miércoles, 22 de junio de 2016

663: ¡mujeres, mujeres!

— ¿Se ha enterado usted de que Arteaga va a intentar un nuevo viaje a Caparuch?
—Sí
—Según parece invertirá tres meses en el viaje.
— ¡Qué barbaridad!
— ¿Cree usted que es mucho tiempo?
—No. Me refería a aquella muchacha que va por allí. ¡Mire usted que lleva medias grises con un traje color fucsia...! ¿Quién la habrá engañado a esa criatura?
—Arteaga llevará tres todoterreno.
— ¡Qué birria!
—Tres serán suficientes...
—Es que comentaba de aquella señora. ¿Concibe usted que una mujer elegante pueda llevar esos aretes? Verdaderamente, en esta ciudad no se ve ni una sola mujer chic.
—Ni una sola, si se la exceptúa a usted.
—Y eso que yo, amigo mío, voy por la calle sin fijarme en las que pasan. Porque hay mujeres que no salen de casa más que para criticar... Yo ni me fijo siquiera en mí misma. Me arreglo de cualquier manera y ya no me preocupo ni de cómo me visto, ni como me queda.
Para robustecer sus palabras, se detuvo ante una tienda de piraguas y se arregló los rubios cabellos en el espejo del escaparate. Al reanudar la marcha se miró el arrogante cuerpo de soslayo y enseguida retrocedió para rectificar una arruga de su vestido.
De pronto exclamó:
— ¡Luisita! ¡Luisita!
Y salió al encuentro de una joven bellísima que venía en dirección contraria.
— ¡Qué alegría! ¡Tanto tiempo sin vernos! ¿Y tú marido? ¡Estás guapísima! ¡Estás maravillosa!
La besó, la abrazó con un entusiasmo magnífico.
— ¡Chiquilla, qué traje tan precioso! No me digas nada. Esto te lo has traído de París en uno de tus viajes. Se ve la mano de madame Lavagna. ¡Qué preciosidad! ¡Qué amor de traje! ¡Por supuesto, que decir elegancia es decir Luisita Morales...! ¡No sabes las ganas que tenía de abrazarte!
Media hora después, agotados los elogios, se separó de Luisita.
—Según veo, quiere usted mucho a esa señora.
—Mucho. ¡Somos muy buenas amigas! Ella es una cursi inaguantable. ¿No se ha fijado usted? ¡No tiene ni idea de lo que es la moda! ¿No le da a usted risa?

11 comentarios:

  1. Pues las hay así, ya lo creo, a punta pala.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo se dirá "a punta pala" en alemán?

      Eliminar
  2. Arteaga es totalmente prescindible.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. No todas somos tan criticonas, falsas y cotillas, hombre. Lo que sí es verdad es que nos miramos unas a otras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os miráis, pero siempre con buena intención.

      Eliminar
    2. Nos admiramos, que no es lo mismo.

      Eliminar
  4. Hay de todo, igual que hay de todo en los hombres....y a veces más fijados y criticones, eh?

    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves Chaly? ¡Ya has conseguido picar a Liliana? Se ve que no la conoces enfadada.

      Eliminar
  5. De todo hay en la viña del señor, jajajaja

    ResponderEliminar
  6. Con amigas de ese calibre, Luisita ya no necesita enemigas...

    Besos, Chaly.

    ResponderEliminar