lunes, 22 de mayo de 2017

965: ¿Y tú porque te dejas coger?

— ¿Qué opinas de ella?
— ¿De quién?
—De su esposa. ¿Crees que lo sabe?
—No lo sé.
Y al ver que él no replica nada
—Yo, en su lugar, estoy segura de que lo sabría. Pero él asegura que le interesan más los niños que él. A veces, intento convencerme de que quizás en el fondo se alegre de no tener que preocuparse por él. Me refiero a preocuparse de que sea feliz.
—Eso es lo que a ti te gustaría...
—Es posible. En todo caso, francamente, creo que la respuesta es no. No pienso en ella y no me siento culpable. Tal vez porque no creo que lo nuestro hubiera sucedido si fueran felices... o si conectaran de verdad.
—Las mujeres tienen una concepción tan errónea de los hombres.
— ¿Crees que es feliz con ella?
—No tengo ni idea. Sencillamente, no creo que necesite ser infeliz con su esposa para coger contigo.

domingo, 21 de mayo de 2017

964: Antes…, ahora ya no

— ¿La querías a Ivana?
—No sé. Creía que la quería. Me pasó tantas veces.
— ¿Qué?
—Creer que quiero y no querer.
—Como a mí.
—Como a vos.

viernes, 19 de mayo de 2017

963: ¿cuál es la ración semanal óptima?

¿Por qué cada dos días? Porque la satisfacción se mantiene en niveles elevados hasta unas 48 horas después. Para referirse a esa satisfacción posterior, los vecinos utilizan la palabra afterglow, que es el resplandor que puede todavía verse en el cielo después de la puesta de sol. 

Tener tracata cada dos días, impide que ese afterglow se apague. Gustavo constató que, entre cuatro y seis meses después, las parejas que en promedio tracatearon cuatro días a la semana sentían una mayor satisfacción y bienestar en la relación que las que no habían alcanzado esa cantidad de polvachos. Según Andrea, el polvacho se  destaca cómo factor clave para "mantener a las parejas unidas"

UNA VEZ POR SEMANA, UN BUEN NÚMERO
A finales del anteaño, otro vecino había revelado algunas pautas de la relación entre tracata y bienestar. Su principal conclusión fue que "más no siempre es mejor": la clave, según él, consiste en tracatear una vez por semana. Amelya Ruis y Emily Indosterra explicaron que a mayor frecuencia de tracata, más felicidad, pero solo hasta que ese ritmo llega a una vez por semana. Si se tiene más tracata, el bienestar no se reduce, pero las diferencias son muy poco significativas.

¿CUÁNTO DEBE DURAR EL TRACATA?
Está bastante difundida en la ciudad  la idea de que, cuanto más tracateado sea el tracata, más placentero es. Pero ¿es realmente así? Eric y Jenny Guardia preguntaron a las vecinas cuál es la duración más apropiada para el tracata. La opinión de la mayoría fue que lo deseable es que se extienda entre 7 y 13 minutos. Incluso un tracata de entre 3 y 7 minutos fue calificado como "adecuado" por parte de estas.

Si el tracata dura 1 o 2 minutos, las vecinas la señalaron como "demasiado breve", mientras que si supera los 13 minutos es "demasiado larga". ¿Cuál es el problema de que dure mucho? Irritaciones y molestias. Por ello, la conclusión apunta que "estos datos pueden ayudar a cambiar las expectativas" y evitar una situación de angustia y estrés, ya que "tratar de alcanzar una meta que no es razonable puede ocasionar perjuicios psicológicos en los vecinos"

BENEFICIOS DEL TRACATA FRECUENTE

Practicar tracata con frecuencia tiene muchas otras consecuencias positivas. Además de contribuir con el bienestar de vecinas y vecinos, funcionan como un ejercicio físico, previenen la depresión e incluso tienen sus beneficios en relación con problemas como el insomnio y enfermedades cardiovasculares y de la piel, entre otras. Y más aún: según Úrsula Monasterio, las mujeres que tienen más tracata desarrollan en mayor medida el tejido nervioso del hipocampo, área del cerebro vinculada con cierto tipo de memoria. En concreto, estas mujeres desarrollaron más el tipo de memoria abstracta que se pone en práctica al tener que recordar palabras. En cambio, para recordar caras, el grado de memoria de estas mujeres fue similar al de aquellas cuya frecuencia tracatoria era menor. 

jueves, 18 de mayo de 2017

962: el primer beso

— ¿Cómo es que ya sabes latín?
—Estudio mucho
— ¿Por qué?
—Me gusta.
— ¿Por qué?
—Me gusta porque me hace diferente y mejor.
— ¿Por qué?
—Mi padre dice que recuerdo mejor las cosas que los demás, porque presto mucha atención y me preocupo.
— ¿Por qué?
—Porque es importante saber cosas. Por ejemplo, acabo de aprender que el emperador romano Vitelio se comió una vez mil ostras en un día, lo que es un impresionante acto de abligurición. Y también es importante saber cosas porque te hace especial y puedes leer libros que la gente normal no puede leer, como las Metamorfosis de Ovidio, que están en latín.
— ¿Por qué?
—Porque vivió en Roma cuando allí hablaban y escribían en latín.
— ¿Por qué?
Y esta vez se quedó bastante confundido. ¿Por qué vivió Ovidio en la antigua Roma y no en Sipesipe? ¿Ovidio habría sido Ovidio si hubiera vivido en otro lugar? ¿Ovidio era importante por ser Ovidio o porque vivió en la antigua Roma?
—Muy buena pregunta, y voy a intentar descubrir la respuesta para ti.
— ¿Quieres salir conmigo?
Se incorporó rápidamente y la miró. Las terminaciones nerviosas estallaron en temblores en su piel. Le palpitaba el diafragma. Y por supuesto no podía ser deseo o amor, y no lo parecía, de modo que debía de ser lo que los chicos llamaban «gustarse».
—Sí, sí, quiero salir contigo.
Ella se inclinó hacia él con los labios fruncidos y le dio un beso en la mejilla. Fue el primer beso. Los labios de la chica le parecieron como el invierno que estaba a punto de terminar —fríos, secos y agrietados—, y se le ocurrió que el beso no le había parecido ni la mitad de bueno que el sonido de su voz al preguntarle si quería salir con ella.

martes, 16 de mayo de 2017

961: celos

—No veo con exactitud qué sentimientos abriga hacia mí. Me parece que gano terreno; pero es un terreno tan inestable.
—Lo ganas de día en día
—Cuando me despedí, estaba de nuevo siniestra. Se reprochaba el no haber ido a su clase y tenía un ataque de asco por sí misma. Trata de ser amable con ella ahora.
—Siempre soy amable con ella. Es terrible ese amor propio que tiene. Habría que estar segura de un éxito inmediato y deslumbrante para atreverse a arriesgarse.
—No es solamente amor propio.
— ¿Entonces qué es?
—Ha dicho cien veces que la asqueaba rebajarse a todos esos cálculos, toda esa paciencia.
— ¿Tú sientes que eso es rebajarse?
—Yo no tengo moral.
— ¿Sinceramente crees que ella lo hace por moral?
—Pues sí, en un sentido. Tiene una actitud bien definida ante la vida, con la cual no transige: eso es lo que yo llamo una moral. Buscaba la plenitud: es el tipo de exigencia que siempre hemos estimado.
—Hay mucha abulia en su caso.
— ¿La abulia qué es? Una manera de encerrarse en el presente; sólo allí encuentra la plenitud. Si el presente no se da, ella se encierra en su rincón como un animal enfermo. Pero, sabes, cuando uno lleva la inercia hasta el punto a que ella la lleva, la palabra abulia ya no conviene, pues cobra una especie de poder. Ni tú ni yo tendríamos fuerzas para permanecer cuarenta y ocho horas en un cuarto sin ver a nadie y sin hacer nada.
—No digo que no.
—En compensación, cuando una cosa la conmueve, es sorprendente la manera en que puede gozar de ella; siento mi sangre tan pobre al lado de ella; por poco me sentiría humillado.
—Sería la primera vez en tu vida que conocerías la humildad.
—Le dije al irme que ella era una perla negra. Se encogió de hombros, pero lo creo de veras. Todo es tan puro en ella y tan violento.
— ¿Por qué negra?
—A causa de esa especie de perversidad que tiene. Por momentos parecería que es una necesidad en ella hacer el mal, hacerse daño y hacerse odiar. Es curioso, sabes, a menudo, cuando uno le dice que la estima, se encabrita, como si tuviera miedo; se siente encadenada por esa estima que uno le ofrece.
—No tarda mucho en sacudir sus cadenas.
—Hay mucha verdad en todo eso. A menudo siento algo patético en ella. Pero es imposible tener amistad con ella. Es de un egoísmo demasiado monstruoso; ni siquiera es que se prefiera a las demás personas, no tiene el más mínimo sentido de la existencia ajena.
—Sin embargo, te quiere mucho, y tú eres bastante dura con ella, ¿sabes?
—Es un amor que no es agradable. Me trata a la vez como un ídolo y como un felpudo. Quizá en el secreto de su alma contempla mi esencia con adoración; pero dispone con un desparpajo más bien desagradable de mi pobre persona de carne y hueso. Eso es muy comprensible; un ídolo nunca tiene hambre, ni sueño, ni le duele la cabeza; se le venera sin pedirle su opinión sobre el culto que se le rinde.
—Hay algo de cierto; pero vas a encontrarme parcial: a mí me conmueve su incapacidad de mantener relaciones humanas con la gente.
—Te encuentro un poco parcial
—Sabes, extraño un poco no dormir contigo.
Era aterrador. La frase acariciadora, el ademán tierno; ella ya no veía en ellos sino una intención de ser amable; no eran objetos plenos, no llegaban. Se estremeció. Era como un resorte que se había
soltado a pesar de ella. Y ahora que eso había empezado, se preguntaba si alguna vez la duda podría ser detenida.
—Que pases una noche agradable

lunes, 15 de mayo de 2017

960: interrogativa

—Nunca quisiste ser novia de nadie y ahora eres la mujer de alguien.
—Hasta a mí me sorprendió.
—No creo que yo llegue a entenderlo nunca. Vamos, que no tiene mucho sentido.
—Surgió sin más.
—Pero eso es lo que no entiendo, ¿cómo surgió sin más?
—Solo... solo me levanté un día y lo supe.
— ¿El qué?
—Pues lo que no supe seguro contigo...

sábado, 13 de mayo de 2017

959: sillage

Durante un buen rato cruzaron en silencio el terreno, con hierba hasta la rodilla, que irritaba la sensible piel de las pantorrillas de Cesar. Pensó en comentarlo y preguntar si no había otro camino con la hierba cortada, pero sabía que a Hugo iba a parecerle una niñada, así que se quedó callado mientras la hierba le hacía cosquillas en la piel. Pensó en su ciudad, donde puedes pasarte días andando sin pisar ni una sola vez un trozo de tierra. El mundo asfaltado parecía llamarlo, y lo echó de menos mientras sus pies sentían las irregulares masas de tierra endurecida en las que corría el riesgo de torcerse los tobillos.
— ¿Te he comentado hoy que deberías ir a la universidad?
—Solo tienes que ver adónde te ha llevado ser académicamente brillante.
—Bueno, deberías ir este año. No puedes quedarte sin ir para siempre.
—La verdad es que sí puedo quedarme sin ir para siempre. Te lo he dicho ya y te lo repito: me encanta apalancarme, ver la tele y ponerme cada vez más gordo. Es mi función en la vida. Por eso me gustan los viajes en coche. Es como hacer algo, pero en realidad no haces nada. De todas formas, mi padre no fue a la universidad, y es rico de cojones.
Cesar se preguntó si los cojones eran muy ricos
—Sí, pero tu padre no se apalanca precisamente. Trabaja cien horas por semana.
—Es verdad. Es verdad. Y gracias a él no tengo que trabajar ni que ir a la universidad.
Cesar no supo qué responder. Pero no entendía la apatía de Hugo. ¿Qué sentido tiene estar vivo si al menos no intentas hacer algo importante? Qué raro creer que Dios te dio la vida, pero no pensar que la vida exige algo más de ti que ver la tele. Y se dedicaba a hacer anagramas con «es raro» —«rasero», «aserro», «arreos»— cuando se arreó un porrazo. Tropezó con una piedra y se cayó. Se desorientó tanto al ver el suelo acercándose a él a toda velocidad que ni siquiera extendió las manos para amortiguar la caída. Cayó hacia delante como si le hubieran disparado por la espalda. Y lo primero que tocó el suelo fueron sus gafas, seguidas de cerca por la frente, que se golpeó contra una piedra puntiaguda. Y cuando Cesar abrió los ojos, vio de forma borrosa que Hugo y Laura estaban arrodillados a su lado. Le llegó un fuerte olor a perfume afrutado, que creyó que se llamaba Curve. Lo había comprado una vez para Lupe, pero a ella no le había gustado.
—Estoy sangrando, ¿verdad?
—Como un cerdo apaleado. No te muevas. Dame tu camiseta.
Hugo se negó.
—Tenemos que presionar
Hugo volvió a negarse tranquilamente, y entonces Laura dijo: «Muy bien, de acuerdo», y se quitó la camiseta. Cesar entrecerró los ojos intentando atisbar algo sin las gafas, pero no vio demasiado.
—Quizá deberíamos dejar estas cosas para la segunda cita
—Muy bien, pervertido
La chica siguió hablando mientras le limpiaba la frente suavemente con la camiseta y luego le presionaba con fuerza en una zona sensible por encima de la ceja derecha.
—Menudo amigo tienes, por cierto. Deja de mover el cuello. Podrías tener una lesión vertebral o un hematoma subdural. Bueno, las posibilidades son mínimas, pero debes tener cuidado, porque el hospital más cercano está a una hora de camino.
Cesar cerró los ojos e intentó no moverse mientras Laura le presionaba con fuerza la herida.
—Aprieta fuerte aquí con la camiseta. Vuelvo en ocho minutos.
—Deberíamos llamar a un médico
—Soy asistente sanitaria.
—Pero ¿tú qué edad tienes?
—Diecisiete. Vale. Muy bien. Asistente sanitaria en formación. Ocho minutos. Lo prometo.
Echó a correr. Lo que le gustó a Cesar no fue exactamente el olor a Curve. Fue el olor que quedó flotando en el aire cuando Laura empezó a correr. Dejó tras de sí el olor del perfume. Lo que a Cesar le gustaba del Curve no era su olor en la piel, sino su sillage, el dulce aroma afrutado al alejarse.
—Perdona que no me haya quitado la camiseta.
— ¿Es por las tetas?
—Sí, bueno. Creo que debería conocer un poco a la chica antes de enseñarle las tetas. 

viernes, 12 de mayo de 2017

958: tienes que saber que la vida es hermosa

La vida tiene altibajos que debemos asumir con serenidad y madurez. Es inevitable no quebrarnos ante una experiencia triste o desagradable, pero tenemos que tener claro que los malos momentos pasan y las grandes lecciones quedan para hacernos mejores personas cada día.

Si, las lágrimas son inevitables. Llora todo lo que quieras pero ponte una fecha límite, date plazo para desfogar y vuelve para continuar, la vida es hermosa y vale la pena luchar.

Puedes tener amor, puedes tener felicidad, confía en ti, acéptate tal como eres. Yo sé que hay días en los que lágrimas derramarás, pero darán comienzo a un nuevo amanecer.

Todos deberíamos aprender a llorar, saber que más de alguna vez te romperán el corazón y que nada es perfecto en el mundo real. Pero eso no es algo que te debiera entristecer sino lo contrario, pues por cada paso en falso que das, en muchos más acertarás.
No evitemos el dolor, no se puede, es inevitable sentirlo alguna vez. No es malo sentir dolor, porque ayudará a que cuando llegue el amor y renazca la ilusión, podamos reconocerlo y guardarlo como un gran tesoro.

No permitas que nada, ni nadie te quite la ilusión  de un nuevo amor, eres mucho más que una mujer enamorada, eres la mujer ideal para esa relación, te lo mereces. Mas no permitas que la vanidad te reste humildad, cuando encuentres el amor, atrápalo en tus manos y en tu corazón; no lo pierdas, lucha por aquel sueño.

Puedes tener lo que quieras tener, tú decides, si lo dejas lejos o cerca. No importa la distancia no hay impedimentos que te estén separando de tu amor, lucha con todas tus fuerzas porque esas mismas fuerzas que inviertes, serán las que también le darás a él para seguir adelante luchando por ti.

El camino hacia la felicidad nunca ha sido fácil, siempre nos encontramos con piedras que nos hacen tropezar y muchas veces por cobardes dejamos ir y no tardamos mucho en preguntarnos “¿Y si mi amor estaba en esa persona?”. La cuestión es que si quieres ese amor, debes luchar, no importa cuántas trampas te pongan, tú sabrás sortearlas. Nadie ha dicho que tener y conservar el amor de una persona sea tarea fácil: al contrario, es algo que se gana pulso a pulso.

Entonces piensa si vale la pena, ¿Qué haces ahí llorando? ¡Mírate! Eres una persona madura, elegante y sobretodo, tu rostro muestra la serenidad que sólo te da la paz interior que tienes. Muchos te ofrecerán quimeras, sueños por un día o unos meses, NO. Eso sí que no… Tú mereces algo que sea para siempre, algo que sabes por lo que trabajarás y lucharás para que en un futuro tus ojos y los suyos se miren en solo horizonte y juntos sean un solo sueño, una realidad.

No te mereces menos. Y que nadie te diga lo contrario. A estas alturas de la vida ya nadie te dirá lo que debes o no debes hacer, eso ya lo sabes tú. La vida, aun con todos sus obstáculos y tristezas, siempre vale la pena… lo mismo que el amor. Un día llegará una persona que tome tu mano y te diga “caminemos juntos” y te verás en sus ojos… Ese es tu amor, tu corazón te lo dirá y finalmente podrás decir:

"VALIÓ LA PENA ESPERAR, ME SIENTO ESPECIAL, ME AMO TAL CUAL SOY Y EL AMOR LLEGÓ A MÍ PORQUE ME SUPE VALORAR.”

jueves, 11 de mayo de 2017

957: amor que no puede ver la luz

Somos como el día y la noche, siempre cerca y nunca juntos...
¡Que lastima tener que fingir solo amistad, cuando lo que pasa es que te quiero de verdad!
¡Si tú supieras lo difícil que es decirles a los demás, que solo eres mi amiga!
Eres esa tentación que nunca pude evitar, ese torbellino que me hipnotiza, me atrae y me enloquece.
Yo te quiero a ti como se quiere lo prohibido, como se desea lo ajeno, como nadie quiere hoy en día.
Contigo sueño hacer millones de cosas, que no quiero con nadie más.
Nuestro primer beso no fue con la boca, sino al mirarnos y sonreír en complicidad.
Mi verdadero sueño comenzará el día, que te vea despertar a mi lado...
Se escribe TE QUIERO, se pronuncia CONMIGO, del verbo TENERTE y del tiempo PARA SIEMPRE
Qué importa lo que la gente murmure de lo nuestro, mientras ellos pierden el tiempo hablando, nosotros lo ganamos amándonos en silencio.
Sin temor de lo que podía pensar o decir la gente, te entregue toda mi vida. No sé si en la otra vida lo pagaré, pero en ésta soy feliz.
Hay amores que por desgracia, solo pueden vivir en nuestro corazón y no en nuestra vida.
Esta locura que siento por ti es un placer que solo yo conozco y que solo tú puedes curar.
Te besaré tan fuerte cuando te tenga, que sacare las mariposas muertas de tus ex amores...
Millones de sonrisas en el mundo y la tuya es mi preferida.
Alguien a quien de verdad le importas no se preocupa por ti, se ocupa de ti.
¡Eres tu mi secreto inconfesable, mi arrepentimiento imposible, mi sueño inalcanzable y mi AMOR inolvidable!
Que complicado, ¡tú tan dentro de mi pecho y yo tan fuera de tu vida!
Quiero que me ames ahora, quiero amarte sabiendo que no me perteneces, que la vida es breve, que te puedes ir, aunque quieras quedarte.
Los ángeles lo llaman placer divino, los demonios, sufrimiento infernal, los hombres, AMOR... a lo que siento por ti.
Te voy a querer de tantas formas que no vas a saber qué hacer con ellas.
La ropa por el suelo y nosotros por las nubes... ese es mi sueño cada noche.
Eres todo lo que yo esperaba.... y que aún sigo esperando.

miércoles, 10 de mayo de 2017

956: KATHERINE

Cuando se trata de mujeres, cada cual tiene su tipo. El tipo de Fermín no era físico, sino lingüístico: le gustaban las Katherines.
No las Katies, Kats, Kitties, Cathys, Rynns, Trinas, Kays o Kates, y mucho menos las Catherines. KATHERINE.
Había salido con diecinueve chicas. Y todas ellas se llamaban Katherine. Y todas ellas —todas y cada una de ellas— lo habían dejado.

Fermín creía que en el mundo había exactamente dos tipos de personas: los dejadores y los dejados. Un montón de gente asegurará que es las dos cosas, pero se equivoca totalmente: estás predispuesto a un destino o al otro. Los dejadores pueden no ser siempre los que rompen el corazón, y los dejados pueden no ser siempre los que se quedan con el corazón roto. Pero cada cual tiene una tendencia.

En ese caso, quizá Fermín debería haberse acostumbrado a las subidas y bajadas de las relaciones. Al fin y al cabo, salir con una chica solo puede terminar de una manera: mal.

Si lo piensas, y Fermín lo pensaba a menudo, todas las relaciones amorosas terminan en 1) ruptura, 2) divorcio o 3) muerte. Pero Katherine XIX había sido diferente, o al menos lo había parecido. Lo había querido, y él también la había querido salvajemente. Y todavía la quería.
Se descubrió a sí mismo dando vueltas a estas palabras: Te quiero, Katherine. El nombre sonaba diferente en su boca cuando se lo decía a ella. Dejaba de ser el nombre por el que llevaba tanto tiempo obsesionado y se convertía en una palabra que la describía solo a ella, una palabra que olía a lilas, que encerraba en sí el color de sus ojos y la longitud de sus pestañas.

Fermín pensaba en los dejadores, en los dejados, y sintió la constante punzada en la barriga y pensó: Todo esto es una tontería. Patético. Es vergonzoso. Olvídalo olvídalo olvídalo. Pero no sabía qué tenía que olvidar exactamente.

martes, 9 de mayo de 2017

955: pecados capitales en una relación

SOBERBIA
La soberbia o el orgullo es uno de los pecados que más daño hacen a la vida matrimonial. Cuando el orgullo despierta en tu casa y se acomoda en todos los rincones, ten por seguro que el dolor será otra visita inesperada. Cuando no tienes en cuenta a tu cónyuge, cuando la maltratas o la ignoras, dejas que la soberbia se alce sobre vosotros.

AVARICIA
Una persona avara es aquella que acumula bienes para sí y no los comparte. Seguramente te dices, pero si yo entrego el sueldo completo a mi familia, sin embargo cuando no eres capaz de compartir la totalidad de tu corazón y te reservas algo, ya estás siendo avaro.

ENVIDIA
Cuando te comparas con tu cónyuge, sientes celos por sus logros, crees que tu pareja no debería estar alegre si es que tú te has levantado de mal humor. Es entonces que el pecado de la envidia ya ha enquistado tu vida. El envidioso no disfruta nunca nada de lo que tiene, porque siempre desea que le sucedan las cosas buenas que le suceden a otros y se ubica en el lugar de víctima.

IRA
La ira es ese fuego que se enciende con cada enojo y quema y destruye todo a su paso. Cuando el enojo se pone entre ambos conyugues, el divorcio es un trámite a la vuelta de la esquina. Los enojos que se acumulan, tarde o temprano estallan en ira. Para no destruir tu matrimonio, debes aprender a expresar el enojo y la discrepancia de una manera efectiva y positiva.

LUJURIA
Hoy en día este pecado se cuela en los hogares con el simple deslizar de un dedo sobre una pantalla. Chatear en lugares donde te incitarán al sexo, mirar pornografía y hacer comentarios positivos a escenas o contenidos obscenos es dejar que la lujuria arruine tu relación. Cuando miras pornografía, haces de tu cónyuge un objeto lujurioso con el cual satisfacerte y, si no te satisface o no resulta como las imágenes que viste, terminarás buscando fuera de la relación.

GULA
El pecado de la gula no se trata solamente de comer todo a tu paso, también incluye ingerir todo aquello que te haga daño, como las drogas, el alcohol. La gula puede vaciar tu alacena pero también puede arruinar tu vida, con accidentes de tránsito por sobre ingesta del alcohol, provocarte una muerte súbita por tener tus pulmones contaminados, pero sobre todo la mayoría de las infidelidades comienza con una cena entre amigos que se te fue de las manos.

PEREZA

La pereza comienza cuando no quieres hacerte cargo de tus responsabilidades, cuando no eres capaz de luchar por esa meta que se han puesto juntos, buscar la forma de recuperar a ese hijo descarriado o desatender tus valores espirituales. La pereza no necesita una hamaca para entrar en tu relación, alcanza con dejar que otros se hagan cargo de tus obligaciones, ya sea el Estado, tus familiares o solo tu cónyuge cargue con el peso de las cuentas. 

lunes, 8 de mayo de 2017

954: Catalina

Me miró fijamente. Era una chica bastante lista. Tenía diecinueve años, dos más que yo. Estaba en el segundo curso de la Facultad de Economía y yo en el último de bachillerato. Siempre había sido una «calentona» desde que llegamos a esta casa. El año pasado, después de remangarse la falda casi por encima del ombligo cuando subía tras ella por las gradas, dio media vuelta y me sonrió.
— ¿Te gusta este chumino de pelo negro y rizado?
Casi me caí. No podía creer lo que acababa de oír. Eso ocurrió el año pasado, cuando yo tenía solo dieciséis años, y lo único que había hecho hasta entonces era masturbarme constantemente.
—Estás muy crecido para tu edad. Quiero estar contigo. Creo que la tienes grande, Luiz. ¿Cuándo podemos empezar a practicar?
Me dejó atónito y la miré fijamente.
— ¿Cómo sabes mi nombre?
—Me llamo Katty, pronto descubrirás que sé todo lo que sucede en esta casa. Mi padre es el propietario.
Vivía un piso debajo del nuestro, y antes de que yo pudiera decir otra palabra entró en su casa. Al cabo de un momento se abrió la puerta de su piso y asomó la cabeza.
—No olvides conseguir condones, no tengo intención de quedar embarazada.

domingo, 7 de mayo de 2017

953: espejismo

—Lo veo claro, la amo. Me encanta su sonrisa, su pelo, sus rodillas. Me encanta el lunar con forma de corazón que tiene en la quijada. La forma en la que a veces se moja los labios antes de hablar. Y el sonido de su risa. Me encanta mirarla cuando está dormida. Me encanta escuchar esa canción cada vez que pienso en ella y cómo consigue que me sienta. Hace que todo sea posible, no sé... como si mereciese la pena vivir con ella para siempre.
—El que a una muchacha le guste la misma basura friky que a ti no la convierte en tu alma gemela

Meses después…
  — ¿Sabes lo que jode? Darse cuenta de que todo en lo que crees es una mentira podrida, eso jode.
  — ¿A qué te refieres?
  —Ya sabes, al destino, las almas gemelas, el amor verdadero y esas sandeces de idiotas.

Sus amigos comentan…
—Y ¿qué es lo que pasó?
—Lo que siempre pasa: la vida...

sábado, 6 de mayo de 2017

952: las consecuencias de no usar protección

El programa El Gordo y la Flaca, de Univisión, reveló los pormenores de las peticiones realizadas por la actriz venezolana Marjorie de Sousa a su ex pareja, el actor argentino Julián Gil, en su pelea por la custodia del hijo que tienen en común, Matías. 

Sus requerimientos son sorprendentes, tanto que sobrepasan los 10.000 dólares e incluyen peluquería y un chófer.
Ambos actores confirmaron su separación en abril tras vivir un romance en 2016, casi tres meses después de que la actriz diera a luz a su primer hijo.

¡Mira la lista completa!
Casa: 255 dólares.
Luz, agua, gas, teléfono y televisión por cable: 870 dólares.
Sábanas y toallas: 160 dólares.
Ropa para bebé: 160 dólares.
Tintorería: 200 dólares.
Dos trabajadores domésticos: 580 dólares.
Nana: 2,800 dólares.
Alimentación: 420 dólares.
Gastos médicos: 280 dólares.
Medicinas: 165 dólares.
Seguro médico: 416 dólares.
Seguro de auto: 670 dólares.
Juguetes: 50 dólares.
Peluquería: 80 dólares.
Arreglos para la casa: 250 dólares.
Chofer: 850 dólares.
Celular: 50 dólares.
Plan de ahorro para estudios: 2,290 dólares.

Las celebridades tienen una sesión en la corte en Ciudad de México el próximo 2 de junio para tratar de resolver el conflicto por la asistencia familiar que recibirá De Sousa y los derechos de visita de Gil.

Por su parte, Julián habló en el programa de radio El Circo. "Quiero que se respeten mis relaciones paterno-filiales y mis tiempos con el niño. Quiero que sean unos tiempos saludables, hasta cierto punto normales”, dijo el intérprete de telenovelas vía telefónica desde China.

viernes, 5 de mayo de 2017

951: hoy no

— ¿Dime, tu novio juega con tus tetitas, enrula y desenrula tus pelitos y te mete el dedo?
— ¡Way! ¡Qué le importa a usted!
—Necesito saberlo
—Yo no he venido aquí para que me haga esas preguntas
— ¿Entonces a que has venido?
—He venido a confesar mis pecados
— ¿Y la lujuria no es un pecado?
—Un momento, aclaremos conceptos, yo he venido voluntariamente a confesar los pecados que quiero que dios por intermedio de usted me perdone y usted no puede obligarme a pedir la absolución de aquellos pecados que en estos momentos no los necesito.
— ¿Y puedo saber por qué no los necesitas?
—No entiendo qué clase de cura confesor es usted, el asuntechi es clarísimo, cuando usted da la penitencia la despide a una diciendo: “no vuelvas a cometer este pecado”

jueves, 4 de mayo de 2017

950: DE LA PASIÓN AL ESCÁNDALO

La copulación de Angelita Jimenes y Benito Peres tiene todos los ingredientes para una novela de amor y drama. Comenzó mientras él aún estaba casado con Juanita Arteaga. Jimenes era la mala de la historia hasta que la pareja demostró que su amor era verdadero. Formaron una gran familia. Ella, una mujer solidaria, él, uno de los hombres más guapos de la UV 48. Pero el cuento no terminó con un  “felices para siempre” y el año pasado el anuncio de su divorcio, seguido de los rumores de que Peres era un borrachoso acongojó la imagen que tanto les había costado laburar.

Angelita Jimenes ha hablado por primera vez de su separación de Benito Peres. Con los ojos llorosos y la voz entrecortada, solo ha atinado a decir que está pasando por un momento difícil y espera que su familia salga fortalecida después de esto

En 2004, uno de los más hombres más codiciados de la UV 48, estaba casado con Juanita Arteaga, la amiga de los Amigos del Barrio,  a quien le había dado el "sí, quiero" en 2000. Antes de enamorarse de Arteaga, Peres mantuvo una larga relación con Genoveva Paulovich.  Por aquel entonces, Angelita Jimenes había pasado por dos matrimonios fallidos. El primero fue en 1995 con Jony Lerida Mendez. El romance duró tan solo un año, aunque su divorcio se formalizó en 1999. Su segundo casamiento fue con Bonifacio Butron Torres en 2000. Se trató de un matrimonio llenó de extravagancias. La pareja se convirtió en un tema favorito del chismerío popular. Todo terminó en 2003.

En 2014 tras diez años de coger sin responsabilidades, la pareja decide finalmente matrimoniarse. El 23 de agosto pasaron por delante del Notario ante sus seis hijos y de tan sólo 20 turistas. La íntima  ceremonia se llevó a cabo cerca de las ruinas de Samaipata. La pareja se mostró por última vez en julio pasado, en el octavo cumpleaños de sus mellizos. Fueron vistos desayunando como una familia normal en un café en el barrio Los Ángeles.

Dos meses más tarde, sus amigos y los comerciantes del Mercado Municipal del Abasto conocían que Angelita le había pedido el divorcio a quien fue su copulador por 12 años. En los documentos presentados ante la Corte, la susodicha alega "diferencias irreconciliables" y pide la custodia de sus hijos.


Desde que los mismos anunciaron su separación, el pasado 23 de septiembre, ninguno de los dos fue visto en público. Solo se sabe que Angelita abandonó la residencia familiar para refugiarse quién sabe dónde, mientras que Peres decidió cogerse a una vieja amiga a tal grado que se fue a vivir con ella.

miércoles, 3 de mayo de 2017

949: ¿Me das un beso?

Quería preguntarles:
Si algún amigo o amiga te pide un beso, ya sea porque quiere que le enseñes a besar o para experimentar algo nuevo (si es que son del mismo sexo), ¿aceptarías?

*Si es mi mejor amiga y le tengo un gran cariño especial pues porque no es más probable que accedería y creo que no por eso me volveré lesbiana tal vez bisexual si pero pues lo haría por curiosidad más que nada y claro por ayudar a mi amiga

*Bueno si me lo pidiera una amiga y si no estoy colado por ninguna chica le daría un beso, si me lo pide pero si estoy encamotado por una chica como en este momento, no creo que accedería fácilmente y seria como darle un beso a una pared.

*si me lo pide un amigo antes el sol tiene que apagarse, pero si me lo pediría le diría: mira viejo hasta aquí llego nuestra amistad, esta es la parte en la que debes salir corriendo

*No me voy a poner a darte opciones pero igual que el amigo anterior si fuese un hombre y amigo mío no importa si el hubiese recibido una bala por mi primero, aun así le metería un buen puñetazo por habérmelo propuesto.

*Pero si vemos las cosas desde un punto humano sentimental un beso es la muestra de amor y aprecio más simple y llana y que al mismo tiempo dice todo no se puede dar uno así nomás porque si tiene que haber pasión amor deseo valla algo importante no solo por amistad estamos de acuerdo con eso?

*yo te recomiendo que si tu deseas hacerlo lo hagas así de simple si quieres experimentar pues hazlo pero si tienes dudas no lo hagas así de simple las cosas son simples aunque a veces nos retorcemos la cabeza tratando de investigar la raíz de todo terminamos enredándonos las cabeza con algo que simplemente se hubiese resuelto con un sí o un no qué más da decídelo y no te preocupes es solo un beso nadie te puede culpar por no intentarlo y nadie te puede culpar por haberlo intentado la decisión la tomaras tú en plena satisfacción de que es lo que tu decidiste.

*Yo soy hetero, y me he besado con una amiga, simplemente por un juego!!!. ¿Y qué? No pasa nada, besar a una persona del mismo sexo es lo mismo que besar a alguien del sexo opuesto. Yo creo que nuestra sexualidad no influye a la hora de besar a alguien, y más si es a una amiga, ¿no creéis?, no se... por lo menos a mí!!, es simplemente un intercambio de saliva!, no es +!. Yo si es muy amiga mía seguramente la ayudaría

*me parece completamente absurdo tener que ayudar a alguien a que de un beso, es como si yo le pido a mi mejor amigo que me ayude a echar el primer polvo, o le pido que me ayude a ir a ver mi primer partido de futbol.

*Esas cosas son innatas y cuando tenga a la persona con quien quiere besarse delante, los labios actuaran solos por instinto, a mí no me enseño nadie y como todo, con la práctica se aprende.

*Yo no lo haría, porque considero el beso algo muy íntimo, una expresión de los sentimientos. Llámame conservadora, pero es que pensando en todos mis amigos y amigas no hay ninguno con quien tengo ganas de besar (a excepción de un amigo que sí lo haría...). No veo nada de malo en hacerlo por curiosidad o para probar algo nuevo, cuando era adolescente y mucho más curiosa también he ligado con chicos sin intención de que nos convertiríamos en novios.... quizás en aquella época sí lo podría haber probado con alguna amiga porque era muchísimo más curiosa y no veo absolutamente nada de anormal, pero actualmente no lo haría, sí, es que me he vuelto una conservadora...

*Primero muerto que fusilado. NO

*Para que mi mejor amiga me pidiera algo así...seguro lo debe haber pensado mucho...pero realmente no podría hacerlo....no podría...