de suegra y te dice: “¿Por qué la miras tanto?, ¿Te gusta? Ve y ándate con ella”

Le eche una mirada suplicativa, mas ella me mostró los dientes —sus ojos relampagueaban— y con el mentón me señalo a LA OTRA.

Y así, casi… sin darme cuenta obedecí a mi alma gemela. 

sábado, 15 de julio de 2017

007: desventajas de ser bello

A menudo se cree que los que somos atractivos tenemos una vida más fácil pero de acuerdo con lo dicho por Gustavo no es cierto. Aquí seis desventajas REALES de ser bello.

Desventaja 1:
Hacer amigos es más difícil
La mayoría se sienten celosos y se embarcan en una competencia absurda para llamar la atención de ellas,  por lo que entablar una amistad resulta imposible.

Desventaja 2:
Tus amigas NUNCA te verán como un amigo más
La popularidad de la pornografía “real” demuestra que las mujeres fantasean con personas que conocen: amigos, compañeros de trabajo, esposos de sus amigas.
Siempre serás diferente a tus amigas y siempre habrá un cierto nivel de objetivación en cómo te ven.

Desventaja 3:
Existen muchos estereotipos en contra de los hombres bellos
Por ejemplo, asumen que un hombre bello se vale de su físico para obtener lo que desea. ¿Y qué decir de un hombre bello que logró un ascenso? Inmediatamente la gente piensa que fue porque se acostó con la mujer del gerente.

Desventaja 4:
Tus acciones pueden ser malinterpretadas
Entablar una conversación con una colega con intereses similares o ser muy amable puede ser visto como una forma de coqueteo. (Nosotros no tenemos la culpa de que malinterpreten nuestras acciones).

Desventaja 5:
La atención que atraes puede ser peligrosa

La mayoría de las personas son inofensivas, pero no podemos controlar a quién le llamaremos la atención. En una noche buena no pasará de que te miren o sonríen intentando conquistarte, en una noche mala, en cambio, encontrarás mujeres que se sienten con el derecho de ligarte y si son rechazadas encolerizarse.

viernes, 14 de julio de 2017

006: Rabito: 'ESTRECHÁNDOME'

Mi corazón ya sabe que salgo contigo
Por Dios te pido niña que le des cariño
Piensa, y te pido mi amor
Juntos, con el sufro yo

No quiero que murmuren en los oídos
Que todos sepan ya, que soy más que amigo
Besos, mil besos de miel
Corren, por toda tu piel (mi piel)

Luego, me dirás cuanto
Me amaras, estrechándome
Abrazándome

lalaira la la laira
lalaira la la laira
Besos, mil besos de miel
Corren, por toda tu piel (mi piel)

Mi corazón ya sabe que salgo contigo
Por Dios te pido niña que le des cariño

Para los que no lo conocen, Rabito —como se empezó a llamar Juan Carlos Fernández en 1981— empezó como rockero. En su juventud practicaba hasta seis horas en su batería e integró un grupo de rock llamado “Los Hampones”.
Su primer éxito fue el tema Estrechándome con lo que comenzó su carrera como cantante y productor.
Otras canciones que alcanzaron los primeros lugares de ventas fueron: Amante Latino, Amarte una vez más, Las puertas de mi corazón, No me marcharé, Mi querida María, Amor no me abandones, Yo el idiota.

Se llama Rabito porque la palabra llama la atención. ‘Es chicle’, explicó el cantautor, que dice tener unas ganas tremendas de informar a la gente lo que Dios habló una vez. No lo que la religión hace.
Para Rabito, padre de tres hijos, este tema es “un himno, es sobre la relación entre un hombre y una mujer, no pone morbo, no pone agresión sexual ni manoseo”.
El artista está en contra de que la mujer sea un objeto sexual, un “aparato para el mercantilismo”.

“Dios no le dio ese lugar a la mujer. Dios le da un lugar a la mujer y yo estoy rescatando ese lugar en la sociedad podrida de hoy. Las mujeres no nacieron para abrirse de piernas y reproducir como si fueran un aparato reproductor”, expresó.

jueves, 13 de julio de 2017

005: la ciencia del amor

Me he fijado que la gente le da demasiada importancia al amor, como que te muestran que sin amor nada eres, y debe ser porque en las películas, libros, series, siempre hay amor, pero amor estilo enamoramiento, amor no correspondido, y puros dramas amorosos, y al parecer a la gente le gusta tener estos dramas amorosos, les gusta dar a entender que andan por algo, ¿cómo decirlo mejor?, es como que la gente no pudiera vivir sin amar, sin estar enamorada, sin sentir algo por alguien, les gusta ese drama en sus vidas por el hecho de que lo ven en otros, como que así se sienten como protagonistas de alguna telenovela, pero
generalmente no es amor, no es amar, la gente lo confunde todo, porque ansían eso, esa huevada del amor, y ven a alguien y sienten algo y piensan es amor, pero no lo es, no es más que curiosidad por la otra persona, no amor. ¿Por qué no pueden vivir tranquilos? ¿Por qué publican tanto de su vida? Les gusta decir
mírenme, yo amo y sufro”, me disgusta esa gente. 

miércoles, 12 de julio de 2017

004: de las malas noticias y todo eso.

Si la noticia que tienes que dar es mala, es conveniente dar otra buena antes o después. Preferiblemente después. Para compensar. El problema es que no abundan las buenas noticias.
Otro problema es que algunas veces, cuando quieres darte cuenta, te has acercado demasiado a la mala noticia.  En realidad sólo existen dos tipos de noticias: las que no le dirías a nadie y las que no puedes evitar contar. De las primeras hay muy pocas, porque, si tienes una noticia, lo más difícil del mundo es aguantarte y no contarla. Sobre todo si es mala.
Hasta hace muy poco yo me consideraba inmune a las malas noticias. Igual que uno de esos apicultores que ya no sienten nada cuando les pica una abeja. Pero no. Dar una mala noticia puede doler tanto como escucharla. O aún más. Sin embargo, por alguna razón, siempre terminas contándola.
Incluso una vez llegué a pensar que la única mala noticia que alguien podía darme era que el mundo se había quedado sin malas noticias que dar. Si eso llega a ocurrir algún día, quizá me sienta como un verdugo que pierde su trabajo porque han abolido la pena de muerte.
Con los apicultores no tengo ni idea de qué pasará, pero sí sé que la gente acaba dándoles la espalda a los verdugos.
Ahora también sé que lo peor de una mala noticia es que, cuanto más cercana a ti sea la persona a quien se la tienes que dar, más fácil es que tú también acabes formando parte de ella. De la mala noticia, quiero decir. No de la persona. O sea, que si cuentas una mala noticia, al final lo pasas muy mal: la gente acaba creyendo que el recadero y el recado son la misma cosa. ¿Por qué tuviste que decírmelo?, te dirán.
El problema es que, si te callas y no cuentas la mala noticia, lo puedes pasar peor todavía, porque luego la gente se te echa encima al enterarse de que tú sabías más de lo que parecía. ¿Por qué no me lo dijiste?, te dirán. Pero lo peor, sin duda, es cuando la gente se entera de que le has dado la mala noticia a quien no debías. ¿Por qué se lo dijiste?, te dirán.
Es muy difícil tomar una decisión sobre este asunto.

martes, 11 de julio de 2017

003: hablando la gente se conoce

—No es eso lo que le he preguntado.
— ¿Ah, no?
—Le he preguntado si su marido es maravilloso.
—No creo que yo sea la persona indicada para responder a eso. Una esposa difícilmente puede ser imparcial en tales temas.
—Bueno, mi experiencia me dice que no hay nadie más brutalmente imparcial que la propia esposa.
— ¿Disculpe?
— ¿Quién más conoce todos los defectos del marido a las pocas semanas de casarse con él y puede señalarlos, normalmente de memoria, con una precisión digna de un forense?
—Debe de tener usted una esposa muy cruel. Me gustaría conocerla.
—En realidad es una mujer de una inteligencia inmensa.
— ¿De verdad?
—Sí. Fue lo bastante lista como para dejarme hace ya unos años.
— ¿Significa eso que usted no era maravilloso?
— ¿En el matrimonio? No, supongo que no lo era. En el resto de aspectos sí lo soy, por supuesto, incomparable.
—Entonces, estoy segura de que mi esposo saldrá muy bien parado. Creo que tiene una opinión de sí mismo muy parecida a la suya

lunes, 10 de julio de 2017

002: LA BUENA TIERRA según Pearl S. Buck

– ¿Y qué es lo que vamos a hacer con una mujer bonita? Necesitamos una mujer que cuide la casa y produzca hijos mientras trabaja en los campos. ¿Hará estas cosas una mujer bonita?
¡Se pasará el tiempo pensando en vestidos que hagan juego con su cara! No; de ninguna manera ha de haber una mujer así en nuestro hogar. Nosotros somos gente trabajadora.
Además, ¿quién ha oído hablar de una esclava hermosa y perteneciente a una gran casa, que fuera virgen? Todos los jóvenes señores se habrían servido ya de ella, y mejor es ser el primero con una mujer fea que el centésimo con una beldad. ¿Te imaginas que a una mujer bonita le parecerían tus manos de campesino tan agradables como las manos suaves del hijo de un rico, y tu cara, negra del sol, tan hermosa como la piel dorada de los otros que antes que tú han buscado en ella su placer?
Wang Lung comprendió que su padre tenía razón, pero, así y todo, tuvo que luchar consigo mismo antes de contestar. Y al hacerlo, dijo violentamente:
–Al menos, no quiero una mujer picada de viruelas o que tenga el labio superior hendido.
–Veremos lo que hay para escoger.

sábado, 8 de julio de 2017

001: casos y cosas

—Me dijeron que estabas a un paso de la muerte
—Siii
— ¿Y qué paso, te desanimaste?
—¡¡No fuiste a verme al hospital!!
—No voy a hospitales, velorios ni entierros
—Y yo creía que eres mi amigo
—Precisamente por eso no fui
—No entiendo
—Cuando una persona está en esos trances, tiene cara de moribundo, esta sin afeitarse y hediondo. Y la verdad, no quería avergonzarte al encontrarte en esas fachas. Yo he dado instrucciones a mis hijos que no permitan la entrada de nadie a visitarme si llego a esa situación. 

viernes, 7 de julio de 2017

1000: https://english.emmaclit.com/2017/05/20/you-shouldve-asked/

Si los hombres "ayudamos a hacer" en lugar de "hacer" es porque las cosas hay que hacerlas como a vosotras os parece que hay que hacerlas. Por eso tenemos que estar preguntando permanentemente "dónde dejo esto?" "¿hago esto ya?" "¿así está bien?".
Otra cosa importante es nuestro distinto nivel de tolerancia a la mugre. Donde nosotros vemos limpieza vosotras pensáis que está lleno de mierda.
He vivido 15 años solo y no he necesitado a nadie para hacer todas las tareas domésticas.
Tras 6 años casado, ahora solo "ayudo".
No cocino habitualmente porque "mancho mucho".
No tiendo la ropa habitualmente porque "no lo hago bien".
No meto los platos en el lavavajillas porque "no aprovecho bien el espacio". Antes de tener lavavajillas tampoco fregaba los cacharros porque "salpico en el suelo"
No barro habitualmente porque "dejo miguitas".
No elijo la ropa de los niños porque "esto no va a juego con esto". De clasificar la ropa de los niños ni hablar, por supuesto. Veis colores que no existen; el melocotón es una fruta.
Es decir, que mis tareas están subordinadas a ella por sus propias manías. Hacemos lo que nos dejáis hacer sin tocarnos los cojones.

“Cuando un hombre espera que sea su pareja la que le pida que haga determinadas cosas, la está viendo como la coordinadora de las tareas del hogar.
Y es por este motivo que se sobreentiende que es ella la que debe saber qué es necesario hacer y cuándo debe hacerse."
Seamos un poco más honestos. Ambos géneros en una pareja (hetero) vienen con los roles tradicionales por defecto. Si la mujer adopta el papel de coordinadora, generalmente es porque ella es la primera que lo sobreentiende.
La gestión económica de la familia y organización del hogar ha sido tradicionalmente la cuota de poder que asumía la mujer en la pareja; el hombre debía proveer trabajando fuera de casa. Ese papel de "jefe" de la casa que tiene la mujer viene así establecido por la sociedad y son asunciones de ambas partes. De hecho, el problema con el que nos solemos topar algunos hombres que queremos asumir más cuotas de participación en casa es que nuestras mujeres NO QUIEREN RENUNCIAR A ESE PAPEL de decisión de cómo deben hacerse las cosas, lo que incluye unos estándares de calidad que no dejan de ser subjetivos y culturales (hay quien incide más en el orden y la limpieza, quien incide más en la cocina, etc.).
De manera que si queremos cambiar estos roles, ambos géneros tenemos que aceptar el reparto de poder en todos los ámbitos, el hombre en el tradicional masculino, la mujer en el tradicional femenino. Lo que no puede ser es que el hombre haya aceptado (en la mayoría de casos) el acceso pleno de la mujer al mercado laboral en igualdad de condiciones, pero que la mujer no acepte (en la mayoría de casos) compartir el poder de decisión (no solo coordinación, porque puede ser que ella decida lo que él tiene que coordinar) de la economía y las tareas del hogar y la crianza de los niños.

Sobre esto seguro que todos conocemos un montón de ejemplos, pero voy a poner el de una familia que conozco: Ella quería un salón con muchos armarios acristalados y muchas figuritas. Él quería algo austero o minimalista que no diera mucha guerra al limpiar. Al final fue la mujer la que eligió la decoración y que se compra, porque en las parejas mayores normalmente se hace lo que decide la mujer y seguramente sea porque le dan más importancia. Con estanterías de cristal y muchas figuras cogiendo polvo, todas las semanas hay que pasar el trapo y eso lleva mucho trabajo, algo que mucho dirán que no merece la pena. Al principio el hombre hacía lo que le ordenaba su mujer hasta que se cansó y ahora el salón lo limpia solo ella.
Una feminista de eldiario.es diría que vergüenza, que no hay igualdad, que la mujer asume el trabajo de la limpieza. La realidad es que el hombre estaría encantado de mandar las figuritas de la mujer al contenedor de la basura y cambiar todo el cristal por madera para tener que limpiar muchísimo menos. Pero para las mentes simplistas que lo ven todo en su cabeza como una relación entre opresor y oprimido, estas cosas no existen.

En mi caso, mi pareja y yo intentamos hacer las tareas a la par... pero muchas veces ella se enfada porque hace más que yo... es verdad, pero es que no voy a hacer las cosas cuando a ella le apetece, ese es otro punto a tener en cuenta.
Yo sé que tengo que limpiar X cosa (nada grave ni urgente), la tengo presente y voy a hacer dicha tarea, pero si ella va y la limpia antes, sin avisar, sin decir nada y luego te viene diciendo que ya lo ha hecho ella y no haces nada... pues qué quieres que te diga...
Y esto me ha pasado un montón de veces. Luego soy yo (nosotros) los que no hacemos nada, PERO QUIZÁ TAMBIÉN ES VERDAD QUE MUCHAS MUJERES SE CARGAN A LA ESPALDA MÁS TAREAS DE LAS NECESARIAS, CUANDO, QUIZÁ ES SIMPLEMENTE TOMARSE LAS COSAS DE FORMA MÁS RELAJADA... no pasa nada por no limpiar esto ahora y limpiarlo de aquí a un rato, muchas veces sabemos lo que tenemos que hacer, simplemente no lo vemos como algo tan tremendamente grave ni urgente como lo ven muchas mujeres, que desde mi punto de vista van a otro ritmo que no es para nada saludable.

Pero hay que entender también el origen del conflicto, que es sustancialmente un cambio en la organización social. Hace 200 años el papá no abandonaba a su mujer a los diez días, sino al día siguiente. Mayormente porque había que ordeñar la vaca, y que al día siguiente era fecha de recogida del cereal y de ello dependían la criatura recién nacida y el resto de la familia. Es presumible que sin mucha reflexión ella asumiese que necesitando el bebé desesperadamente leche materna, fuese más conveniente que fuese su marido el que saliese de casa a salvar a su familia y al capitalismo, que no al revés, que ella se pusiese a recoger manzanas mientras el papá le cantaba nanás sin conseguir alimentarle.
Ironías fuera, la organización social tenía cierto sentido en cierto momento, no fue posiblemente el resultado de una reflexión perversa de unos pocos oligarcas macho, sino que fue una operativa útil en su momento.
Pero claro, la sociedad ha cambiado completamente, y las mujeres piden un nuevo modelo como es natural. Y así debe ser. Pero somos animales de costumbre y nos cuesta. A nosotros, naturalmente que con el cambio hemos salido netamente beneficiados, y a ellas, que incluso teniendo mucho que ganar, están subordinadas en mayor o menor medida a su educación. El resto lo pone el inmovilismo que bastante espontáneamente nos encontramos.
Poco a poco con mucho esfuerzo y con cómics como este la cosa está mejorando.

Fuente: http://www.eldiario.es/micromachismos/Deberias-haberlo-pedido-comic-mental_6_661843823.html

jueves, 6 de julio de 2017

999: saudades

El único miedo era el de no encontrarnos, y ahora mi miedo es el de no recordarte bien, con algún mensaje de vez en cuando o buscando un rato perdido en el que volver a caer rendido a esa sonrisa y a tus cambios en el pelo. Eres una antología de todo lo que te escribí, describí y tiré a un contenedor de reciclaje cuando quise sacarte de mí por un tiempo. Eras el silencio en las noches paseando por aquel parque mientras la niebla me engullía queriéndome llevar a casa. Eres mi primera poesía y una canción de Aznavour con la que siempre se me encoge el corazón. Siempre serás una canción en mi memoria. Fuimos besos a escondidas, un te quiero sin respuesta. Fallos y errores, pero también aciertos. Fui días en los que logré existir sin ti.

miércoles, 5 de julio de 2017

998: amor, amor

— ¿Y bien qué?
— ¿Cómo que qué? ¿De qué estamos hablando?
— ¿Usted y su amiga ya…?
— ¡Si apenas nos conocemos!
— ¿No le da vergüenza? Tomarse esas confianzas con una muchacha a la que apenas conoce… No tiene sentido del decoro. Supongo que se dará cuenta de que ha contraído la enfermedad.
— ¿Qué enfermedad?
— ¡Amor! Advertí los síntomas al verle cruzar la plaza, la sonrisa tonta y la mirada idiota, la…
— ¡Por favor, basta!
— ¡Ha sido atacado por el virus! En fin, les ocurre a los mejores. Yo mismo fui atacado. Pero, ¡ay! Resultó ser una criatura vana, atraída solo por mi físico y ajena a la ternura de mis sentimientos.

martes, 4 de julio de 2017

997: la saca apuro

Cellenca: Del latín “sella” (silla) e indicaba una mujer sentada en una silla esperando a sus clientes, situación que con el tiempo degeneró en esperar sentadas en los taburetes de un bar.

Cortesana: mujeres “libres” y “sueltas” eran las que ejercían la prostitución de forma independiente.

Escort: mujeres con tarifas más elevadas, alejándose de la palabra “puta” que tratan de atribuírselo a las chicas con tarifas más asequibles a todo bolsillo.

Fulana: Ellas raramente se presentan con su verdadero nombre, así que nadie sabe cómo se llaman realmente.

Gorrona: Que tiene por hábito comer, vivir, regalarse o divertirse a costa de marido ajeno.

Halconera: porque caza a los hombres al igual que el halcón a las pollos.

Hetaira: mujeres muy cultas, instruidas e independientes que prestaban servicios sexuales.

Loba: Del latín “lupa”, estas mujeres eran las que ejercían la prostitución sagrada con los sacerdotes del dios Fauno Luperco. El término “lupanar” que conocemos hoy en día para indicar una casa de citas, vulgarmente dicho puticlub, tiene la misma raíz.

Lumia: Las lumias eran unos personajes de la mitología gallega, representada como una bella mujer que cabalga un dragón. Estas criaturas vivían en cuevas cercanas a los ríos, donde lavaban la ropa y se peinaban a la espera de que pasara una potencial víctima.

Madama: Del francés “madame” (señora), la palabra se refiere ya sea a quien practica la prostitución y a quien regenta un prostíbulo. 

Meretriz: eran las mujeres que merecían desprecio ya que, siendo solteras, buscaban un marido "meritorio", es decir, con buena situación económica y social. Por esta razón, empezaron a estar mal vistas y, en consecuencia, a ser consideradas prostitutas.

Mozcorra (o moscona): Deriva de la palabra “musca”; se empezó a utilizar porque las mujeres se pegaban y mosqueaban a los hombres, un poco como pasa a las moscas.

Pelandusca: Este término nace de un castigo ejemplarizado que se ejercía sobre aquellas mujeres que ofrecían favores sexuales por la calle a cambio de dinero. Dicho castigo consistía en raparles el pelo a cero.

Peliforra: Del latín pilus (pelo), la raíz puede ser la misma que en "de mal pelo" o "de mal pelaje", es decir persona sucia y descuidada.

Pluma: porque era la que llegaba la primera y más se hacía notar en todas las fiestas o celebraciones, al igual que el pendón que era la primera cosa que se veía de un regimiento.
Peripatética: La palabra se compone de “perì” (alrededor) y de “patèo” (camino), por lo tanto el peripatético era un “caminador”. En su acepción masculina, designaba un respetable filósofo, mientras en la femenina tomó el significado de “prostituta callejera”.

Pupila: en la Edad Media jóvenes mujeres, se impregnaban los ojos con una planta para dilatar la pupila artificialmente. El Por qué se debe a que la pupila se dilata en estados de cachondez, por lo que los hombres de forma inconsciente percibían a las mujeres de pupila dilatada como sexualmente receptivas y, por esta razón, más atractivas.

Ramera: en las puertas de las tabernas se colgaban unos ramos para indicar que esas no eran casas particulares, sino que se vendía comida y bebida. Al mismo tiempo, las mujeres que ofrecían servicios hacían lo mismo en las puertas de sus casas, indicando que allí también había comida en abundancia.

Suripanta: mujeres que actuaban de coristas o de comparsas en el teatro, asociado al estilo de vida libertina que llevan estas mujeres.

Zorrupia: Al igual que zorra, zorrupia deriva del árabe “surriyya” (concubina). 

sábado, 1 de julio de 2017

996: Pepelucho

Pepelucho respetaba a su padre, pero era por razones que nadie hubiera acertado a suponer.  
Lo respetaba porque era de elevada estatura y salía de parranda; y porque, cierta vez, sin duda con el ánimo de castigarla, agarró a una de las sirvientas y la  llevo en brazos a su habitación. Pepelucho, la vio salir poco después, llorosa y desabrochada, alegrándose del castigo, pues era la que siempre se comía la compota devuelta a la alacena.

El padre era un ser terrible y magnánimo al que debla amarse después de Dios. Para Pepelucho era más Dios que Dios, porque sus dones eran cotidianos y tangibles. Pero prefería el Dios del cielo, porque fastidiaba menos. 

viernes, 30 de junio de 2017

995: sorojchi

— ¿Por qué me miras así?
En vez de responder, se aproximó aún más a ella, y riendo siempre, alargó con rapidez la mano y le dio un fuerte pellizco en el brazo redondo y de carnes duras…
Ella comprendió al punto sus intenciones, e inclinó la cabeza, confusa y casi aturdida. Jamás él se había permitido esas libertades a solas y era la primera vez… Retrocedió un paso, con el corazón palpitante de alegría.
El avanzó otro, extendió la mano, y cogiéndola por la punta de su mantilla, la atrajo hacia sí.
— ¡Déjame!
Su voz era desfalleciente, infantil, insinuante.
— ¿Y si no quisiera?
Y, por segunda vez, ahora con calma, la pellizcó en el hombro, ella tembló y un estremecimiento de dolor y voluptuosidad sacudió su cuerpo.
— ¡Déjame!
Dijo con voz más apagada aún, trémula de dicha inesperada y osando mirarle brevemente en los ojos, radiantes de la más pura alegría. Entonces el mozo cogió con sus manos las de su amada, le tomó el dedo anular, donde un anillo de cobre había dejado su marca negra en la piel, y, suavemente, le quitó el anillo. Ella dejó hacer, turbada, sin voluntad ni fuerzas para simular resistencia.
¡Al fin se le había declarado el mozo y le significaba su intención de desposarse con ella!
Él, riendo siempre, pasó el aro tosco al menor de sus dedos y colocó el suyo en el dedo corazón de la moza cuya redonda carita se iluminó con el fulgor de una sonrisa plácida.
—Le voy a decir a mi madre que vaya a pedirte mi anillo
Amenazó ella con melindre.
—Si lo haces, me voy y no vuelvo más.
— ¿Y adónde te irías?
—Donde no me vean más tus ojos…
—Quédate con él, entonces…
Se tendieron ambos las manos y se miraron en lo hondo de las pupilas, sonriendo con dicha.
— ¿Me ayudarás a conducir mis ovejas? Ya es de noche y en casa han de estar esperándome.
—Vine a eso.

miércoles, 28 de junio de 2017

994: el monstruo de cada día

La primera vez que abrazas a un monstruo lo sientes, retumba dentro de ti.
Los monstruos nunca te van a decir que lo son.
Los monstruos aparecen de la nada, donde menos te lo esperes. No se los ve venir nunca. Aparecen, se quedan para siempre, o se quedan para nunca. Son muy de atacar por sorpresa, cuando más indefenso estás, están deseando que acabes en sus brazos.
No tienen nada pensado, pero piensan en ti cuando llegan y cuando se van, sí, también se van, los monstruos también huyen.
Los monstruos duermen igual que cualquiera, a veces a tu lado, otras duelen en la distancia, como si quisieses abrazarlos toda la noche, son capaces de contarte los lunares, de verte llorar y reír contigo a carcajadas.
Los monstruos nunca se esconden debajo de la cama o dentro del armario, ellos son más de asustar atacando al sentir y a la razón, donde de verdad duele.
Los monstruos te reconstruyen después de cualquier batalla, te ponen en pie después de cualquier caída, pero cuando desaparecen pueden dejarte aún más roto o con la mejor de las sonrisas.
Sueñan, se enamoran, se pierden y también lloran.
Los monstruos también tienen música y comida favorita, y el poder de desaparecer sin dejar rastro. Algunos se quedan a vivir en ti, otros, en cambio, se van con una gran despedida, con un mensaje, y algunos sin avisar dejando en incertidumbre su regreso.
Los monstruos son ese tipo de ser que deja huella, que deja su marca en la pared más cerca de tu cama, al lado de tu almohada, y un rasguño en tu corazón.
Los monstruos, mis monstruos y los tuyos te tatúan la vida, sabes que han estado aunque no haya rastro de ninguna cicatriz. Los monstruos queman en invierno y te dejan helado en verano, te viven, los vives, y a veces, cuando te miran, tienen el poder de transformar el tiempo.
Está claro que están ahí, pero ni ellos mismos saben que lo son, suenan, los acompaña el viento o alguna canción con la que recordar a cada uno de ellos para siempre, sí, ese para siempre con fecha de caducidad.