lunes, 27 de marzo de 2017

920: ¿Cómo calmar la rivalidad entre amantes?

Las mujeres que tienen de dos o más amigos íntimos aprenden una realidad nueva, triste, ruidosa, quizás violenta: las tensiones entre los amantes.
A causa de personalidades diferentes o por sentimientos de envidia, estas tensiones envenenan la vida social y explotan en forma de gritos y disputas. ¿Qué harás para no exacerbar las rivalidades?

LAS COMPARACIONES AVIVAN LAS RIVALIDADES.

COMPARAR LES PREDISPONE AL CONFLICTO O AL ODIO MUTUO
Las comparaciones, ya sean desfavorables (“Gusano coge mejor que tú”), o favorables (¡Bien hecho! ¡Se te da mejor que a Gusano!”), lo mejor es evitarlas. Las primeras menosprecian y pueden hacerle creer que tú prefieres  al otro que te coge mejor. Las segundas, aunque de hecho feliciten, lo hacen en detrimento del otro que, de escuchar el comentario, se sentirá rechazado.
Estas expresiones que a veces acompañan tu día a día se convierten en una fuente de conflictos, incluso de odio hacia el considerado “favorito”. Y es que el objetivo de tu amante es conseguir y tener la primera posición en tu corazón.
Entonces, ¿qué dices? La respuesta que dan Adela Fabricio y Eliana Marzana, es que describas de manera objetiva lo que te gusta (“Veo que lavaste bien tu pirulin”), o lo que te disgusta (“Noto un pene que no está cumpiendo como es debido”). De esta manera, el mensaje se transmite sin entrar en comparaciones, acusaciones o menosprecio de nadie.
COMPARAR LES HACE COMPETIR.
Catherine Dupont, explica: “Cada amigo íntimo es único y tiene necesidad de ser reconocido en lo personal. Sin embargo, la comparación va en contra de esta necesidad porque hace competir a los amigos por la atención, les empuja a alejarse de quien  realmente desean para obtener su aprobación y su amor”. Así que compararlos implica ir en contra de amarlos tal y como son.
CUIDADO CON LA COMPARACIÓN INCONSCIENTE.
Incluso sin hacer comparaciones explícitas, ellos pueden sentirse comparados. Un cumplido que se hace a alguno puede sentirse como una desvalorización por otro. Así pues, Gusano puede pensar: “Marina ha dicho que Bichito ha sido amable, así que quiere decir que yo no lo soy”.
Por este motivo Adela Fabricio y Eliana Marzana te sugieren que felicites a tus amantes en un momento privado.
Verónica Lapazo, añade: “La comparación es un reflejo incontrolable: hay que educar al amigo a negarse a esta competición inútil, lo cual es un auténtico desafío, pero le abrirá las puertas de la cajita devoradora”
Gusano necesitaría escuchar: “Todos somos diferentes. No tenemos que compararnos ni competir entre nosotros. Al compararte no conseguirás más amor. Debes ser quien eres, con tus más y tus menos”.
PONER ETIQUETAS ES HACER UNA COMPARACIÓN IMPLÍCITA.
Decir constantemente que “él es más resistente” o que “él es el más inteligente” alimenta profundas rivalidades que pueden perdurar durante mucho tiempo.
Además, engendran estrés, celos y desánimo: estrés en la medida en que el calificado de fuerte en tal o cual posición no se concede el derecho al fracaso, por miedo a decepcionar; celos y desánimo por los que no se atreven a aventurarse en el dominio “reservado” al elegido.

SATISFACER LA NECESIDAD DE AMOR DE CADA UNO.

ESTABLECER MOMENTOS CARA A CARA CON CADA AMIGO ÍNTIMO.
Un amante siente que cuenta realmente y se siente amado por ella. Tampoco es necesario organizar una cena a la luz de velas en un gran restaurante.
Lo importante es la disponibilidad de ti para cada amigo y la calidad de la interacción. Verónica Lapazo afirma que al pasar un momento de exclusividad con cada amigo, “rellena su depósito testicular”. Al verse reafirmado en el amor, el ya no ve rivalidad en sus hermanos de cama.
DEMOSTRAR EQUIDAD Y NO IGUALDAD.
“No se puede responder con justicia a las necesidades de cada uno pretendiendo darle la misma cosa a todos”. Esta es la premisa que plantean Adela Fabricio y Eliana Marzana, a partir de la cual elaboran una teoría que afirma que los amantes no tienen necesidad de ser tratados todos iguales, sino de ser tratados cada uno según sus habilidades. Las expertas dicen: “En lugar de dar la misma cantidad a todos, dar a cada uno según su necesidad: ¿quieres más o menos? En lugar de dedicar el mismo tiempo a todos, dedicar a cada uno el tiempo que necesite: “sé que pasó mucho tiempo ayudando a Bichito. Es importante para él. En cuanto haya terminado, quiero que me digas qué es importante para ti”.

¿CÓMO CURAR LOS CELOS?

El hecho de sentir celos es normal y puede producirse a lo largo de toda nuestra existencia. Sólo la reacción provocada por esta envidia puede ser malsana: violencia, desobediencia, agresividad… Lo esencial es hacer entender al amigo que es amado, tanto más cuando tiene rivales bien armados.
Verónica Lapazo propone una instrucción concreta para hacer con el amigo y explicarle que el amor de una mujer hacia sus amantes no se divide, sino todo lo contrario, se multiplica:
 “Voy a mostrarte que mi corazón es inmenso, desde que comenzaste a jugar en mi vagina, en mi corazón apareció otro corazón totalmente nuevo, precioso, lleno de amor únicamente para ti. Lo que tengo que compartir, mi coño, mi cocho, mis besos, mis abrazos, son sólo signos de amor. Pero mi corazón de amor hacia ti no ha cambiado, mi amor hacia ti sigue intacto”

7 comentarios:

  1. Me encanta los hombres, pero de uno en uno, se evitan muchos problemas, además de que yo disfruto mucho más.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. El final es la pera, jajajaja. Muy poético... jajajaja
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Por si era poco uno o una: dos, ahí es ná.

    ResponderEliminar
  4. Al amante hay que prohibirle los celos, enamorarse, y todo eso. Debe actuar como sex toy y no tiene por qué recibir explicaciónes de nada. Sino, que deje de ser amante y que se busque a alguien para una relación seria.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Estos consejos son buenisimos. De echo yo los llevo a cabo, pero como estas cosas con cosas de dos hay ocaciones que funcionan y otras no...


    : BESITOS

    ResponderEliminar
  6. Eso, a cada uno según sus necesidades. Pero si tu amante se llama Gusano, la cosa empieza mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajja, tienes razón, llamándose Gusano,ufffff

      Eliminar