viernes, 23 de abril de 2010

35: El Síndrome del Apetito Caprichoso

El Síndrome del Apetito Caprichoso (SAC), aparece a partir de los quince años, aunque es más marcado entre los veinte y los veintitrés años. Se trata del clásico: “Mi hijo no coge nada” que causa malestar y confrontación familiar a la hora en que comentan que a esa edad los padres ya habían sembrado en varios campos.


Lamentablemente, en este tema existe siempre un saboteador que puede ser la mucama, la secretaria de papa o la hermana de Gustavo. El saboteador es esa persona que le da lo que a él le gusta, pero si ésta no existiera, el pene no se saldría con la suya. Entonces, solo cogen porque se lo dan.


Los hijos saben hasta donde pueden jalar la cuerda y llegan al chantaje, lamentablemente el padre entra a ese juego y ellos mismos lo condicionan: “Si te la coges a la hija del Obispo Lugo te compro el Suzuki verde”


Para poder cambiar esta situación se recomienda que en primer lugar los padres no sientan culpa. Segundo: se debe llegar a un consenso familiar, que no se permitan más ayudadores, tampoco se debe doblegar a nadie, porque el plan se echará a perder.


El joven que tiene SAC comenzará con el usual berrinche, pero se le debe hablar claramente y pedirle que se levante de la mesa y vaya a jugar a su cuarto. Él pensará que salió una vez más con la suya. Lo importante, en esta etapa y de ahora en adelante, es que no se le debe permitir que logre acercarse al platillo indeseado.


Con seguridad que si él no ha recibido nada, después de un rato solicitará permiso para salir y posiblemente dinero, dele pero apenas para que alcance para comprar dos coca-cola. Porque si usted le da bastante dinero el terminará en un lugar indeterminado.


Para tener éxito en la creación de buenos hábitos, esta rutina se debe repetir por varios días, o las veces que sea necesario hasta que el comprenda que si quiere coger tiene que buscarlo fuera del hogar.


El hijo comenzará a darse cuenta de que los padres no están enojados con él y que la situación no es tan traumática como solía ser. Tendrá que comer fuera de casa y ya no a la carta. Una vez logrado esto, el hijo comprenderá que también podrá de vez en cuando comer la famosa comida chatarra, pero como una excepción y no como parte de la alimentación diaria.


Recuerde que estas medidas crearán hábitos apropiados y no se correrán riesgos en el futuro de tener hijos con sobrepeso, anemia o con otro tipo de desordenes alimenticios.

32 comentarios:

  1. Tienes un sentido del humor irónico y mordaz, que tengas un fin de semana feliz. Me hiciste reir con tu comentario en mi Blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Eres un cachondo rematado. :)
    Tienes unos temitas que ole.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Si, irónica la forma, pero con una gran capacidad creadora debo admitir, jajajaja. Un fuerte abrazo y gracias por tus comentarios.

    ResponderEliminar
  4. He leído una variedad de formas para crear hábitos pero la pauta que tú das en única, aunque considerando que hablo del autor no es novedad: D, cada vez que puedo te leo aunque no siempre deje comentario, lo que sucede es que el tiempo es escaso,
    Y además debo aclarar que nunca sigo aun blog sin antes haberle leído por completo, contigo he roto mis reglas, “solo esta vez”, es que tu eres distinto, no se que comentarios dejas en otros blogs, pero los que dejas en el mío, me agradan.
    Besitos que disfrutes tú fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Déjame ver: "El síndrome del apetito caprichoso" Ésto del apetito caprichoso, me da para imaginarme mil cosas. Bueno es, crear buenos hábitos en nuestros hijos en todo sentido. Me gustan mucho tus planteamiento.

    Te deseo un felizfinde.

    Aída

    ResponderEliminar
  6. Gran ironía creativa.
    Mi mente voló "ligeramente" un poco... pero no pienses mal.

    saludos

    ResponderEliminar
  7. Vaya que tus letras son únicas, me encanta leerte, saborear de pronto algo diferente, único, como tú.

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Acabo de llegar guiado por tu comentario, a conocerte, a recalar en unas letras que me hicieron, en un primer momento, pensar en otra cosa, claro que la sutil ironía embauca las ganas de llegar al final y he aquí que desmonto mi primera impresión, enhorabuena por esta entrada en concreto, todo sea volver y repetir...

    Abrazzzusss

    ResponderEliminar
  9. Ja, muy bueno! A veces me cuesta entender las ironías y este post me ha encantado!
    Gracias por visitarme.
    Besito,
    STEKI.

    ResponderEliminar
  10. Me divirtió mucho tu post, jaja, "la comida chatarra" puede ser peligrosa.

    Gracias por tu comentario y disculpa mis ausencias, necesito más horas como la mayoría de los que estamos en estas cosas.

    Realmente un gustazo visitarte muy agradable tu espacio.

    Besos y buen finde.

    ResponderEliminar
  11. Se puede ver el menú pero no comer de todo, ¿es así?.




    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Depende muito da relação dos pais com os filhos na educação e daí na criação dos hábitos alimentares desde a tenra infância saudável.

    Abraço

    ResponderEliminar
  13. Gracias por participar en mi blog, veo que el tuyo es muy agradable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Eres genial , muy original en todos tus escritos


    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  15. Ja! Yo tengo anemia (a veces)

    Ningún buen aporte... Pero te juro que lei, mi amor (?)

    ResponderEliminar
  16. Tremendo tu sentido del humor...
    jajaja


    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  17. ..ya lo decian en la antiguedad,ejercicio y alimentacion sana son las mejores medicinas. un saludete!! psiconautam

    ResponderEliminar
  18. jajaja esta reflexión proviene de tu experiencia personal?

    ResponderEliminar
  19. No conocía el SAC pero analizando viejas situaciones, descubro que mis padres padecían de ACP, o “Arreglate Como Puedas”.

    Así y todo, tomaban la precaución de organizarse salidas de la ciudad con cierta frecuencia, ellas siempre en fines de semana y enterándome de sus planes con cierta antelación, de modo que un joven inexperto vaya organizándose con tiempo.

    Este método algunos resultados ha arrojado, sospecho que será el que utilizaré desde el rol de padre.

    Gracias por tan esclarecedora monografía.
    Un abrazo,
    D.

    ResponderEliminar
  20. Pues si es verdad, el apetito tiene muchos caprichos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Me encanta tu sentido del humor!! Voy a probar tu receta...Ja!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  22. No manches amigo, te pasas, que buen escrito, eres excepcional, no se si trabajes un periódico local de tu ciudad pero deberías pedir trabajo, escribes con ganas, tu sentido del humor irónico me encanta.

    Un gran abrazo con aroma de ♥Jazmín♥

    ResponderEliminar
  23. Gracias por pasar por mi blog! Ahora que paso por el tuyo la verdad es que me ha gustado. Curioso el síndrome éste jaja!

    ResponderEliminar
  24. que weno...me ha encantado como describes todo..con esa ironía...
    si no te importa, me instalo por aki
    GRACIAS POR TU COMENTARIO EN EL BULEVAR!!

    SALUDOS!!

    ResponderEliminar
  25. Buen blog, si señor! Saludos!

    ResponderEliminar
  26. La solución es antigua: una cabra.
    Sí, se le compra una cabra al nene para que se acostumbre a ella desde la más tierna infancia. La cabra es ecológica además de útil. Abona el jardín, siega el cesped y le da lo que tiene que darle al nene: la leche!
    Que eso sí que es sano y no la comida chatarra!
    Además, la cabra le dejará tan satisfecho que jamás molestará al servicio ;)


    Un saludo y gracias por visitarme!


    Lala

    ResponderEliminar
  27. Mi segundo cumpleaños

    Soy un intrépido pájaro
    que a tu verja se acerca.
    En el pico traigo
    con regocijo una misiva
    de azahar y tomillo

    Sumisa pincelada
    de aroma y sentimiento
    que al trinar me recuerda,
    en lejanía y con sosiego
    la danza de una acacia.

    Con atrevida delicadeza
    te invito a mi aposento
    de formas en armonía
    para brindar contigo
    por la esmerada compañía
    que me has dedicado
    en estos dos años de vida.

    En la entrada te espero
    oyéndose al fondo la nota
    de un timple alborozado
    haciendo sentir su esencia.
    Asumiendo con respeto
    la amistad que nos aúna
    desde hace largo tiempo.

    Un presente te acerco
    para no ser olvidada...
    como saludo un maullido
    y al tacto una virtual caricia
    para ti con mi aprecio.

    Tuya siempre...

    María del Carmen

    25/04/08 - 25/04/10

    ResponderEliminar
  28. Hola amigo!! Estoy de celebración de aniversario, y aunque has llegado ayer a mi casa eres recibido como si ya llevases desde el comienzo.

    Por eso te he dejado una poesía al igual que a los demás, dándote las gracias por acercar tus naves a uno de mis puertos, para seguir compartiendo amistad.

    Un abrazo

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  29. Muy instructivo, un gran aporte para combatir estos nuevos? síndromes.
    Te sigo...leyendo....
    Besos:)

    ResponderEliminar
  30. Muy interesante tu texto te encontré en lo de Steki besos

    ResponderEliminar
  31. Me ha gustado el regusto irónico de cada uno de los síntomas y las consecuencias del síndrome :)

    Un beso.

    ResponderEliminar