lunes, 14 de noviembre de 2016

798: lo que las mujeres adultas deberían saber

**Si un hombre te cuenta algo en privado y confianza, no está bien que se lo cuentes a tus amigas o a tus familiares.

**Cuando nos preguntes algo a los hombres, no busques en nuestras respuestas significados escondidos o alternativos. No manipules nuestras respuestas. Los hombres adultos no somos así, no añadas palabras ni significados ocultos, nuestro cerebro no funciona así.

**Sólo porque expresemos una opinión diferente a la tuya no quiere decir que estemos pelando contigo: Simplemente estamos expresando nuestro punto de vista.

**Salvo que estemos peleando de forma expresa (llegando a insultos, por ejemplo), cuando decimos algo que pudiera interpretarse de forma positiva o negativa, nuestra intención era de expresar la positiva.

**El mayor peligro de discutir con mujeres es que en lugar de escuchar a nuestras palabras, escuchan la interpretación que ellas mismas hacen de nuestras palabras.

**Sólo porque en un momento de actividad íntima fracasemos, no quiere decir que no te encontremos atractiva y que no deseemos hacerlo contigo. No es tan simple como eso. Si fracasamos en uno de esos momentos de juego íntimo, no es porque no queramos o no nos agrade tu cuerpo, sino porque no siempre logramos controlar nuestro cuerpo. Nos sentimos humillados por ello, y especialmente traumatizados de que pienses que era porque no te gustemos. No malinterpretes y concédenos otra oportunidad por favor.

**Si nos ves callados y pensativos no pienses que sabes en qué estamos penando. Por muchos problemas que tengamos y muy mal que estén las cosas, y por muy segura que estés de lo que estamos pensando, la realidad es que no puedes saber en qué estamos pensando. Lo más seguro es que ni siquiera estemos pensando, o si lo estamos haciendo sea en algo que no tiene nada que ver, como el último capítulo de Juego de Tronos. Si quieres saber en qué estamos pensando, pregúntanos.

**Si te decimos que no estábamos pensando en nada, es cierto.

**Los hombres no tenemos la mitológica capacidad de leer la mente de nuestras parejas. Si nos quieres decir algo, dilo claramente sin rodeos ni indirectas. No esperes que te leamos la mente, no lo hacemos.

**Aun así, los hombres podemos darnos cuenta de que estás diciendo algo con segundas, como intentando querer decirnos sin decirlo realmente. Ante el temor de meter la pata y malinterpretar lo que estás intentando decirnos, es muy posible que te ignoremos totalmente. ¿Quién tiene tiempo para jugar a las adivinanzas?

**Disney te ha mentido, los hombres no somos marionetas puestas aquí para salvarte, queremos parejas que sean socios y colaboradores. Los finales de que comieron perdices y fueron felices para siempre no existen: Seguramente Cenicienta fue regañada muchas veces por dejarse los zapatos por todos lados, las pequeñas discusiones entre pareja ocurren, y no pasa nada por ello.

**Todos los hombres somos diferentes, y debiéramos ser tratados como tales.

**Si quieres que hagamos algo, debes esperar de nosotros que lo hagamos a nuestro propio modo. Si lo quieres hecho a tu modo, mejor lo haces tú.

**Sólo porque un hombre sea físicamente más grande y fuerte, no quiere decir que no nos duelan los golpes, patadas, pellizcos o tortazos, aunque se den juguetonamente. No somos rocas, también sentimos dolor.

**Los hombres podemos ser sensibles, y algunos deseamos serlo. Algunos hombres podemos ser fuertes y a la vez sensibles. Escucha lo que tu pareja necesita, al igual que las mujeres, los hombres tienen sentimientos, y sólo por querer expresarlos no son menos hombres.

**Los hombres no piensan en sexo cada 7 segundos. Si una revista femenina te dice eso, te está contando patrañas, porque han descubierto que decir eso es lo que vende.

**Si quieres tener un momento de actividad íntima, no necesitas esperar a que los hombres lo iniciemos. Muchas veces los hombres adultos no iniciamos actividad porque sentimos que no quieres hacerlo y que si accedes será sólo por darnos placer a nosotros pero no a ti misma.

**A veces también queremos cariñito, y que nos hagan la cucharita.

**¿Has vistos esas películas en las que a pesar de que la protagonista es una mujer alocada, impredecible y bien fastidiosa acaba logrando que un hombre se enamore de ella? En la vida real no suele funcionar. De verdad que no

**A los hombres también nos gusta que nos digan cosas bonitas acerca de nuestra apariencia. Incluso por las cosas más insignificantes.

**Si un hombre te pide una cita, a los hombres nos resulta totalmente aceptable que nos digas “lo siento, pero no gracias”. No nos ofendemos por ello; preferimos eso, para poder seguir adelante sin perder más tiempo contigo.

**No todos los hombres somos potencialmente infieles: Sólo porque disfrutemos del tiempo que pasamos con otra mujer, ella nos pueda caer bien, o nos parezca bonita… no quiere decir que la deseemos.

**No todos los hombres somos iguales, si realmente lo fuésemos no tendrías dificultad en escoger uno.

**Si te interesa un hombre, acércate a él y déjaselo saber. Todo ese jueguecito de insinuaciones de quinceañeras no son para nosotros.

**No olvides que tu insinuación a un hombre es lo que llevó a otra mujer a decir “¡Aléjate de mí, creído mirón! Yo estaba arreglándome el pelo, no flirteando contigo”.

**Mencionarle a los hombres que tienes muchos pretendientes no es algo que te ayude a que los hombres piensen “oh, eso debe ser porque ella vale muchísimo, debo esforzarme más si la quiero conquistar”… lo que realmente consigues es que los hombres piensen “caray, parece que intentar tener una relación con ella va a ser todo un drama, mejor paso de largo”.

**Si siempre estás contando historias de hombres que te pretendieron y de los que tuviste que rehuir, difícilmente nos atreveremos a pedirte salir. No queremos ser otra historia más a contar.

**Somos tan inseguros acerca de nosotros mismos como las mujeres lo son de sí mismas.

** Cuanto más mayor nos hacemos los hombres, menos tiempo pasaremos intentando conquistarte. Si un hombre está interesado en ti, y tú en él, no hay motivo para que te hagas la dura y se necesite más de dos intentos en pedirte una cita. O aceptas quedar, o déjanos claro que no te interesa.

**Si te haces de rogar demasiado y nos damos cuenta de que estás jugando a hacerte la dura, no pienses que ganas ningún punto con nosotros. Da la impresión de que las mujeres piensan que así hacen selección para que sólo queden los que más insisten, quieren algo serio con ellas, y más les merecen. Pero no tiene nada que ver, si soy serio y deseo comenzar una relación seria contigo, me das a entender que tú sólo quieres jueguecitos. Un hombre adulto y serio sólo quiere jugar mostrando todas las cartas, si sigues escondiendo cartas, chao. De ese modo no acabarás con el hombre correcto, sino con el que tiene tan baja autoestima que se somete a tus jueguecitos.

10 comentarios:

  1. Ufff, cada vez me da más pereza esto de las relaciones, quizá es que hoy me pilla en un día raro.

    Besos, Chaly

    ResponderEliminar
  2. Mmmmmm!!! Interesante, pero difícil de creer. No se ofenda por favor. La Verdad es que una Mujer MADURA sabe lo que tiene entre manos. Porque aprendió a mirar y ver mas allá de un simple Silencio, una mirada Perdida y la frialdad de unos brazos sin entrega. Claro que no todos los hombres son iguales; pero todos son hombres. Y nosotras, las que ya no sabemos ni que creerles. jeje. Saludos bombón

    ResponderEliminar
  3. Casi todo lo que has dicho os lo podéis aplicar a vosotros mismos. El que es tonto es tonto y la que es tonta es tonta. Aquí casi todos somos ya bastante mayorcitos, jajajaja :P
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hay de todo bajo el sol: mujeres complicadas y hombres retorcidos.
    Besos, Chaly.

    ResponderEliminar
  5. Algo de eso hay.
    Y a estas alturas de la peli quien se autoengaña es porque quiere.

    Bss, Chaly.

    ResponderEliminar
  6. Todavía hay muchas mujeres, que creen que los hombres solo piensan en el sexo, y buscan a todas horas sexo, y eso no es así.

    Abrazo Chaly.

    ResponderEliminar