miércoles, 3 de marzo de 2010

30: Las tres Marías

La tres Marias

Este piscoanálisis nace a solicitud de la parte interesada, tres bellas blogueras quieren conocer lo que les depara el zoospermo.

El número maléfico en este caso es 3. Y que el lapso entre destete sea de cuatro a seis años. Dicho en pocas palabras cuando la mayor galopa entre los 30 a los 35; la segunda trota entre los 24 a los 29; la tercera pasea entre los 18 a los 23.

Es acá donde se da el fenómeno llamado el síndrome del chupete usado.
La hermana mayor dando una mirada a contraluz se da cuenta que el tiempo vuela, así como los pretendientes que no aparecen por su híper espacio. Y en función de lo anterior utiliza de palanca a sus hermanitas con el objeto de birlarles un par de huevos.

La hermana del medio observa con estupor que su karma hace ying yang por los noveles que persiguen a la benjamina de la familia y que a la mayor le brillan fosforescentemente los faroles cuando alumbran a algunos de los pocos pretendientes que aún le quedan. Ante esta situación se ve obligada a dar un paso al frente y decir: sí acepto (Stultorum infinitus est numerus).

La hermana menor con creciente número de pretendientes, le da largas al asunto cual picapleitos ante un caso legal de fácil solución. Es que para ella el asuntechi es sencillo su máquina biológica recién esta engranando y con cambio de aceite mensual ella se siente satisfecha y entiende aunque nadie le explico que con un par de huevos no se hace un omelete.

La mayor se encuentra en combate desigual, por un lado el laburo, por otro las arrugas que hacen su aparición y para terminar la falta de un incauto se traducen en un stress que desemboca en una ansiedad galopante. Y al mirar el calendario el miedo se adueña de suúteroulterior vanagloria perdida.
Para terminar podemos decir que de las tres evas, la mayor desemboca en la santa carrera de la soltería, la del medio en malcasada y la menor, ¡ah la menor! ¡Cada día más linda! ¡Y es tan parecida a la mayor!

17 comentarios:

  1. jajaja...no sé porque me parece a mi que esta historia me la he oído antes...jajaja...yo conocí una A que queriendo ser una C terminó en una B-A...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Yo me incluyo en la menor :P
    que humilde

    ResponderEliminar
  3. No entendí algunas partes... debe ser por la forma de hablar de tu país supongo.

    sin embargo te digo que está curioso tu análisis y ¿que hay de los tres joses? jeje

    ResponderEliminar
  4. Bueno, pues es otra disyuntiva la que tienes esas tres evas blogueras que te lo han pedido,, hundirse en la miseria o seguir viviendo.
    Muy bueno.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Chale.. yo voy para ser la mayor.. o ya no puedo porque soy divorciada?

    ¿Soy un caso aparte?

    :D

    ResponderEliminar
  6. Interesante, pero no se más porque no participo en esos casos; de todas maneras interesante... y aprovecho de contestar a un comentario tuyo: sí, es cierto, la familia es un mal necesario.

    ResponderEliminar
  7. Hola soy gabi del blog locuras!! gracias por entrar en mi mundo loco! jajaa..siempre serás bienvenido!!...
    La historia es muy buena!! yo todavia no se con cual me identifico! aunque con la del medio (x estar casada) pero en cambio yo soy feliz! jaja..

    besos!

    ResponderEliminar
  8. jajajajaja! que buen blog te cargas hee! y gracias por el comentario : D saludos!

    ResponderEliminar
  9. ¿Y en que país marginan a las mujeres a tales categoriás?, vaya, que bien que no soy mujer!

    ResponderEliminar
  10. La María menor la tiene clara, será juzgada por puta como toda mujer que siempre se siente bien amada.
    Eso no le importa, ni se entera, así somos las codiciadas hermanas menores…

    ResponderEliminar
  11. Me gustó la frase "con dos huevos no se hace un omelete"...Já! Es muuuy cierta!

    Las hermanas menores siempre son la envidia de las mayores, cuyos pretendientes terminan anotándose babosamente en la larga lista de la menor, a la espera de aunque sea, algunas migajas...así nos pasa a las que somos hermanitas menores!

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. nooo..!!! espiaste en mi vida parece..!! algo asi pasa con mis hermanas.... pero siempre esta el hecho que una quiere ser como la otra...!!no hay caso!!

    ResponderEliminar
  13. me quedo con la de ene medio..suena un poco mas o menos a lo que puedo ser.. me falta el nombre! =0p


    besitos, un gusto leerte

    ResponderEliminar
  14. jaja bueno.... uno siempre mira para el lado, queremos lo q no tenemos y etc...EQUILIBRIO

    ResponderEliminar
  15. AQue vejación y qué forma despreciativa de hablar de tres mujeres, como si eso solo les pasara a ellas, pero si el hombre de 35 años ya empieza a quedarse calvo, se le afojan los músculos y es el que a esa edad con la barriga que echan cuando son ellos los que parecen embarazados, ella no, porque él no tiene atino, y empiezan a fallar los latiguillos, el de 24 no tiene ni idea de nada y solo mete la pata, y cuando la mete, es esos de lós de la coz "rápida", y el jovencito, presume de todo y de nada, se hace ligón, o sale del armario y a veces no sirve para nada, o sea, no sé no contesto, paso de to menos de mi moto, no trabaja ni estudia (al menos unos pocos muchos) vive con mamá, la que si puede le elije la novia, y por varidas y diversas cosas, le llega la edad de la prótasta y luego ... la depresión, en qué se diferencian?
    asi que....ja... de jauja que es la que a mi me entra hasta partirme de risa de sus confidencias... porque son confidencias, no hay más que leerlas, ha tenido usted muchas experiencias... Un saludo.

    ResponderEliminar