sábado, 17 de junio de 2017

986: tiempo al tiempo

Ni te busqué en otra mujer ni nada. Ni siquiera te molesté. Lo que hice fue meterme en mi mundo para poderte esperar siempre ahí y fingir que la vida cotidiana también me era posible. Encontré toda una vida de paliativos con mis amigos y me reía y los hice reír y canté y me emborraché y trabajé y empecé a eso que se dice triunfar. Y hubo bailongos y narices respingadas hubo, por decirlo de alguna manera, y algunas cruelmente mejor respingadas que las tuyas pero bastaba siempre con acercarme bien para que nadie fuera como tú eres. Y mi esperanza fue por dentro. Sigue yendo por dentro. Y a veces se ríe o se burla de mí cuando en la vida cotidiana hasta parece que fuera un canalla, unas veces; un cretino, otras, o aquel muchacho que te fue a invitar para que seas su pareja en  su  baile de promoción y era sagrado y cada uno debía asistir con la chica más maravillosa de su vida, y que ella le dijo que se había comprometido a ir, con uno de tus
condiscípulos.

9 comentarios:

  1. Y solo lo intentó una vez?

    Con un solo no a ir a un baile ya desistió y lo convirtió en una mera esperanza?

    Bah!!!!



    Besos.

    ResponderEliminar
  2. porque siempre se queda uno mirando a bailar a los otros... :(

    ResponderEliminar
  3. La cuestión es que no siempre entendemos "maravilla" del mismo modo los unos y los otros... Y el dolor se enquista como una herida mal curada, de por vida.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  4. nostalgia de alguien a la cual realmente amaste

    ResponderEliminar
  5. Tiempo perdido ...
    vidas tiradas

    ay no sé si leí bien


    besos


    ResponderEliminar
  6. Es romántico este. Lo que no se materializa no se estropea nunca.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Bueno . Superaría aquel rechazo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. El que quiera azul celeste que le cueste!

    Besos =)))

    ResponderEliminar