domingo, 20 de septiembre de 2015

535: La sinceridad es la base del matrimonio perfecto

--Eres ya una mujer...
--Lo sé.
--Y yo, soy un hombre...
--Lo sospeché al momento.
--Pues bien, cuando un hombre y una mujer se han encontrado solos como nosotros, se han casado. Esto viene ocurriendo desde el tiempo de Adán.
--Adán y Eva no se casaron.
--Por eso su pecado fue original. Pero tú y yo, que somos más vulgares, debemos casarnos.
Ella reflexionó unos instantes, muy pocos, para no malgastar su cerebro. Luego se acercó a Raúl y le habló al oído largamente. Raúl retrocedió lleno de asombro.
--¿Es posible? -dijo-. ¿Y quién ha sido él?
--Primero, José. Luego, Juan; después, John; más tarde, Humberto, Freddy, Tomas, Douglas... He creído necesario decírtelo para que te convenzas, Raúl, de que la que va a ser tú esposa tiene un alma sincera.
--Gracias, amiga mía... Déjame que me recobre... El golpe ha sido tan inesperado...
--Pero piensa que lo inesperado siempre es gracioso.
Y el día 15 se casaron.

7 comentarios:

  1. Jajajaajaa, y fue gracioso, jajajajajaja

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay, Raúl! Tú que vas de hombre de mundo y tan inocente. Que en estos tiempos no quedan vírgenes más que en las estampitas, alma cándida.

    ResponderEliminar
  3. jejejeeeeeee que tremendo eres !!

    besos

    ResponderEliminar
  4. Mejor que se lo diga antes....
    Je, je.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Así es más divertido para los dos jajaja.

    ResponderEliminar