lunes, 30 de noviembre de 2015

599. El rapidito

Gustavo asegura que las amoríos en el trabajo son importantes para la felicidad personal y profesional. “Las relaciones laborales son importantes, nos ayudan a sentirnos conectados con el entorno, nos motivan a trabajar y a ser más productivos. Es mucho más fácil hablar con alguien con quien se ha entablado un amorío y pedir ayuda si es necesario”

Compartir ocho horas, y más, en el trabajo y con las mismas personas, puede convertirse en una tortura si no hay un buen vínculo.
Asegura que es factible y real construir una buena amistad, aunque complicado de darse, y más aún, de mantenerse en el tiempo, porque las relaciones laborales tienen políticas y reglas que deben cumplirse; mientras que en el amorío prima la flexibilidad.

“Dos personas que comparten actividades laborales cercanas y, a la vez, son amantes, pueden llegar a tener ‘conflictos’ tratando de hacer engranar ambas relaciones. Un buen amorio podrá darse y mantenerse en el trabajo cuando los actores de esta relación sean plenamente conscientes de los roles que juegan en el entorno laboral y mientras se encuentren dentro de este, no se alejen de las características y pautas permitidas según su rol”, subraya.

Además, Gustavo recomienda estar atentos a los cumpleaños, ya que es agradable que los colegas se agasajen entre sí, y que sean solidarios en caso de que alguien necesite ayuda, por ejemplo en casos de embarazo u otras situaciones difíciles, donde todos pueden colaborar monetariamente.

8 comentarios:

  1. Si te digo la verdad , lo del embarazo me ha descollcao. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que se vuelve tedioso si no hay una buena relación en el trabajo. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hombre, una cosa es la amistad y otra el amorío. No sé yo si el amorío es conveniente en el trabajo: en España tenemos un refrán que dice "Donde tengas la olla no metas la ....".

    ResponderEliminar
  4. no se no se... luego si son malos amores andas mas chasqueado que en el trabajo no rindes

    :P

    ResponderEliminar
  5. El problema está en que el amorío se da entre dos, pero habiendo tantos colegas que alguien se quede por fuera es inevitable.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Una fase bonita, es la previa: cuando te das cuenta que te gusta una compañera de trabajo, y desde entonces te levantas de buen ánimo todas las mañanas a cumplir con ese nuevo deber emocional que se suma al laboral.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Tiene sus ventajas y sus inconvenientes, como todo.
    Bss, Chaly.

    ResponderEliminar