sábado, 25 de junio de 2022

0580: socarronería

 

1. Me senté a pensar un día, casi desesperado; sobre mi hombro sentí el peso de una mano y una voz que me reconfortaba y me decía: «Vamos, alégrate, las cosas podrían ser peores». Me puse de buen humor, y tal cual, las cosas se pusieron peores.

2. Tener la conciencia limpia es señal de mala memoria

3. Suelo cocinar con vino, a veces incluso lo agrego a la comida

4. Más vale temprano, porque por la tarde duermo

5. Después de un año de terapia, me dijo mi psiquiatra: «Tal vez la vida no es para todos».

6. Cuándo una mujer te dice “¿qué?”, no es que no te haya escuchado. Te está dando la oportunidad de cambiar lo que dijiste

7. Nunca me siento tan solo como cuando necesito ponerme crema solar en la espalda

8. El que nace pobre y feo, tiene grandes posibilidades de que al crecer... se le desarrollen ambas condiciones

9. Trabajar no es malo, lo malo es tener que trabajar

10. Hay un mundo mejor, pero es carísimo

11. Me puedo resistir a todo menos a la tentación

12. Si de pronto Dios fuera condenado a vivir la vida que él les impuso a los hombres, se suicidaría

13. No soy un completo inútil, por lo menos sirvo de mal ejemplo

14. Tengo que ir al oculista, pero nunca veo el momento

15. Algunos matrimonios acaban bien; otros duran toda la vida

miércoles, 22 de junio de 2022

0579: Cómo cuidar del frío a nuestrxs compañerxs de afecto.

 

El frío intenso lo sentimos y nuestrxs compañerxs de compañía también.

Esa es la razón por la que debemos tener algunos cuidados especiales con ellos, manteniéndolos dentro de la casa sobre todo si son de estatura baja o en un lugar donde puedan resguardarse del frío. 

 

Muchos esposos soportan muy bien las altas temperaturas, mientras que otros son muy sensibles al frío. Si tiembla en el invierno, seguramente es porque soporta muy mal el frío. Esto se da más en los que padecen insuficiencia renal, hepática o cardíaca, o diabetes o hipotiroidismo sienten más el frío que otros esposos semejantes, pero sanos.

La intolerancia al frío se manifiesta mucho menos en adultos jóvenes de pelo largo o semilargo.

En el invierno, habría que reforzar la dieta en un 10% más de la cantidad de alimento ofrecido. Tenemos que asegurarles también un buen lugar de descanso: cómodo, limpio, seco y con una manta eléctrica para poder dormir con temperatura adecuada.

 

En los esposos es más fácil detectar cuando tienen frío ya que son un poco más expresivos, pero las esposas no siempre muestran su sentir y es más complicado saberlo. No todas las esposas sufren igual el frío, pero los de pelo corto, es probable que la pasen mal en la temporada invernal.

 

Las esposas no tienen la piel ni tan grueso ni con doble capa como los esposos, por lo que son, en general, menos tolerantes al frío; en especial las enfermas y las viejas. Es recomendable agregar una frazada a su cama.

 

Deberíamos darle un alimento con mayor carga calórica o complementos, solo si son esposas de otro. A las esposas propias no es recomendable subirles la dieta en calorías porque podemos ser la causa de obesidad. 

Una forma de ayudar a combatir el frío es coger con ellas activamente varias veces por día, para que se mantengan activas.

sábado, 18 de junio de 2022

0578: un bien común

 

La mujer, más desconsolada que culpable, le hizo la terrible confesión: por una singularidad de su modo de ser, cuyos motivos a ella misma se le escapaban, siempre la había atraído, desde mucho antes de conocerlo, la posibilidad de hacer el amor con desconocidos, y si el afecto sincero que sentía por su marido había ocultado durante cierto tiempo esa singularidad, esa semana en que había estado sola en un hotel, su irresistible inclinación la había vuelto a atrapar, hostigándola día y noche hasta obligarla a pasar al acto. El deseo súbito que la arrebató, afirmaba la muchacha, había sido como un ataque de locura, o como si, de golpe, hubiese pasado del mundo familiar a otro desconocido en el que únicamente su deseo existía, y todos los vínculos con su verdadera vida se hubiesen borrado. Antes y después de ese arrebato, en el mundo verdadero, era el amor por su marido y la vida en común que llevaban lo único que le importaba, y por esa razón se sentía menos culpable que desconsolada y perpleja.

El hombre la escuchaba aterrado, y esa noche de asco y aflicción se prolongó en un mes de pesadilla: recriminaciones y violencias, gritos y llantos, silencios y amenazas, pasaban de uno al otro, día tras día, en un desgarramiento prolongado. Decidían separarse para siempre, y unos minutos más tarde copulaban con rabia y desesperación en la noche insomne y sin fin. En vez de calmarlos, el alcohol los exasperaba, y sentían que el dolor y la furia nunca dejarían de crecer, hasta que, al cabo de algunas semanas, el rencor, la tristeza y la impotencia, atenuándose, dieron paso a una calma insensible y gris. Ya no hablaron de separarse, pero ella, para pagar de algún modo el precio de su singularidad, se resignó a responder, sin omitir un solo detalle, a los interrogatorios interminables acerca de su brusco arrebato a que él la sometía. Se vio obligada a contestar, una y otra vez, las preguntas más extrañas, relativas a la duración de su acto, a

las posiciones en las que lo había realizado, al cuerpo del hombre, a la intensidad de su goce, a las frases que intercambiaron, al aspecto de la pieza donde habían estado, a la iluminación, al orden de los acontecimientos, a la hora. Mil veces las preguntas salían por entre los labios del hombre, que la miraba fijo mientras las formulaba, en busca de nuevos y curiosos detalles o de una sempiterna confirmación, y mil veces ella le respondía con sinceridad exacta y escrupulosa, sin siquiera pensar en lo que esa sinceridad podía tener de hiriente para su marido. Y a tanto llegó esa exigencia de verdad que, cuando la tormenta pareció amainar, y siguieron viviendo en una calma aparente como si no hubiese pasado nada, ella se creyó en la obligación de decirle que no estaba segura de que en el futuro el arrebato no se repetiría.

Él la escuchó en silencio, pero era fácil adivinar en su mirada que ya que no podían separarse le pediría algo a cambio, lo que en efecto sucedió unos días más tarde: él, le dijo, la aceptaba como era, pero no quería que las cosas pasaran a sus espaldas o en su ausencia. Que esos arrebatos de ella, si él los aceptaba, eran un bien común que poseían y que debían administrar juntos.

Perpleja y curiosa, y con cierto alivio también, porque esa propuesta la liberaba de sus sentimientos de culpa, la mujer aceptó.

lunes, 13 de junio de 2022

0577: No, no me estoy poniendo viejo

—Te estás volviendo viejo. Has dejado de ser tú, te estás volviendo amargado y solitario.

—No, no me estoy volviendo viejo, me estoy volviendo sabio. He dejado de ser lo que a otros agrada para convertirme en lo que a mí me agrada ser, he dejado de buscar la aceptación de los demás para aceptarme a mí mismo, he dejado tras de mí los espejos mentirosos que engañan sin piedad.

No, no me estoy volviendo viejo, me estoy volviendo asertivo, selectivo de lugares, personas, costumbres e ideologías.

He dejado ir apegos, dolores innecesarios, personas, almas, y corazones, no es por amargura es simplemente por salud.

Dejé las noches de fiesta por insomnios de aprendizaje, dejé de vivir historias y comencé a escribirlas, hice a un lado los estereotipos impuestos, dejé de usar maquillaje para ocultar mis heridas, ahora llevo un libro que embellece mi mente.

Cambié las copas de vino por tazas de café, me olvidé de idealizar la vida y comencé a vivirla.

No, no me estoy poniendo viejo.

Llevo en el alma lozanía y en el corazón la inocencia de quien a diario se descubre.

Llevo en las manos la ternura de un capullo que al abrirse expandirá sus alas a otros sitios inalcanzables para aquellos que sólo buscan la frivolidad de lo material.

Llevo en mi rostro la sonrisa que se escapa traviesa al observar la simplicidad de la naturaleza, llevo en mis oídos el trinar de las aves alegrando mi andar.

No, no me estoy volviendo viejo, me estoy volviendo selectivo, apostando mi tiempo a lo intangible, reescribiendo el cuento que alguna vez me contaron, redescubriendo mundos, rescatando aquellos viejos libros que a medias páginas había olvidado.

Me estoy volviendo más prudente, he dejado los arrebatos que nada enseñan, estoy aprendiendo a hablar de cosas trascendentes, estoy aprendiendo a cultivar conocimientos, estoy sembrando ideales y forjando mi destino.

No, no es que me esté volviendo viejo por dormir temprano los sábados, es que también los domingos hay que despertar temprano, disfrutar el café sin prisa y leer con calma un poemario.

No es por vejez por lo que se camina lento, es para observar la torpeza de los que a prisa andan y tropiezan con el descontento.

No es por vejez por lo que a veces se guarda silencio, es simplemente porque no a toda palabra hay que hacerle eco.

No, no me estoy poniendo viejo, estoy comenzando a vivir lo que realmente me interesa. 

domingo, 5 de junio de 2022

0576: la importancia del trasero

“Una curiosidad

El ancho de los ferrocarriles (distancia entre los 2 rieles) de Estados Unidos es de 4 pies y 8,5 pulgadas.

¿Por qué se usó esa medida?

Porque ésta era la medida de los ferrocarriles ingleses y, como los ferrocarriles americanos fueron construidos por los ingleses, esta medida fue usada por una cuestión de compatibilidad.

¿Por qué usaban los ingleses esta medida?

Porque las empresas inglesas que construían los vagones eran las mismas que construían las carrozas antes de que existiera el tren y utilizaron los mismos elementos que usaban para fabricar las carrozas.

¿Por qué las carrozas tenían esa medida (4 pies y 8,5 pulgadas)?

Porque la distancia entre las ruedas de las carrozas debería ser tal que pudiesen caber en las antiguas callecitas de Europa, que tenían exactamente esa medida.

¿Y por qué las callecitas tenían esa medida?

Porque estas calles fueron abiertas por el Imperio Romano, durante sus conquistas, cuyas medidas estaban basadas en los antiguos carros romanos.

¿Y por qué los carros romanos tuvieron esa medida?

Porque se hicieron para acomodar el trasero de 2 caballos.

Finalmente – y ahí quería yo llegar – el trasbordador orbital norteamericano “Shuttle” utiliza 2 tanques de combustible (SRB por “Solid Rocket Booster”) que son fabricados por Thiokol, en el estado de Utah.

Los ingenieros que lo proyectaron preferían haberlo hecho más grandes, pero tuvieron limitaciones por los túneles de los ferrocarriles en donde serían transportados, ya que estos tenían sus medidas basadas en la trocha del tren.

CONCLUSIÓN:

El ejemplo más avanzado de la ingeniería mundial en diseño y tecnología está condicionado por el tamaño del trasero del caballo romano…” 

jueves, 2 de junio de 2022

0575: frases

 

"Vi su cara y pensé, mierda, la quiero. ¿Qué haré? Lo mejor que podía hacer era actuar con indiferencia; no hay que dejar que se den cuenta de que te interesan, porque si no, te liquidan".

Charles Bukowski

 

Pensé que cuando me decían "vendrá algo mejor", se trataba de una persona.

Nunca imaginé que era mi madurez, mi independencia y mi plenitud.

Desconocido

 

"Yo sé querer y sé amar. pero tengo un gran defecto, no sé rogar".

Marilyn Monroe

 

"Los animales son una fuente de inspiración. No saben mentir... La tele me pone enfermo en cinco minutos, pero miro un animal durante horas y solo veo gracia y gloria, la vida tal y como debería de ser".

Charles Bukowski.

 

El volumen nunca es suficiente cuando amas la canción ...

 

Días en que me siento como un castillo de arena construido a la orilla del mar… el resto te lo contaré en otro momento... viene una ola!!!

 

 "Nunca le pregunto a un hombre a qué se dedica, porque no me interesa. Le pregunto acerca de sus pensamientos y sus sueños. Más allá de nuestras iniciativas hechas para sobrevivir, está lo que nos hace vivir".

H. P. Lovecraft

 

Al final, las almas gemelas siempre se encuentran, porque tienen el mismo escondite.

Robert Brault

 

 "А esta altura de mi vida no necesito más tormentas, más bien calma. Porque guerra me da cualquiera, pero paz casi nadie".

Desconocido

 

sábado, 28 de mayo de 2022

0574: NO TE MUERAS CON TUS MUERTOS.

¿Sabías que, cuando lloras a tus muertos, lloras por ti y no por ellos?

Lloras porque “los perdiste”, porque no los tienes a tu lado.

Te pones a pensar, ¿qué será de mi sin ellos?

Entonces si tus muertos ya no están, ¿dónde están?

Sí se han ido. Ahora están en otro lugar

¿Ese lugar es mejor que este?

Muchas creencias hay, respecto a qué les sucede a nuestros seres queridos, una vez que han partido; lo único que podemos afirmar; es que, el lugar donde se encuentran depende de ti.

¿De mí?

Sí, de ti...

Sí en tu recuerdo las rodeas de tristeza, agonía, enfermedad; y te centras en cómo terminó sus días, en vez de como llevo su vida hasta el día de...ahí, ¡en ese lugar permanecerá!

En cambio, si en tu recuerdo conmemoras sus vivencias, anécdotas y alegrías, centrándote en el hecho que ya no sufren más; en ese momento dejarás de llorarlos y los recuperarás en el recuerdo, para que te sigan acompañando con la alegría de todo lo vivido.

No te mueras con tus muertos. Si realmente los amabas VUELVE a amarlos y esta vez con mayor fuerza, con mayor pureza. Con mayor entrega.

Respetamos tu dolor, y tu manera de expresarlo.

Sabemos que lloras y llorarás sin consuelo. Pero…

Hoy te digo:

No te mueras con tus muertos, hazles honor viviendo tu vida como ellos hubieran querido que lo hicieras, como ellos la hubieran vivido....