domingo, 19 de marzo de 2017

913: todo o nada

—No puedes follar conmigo y luego dejarme. ¡No! Contigo lo quiero todo, no me vale sólo un buen polvo de vez en cuando y luego cada uno a su casa. No quiero que te cruces por la calle conmigo y hagas como si no me conocieses, o me saludes como a una amiga. Lo quiero todo.
El intentó abrazarla de nuevo, pero en esta ocasión ella le rechazó tajantemente.
—O todo o nada. Dime, ¿qué escoges?
Durante un buen rato ambos permanecieron en total silencio. Ella esperaba una respuesta que parecía no llegar y él intentaba que sus labios se moviesen gritando que lo quería todo, absolutamente todo, pero su garganta estaba cerrada y no era capaz de vocalizar esas simples palabras, algo dentro de él se lo impedía.
—Yo…
—Será mejor que te marches.
No iba a consentir que de nuevo jugase con ella.
—¡No! ¡No! ¡Lo quiero todo, todo!
Ella se soltó y dio un paso hacia atrás huyendo. Él estaba desesperado. Lo había estropeado todo de nuevo y la perdería. Su corazón latía frenético, sus manos intentaban tocarla, abrazarla, pero ella le rehuía, incluso se negaba a mirarle a la cara.
—¡Vete!
—Pero… pero… ¿por qué?
—Te ha costado más de diez minutos decidirte. Si fuera verdad que lo quieres todo, en el mismo instante que te lo pregunté, no habrías dudado. Yo no hubiera dudado. ¡Vete y no vuelvas más!
—¡No!
«Eres un cobarde», se reprendió. ¿Cómo podía hacerle entender? ¿Cómo podía explicarle? Cuando ella se negaba incluso a mirarle a los ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada