miércoles, 25 de junio de 2014

377: había una así en la empresa, tenía las mejillas pecosas y apretados rizos rojos sobre su cabeza, que prometían senos pecosos y pelo rojo entre sus piernas.

—Te vi, tantas veces te vi y callé.
—Y, ¿cómo me veía?
—Lejana y cercana a la vez.
—Te comprendo.
—Mía y ajena, tal como eres.

3 comentarios:

  1. Uno se desmayaron, otris la libraron.


    Vla clan clap

    ResponderEliminar
  2. En el diálogo noto un toque romántico... ¿que pasó Chaly?

    ResponderEliminar
  3. te estas enamorando
    y asi somos las mujeres

    ResponderEliminar