jueves, 21 de enero de 2021

0497: “año del buey”

No ha comenzado aún, lo hará el próximo 12 de febrero. Los chinos se rigen por el calendario lunar; para recibir al año nuevo suelen hacer concurridas celebraciones en la que brillan fuegos artificiales y desfile de dragones.

Es para ellos tiempo de reuniones familiares en las que cantan esta pegajosa canción:

我不会忘记那年,因为他留给我好买东西,我给自己留了一只山羊,一头黑驴,一头白马和一个好婆婆。

Para la fecha suelen reunirse en familia, con lo cual se produce la mayor migración humana del planeta. Seguramente, este año, a causa de la pandemia, será distinto. De todas maneras, a diferencia de Occidente, las autoridades chinas toman medidas muy severas para la protección de la vida de sus ciudadanos –aunque se les vaya la vida en ello– y todo el mundo obedece, como en los tiempos de Puyi.

Pero volvamos al horóscopo. Lo primero que hay que señalar es que, si usted es nacido bajo el mismo signo del año que comienza, será un año de mala suerte.

La mala suerte se contrarresta colocándose un listón rojo durante los doce meses.

Los nacidos en este año, sin embargo, serán inteligentes, bondadosos, gente de ambiciones e ideales, con gran apego a la familia y al trabajo.

Realmente se trata del “año del buey de metal”

El componente metal es importante, porque es lo que energiza a este año, tengamos en cuenta que los bueyes son animales de trabajo, dos bueyes en una yunta tienen un poder de tracción raras veces superado, aunque se han visto casos.

Los bueyes son honestos y sinceros: nadie ha visto nunca a un buey robando o mintiendo. 

No se trata, además, de cualquier metal: es el “año del buey de oro”

Esto barrunta prosperidad, particularmente para China, que es la dueña del horóscopo, porque en el resto de la humanidad se anuncian dificultades económicas y caídas en el PIB, en el IPC, en el BID, en el BTV y hasta en el PIN, quizá el único incremento que se vislumbra es el de Telegram. Del Twitter, mejor no hablar, no vaya a ser que nos lo bloqueen.

De todos modos, no deja de ser curioso que el país que fue epicentro de la pandemia, sea el que mejor se recupera. No vamos a elaborar ninguna teoría al respecto, afirmación esta última que ya es tendenciosa.

Por otro lado, este será el año de la vacuna, denominación que viene de la vaca, que vendría a ser la esposa del buey, si este no hubiese tomado la decisión irrevocable de mantenerse soltero.

El tema suscitará polémicas y controversias (el de la vacuna, digo, no el de la soltería del buey, aunque también y cuidado si no más).

Parece que este año estará marcado por la pandemia y la posibilidad de generar eso que llaman «inmunidad de rebaño»

Ojalá que logremos la inmunidad y no terminemos convertidos en un rebaño a merced de los amos del planeta. 

En lo que toca a nosotros, las cosas serán muy parecidas al año anterior, solo que un poquito peor, como ya es tradición en las últimas dos décadas. Es decir, en la práctica, para nosotros no entrará el año del buey de oro, sino que tocará seguir con la rata. 

domingo, 17 de enero de 2021

0496: ¿existió el año 2020?

 

Para los que vivieron en una burbuja es difícil sostener la existencia de un año, cuando lo único importante fue defender la vida frente a la muerte. A nadie le importaba si era lunes o domingo. 

Un año que se pasó entre desayuno, almuerzo, cena, cama y preocupación parece un texto que describe una sociedad distópica. 

El 2020 nos deja un lodazal de incertidumbres y un mar de enseñanzas.

La pandemia dejó al descubierto la debilidad del sistema basado en el mercado.

La pandemia -mejor que un experto- demostró que, sobre todo, la salud en manos del mercado no funciona. 

El nacionalismo de los muertos se expresó a través de medir la capacidad de resistencia nacional, el objetivo parecía ser tener la menor cantidad de muertos. Un conteo macabro.

Cada país tiene su método de medición lo que hace imposible comparar. Países sin prensa ni instituciones libres suelen alterar sus estadísticas.

El método para combatir la pandemia no fue uniforme, sin embargo, hubo similitudes, probablemente Suecia fue la excepción. Al ser la irregularidad, Suecia fue el país más golpeado por el nacionalismo de los otros, se magnificaron los errores y se minimizaron los aciertos.

Pero, también hubo un nacionalismo interno, “nuestro método es el mejor”. Las críticas llegaron con la segunda ola.

El nuevo año no llega con soluciones, llega con preguntas. Y, no ha eliminado el miedo.

Creer que la vacuna es la solución es una simpleza porque no implica la eliminación del virus.

La gente tendrá que acostumbrarse a coexistir con la Covid-19 y ello implica hacer permanentes algunos de los resguardos como lavarse las manos con más frecuencia, la distancia social, evitar aglomeraciones y el barbijo cobrará ciudadanía mundial.

El miedo sigue gobernando nuestro comportamiento, no ha reculado. 

La pandemia dejó al descubierto la debilidad del sistema basado en el mercado. La pandemia -mejor que un experto- demostró que, sobre todo, la salud en manos del mercado no funciona. 

Hasta los gobiernos más ortodoxos en términos liberales tuvieron que salir a socorrer empresas y a dar protección social y económica a las víctimas de la mercadización sobre todo en los sectores de la salud y la asistencia social.  

Como siempre hay optimistas que pensaron que la pandemia iba a ser el punto de partida de un cambio radical. Más empatía, solidaridad, igualdad, etc. pero el miedo no es acelerador de cambios es freno, es conservador y reaccionario. 

Si antes el mundo se dividía entre capitalismo y comunismo hoy el mundo se divide entre “los que tienen miedo y los que tienen bronca”

Los que tiene miedo ya estaban prisioneros de su miedo antes de la pandemia, no otra cosa implica vivir rodeados de murallas, con policías privados y escuelas exclusivas. O con policías fronterizas multinacionales que actúan de guardianes de muros legales.

Los que tienen bronca tampoco son producto de la pandemia. La bronca y la furia tenía expresiones que van desde la delincuencia hasta la curiosidad de ver que hay detrás los muros, pero, el sólo hecho de pasar por encima de ellos, aunque sea por curiosidad, los convierte en delincuentes.  

La paradoja que nos dejará la pandemia es la unidad de contrarios. Los que tienen miedo y los que tienen bronca están dispuestos a perder su libertad por un gramo de salud y algunos centímetros de vida, por eso me temo que voten en las próximas elecciones por soluciones autoritarias y dictatoriales.

El periodismo profesional, es el que nos permitirá el debate para abrir el diafragma cerebral apuntando los peligros de las soluciones autoritarias y antidemocráticas.

Y… para cumplir con la tradición: ¡Feliz año nuevo!

miércoles, 6 de enero de 2021

0495: carcajéate

– ¿Quién inventó los preservativos?
– Los Reyes Magos.
– No puede ser…
– Sí, mi papá me dijo que los Reyes llegaron con dádivas, regalos y con dones.

 

– ¿Qué es una solterona?
– Una mujer que ha pasado muchas Navidades pero ninguna Nochebuena.

 

– El tipo era tan, pero tan viejo que lo llamaban Árbol de Navidad.
– ¿Por qué?
– Porque tenía las bolas de adorno.

 

Dos niños hablando de lo que has aprendido en la clase de religión.

– Oye, ¿y tú que piensas de ese tal Satanás?

– Psche, acuérdate de lo que paso con los Reyes Magos o con el Ratoncito Pérez, seguro que Satanás también son los padres.

 

Un niño les escribe a los Reyes Magos una carta, y les pide 3.000 pelas para comprarse unos zapatos en invierno. En la oficina de correos no saben qué hacer con la carta, así que la abren, la leen, y se quedan tan enternecidos que hacen una colecta y le mandan al niño otra carta con 1.000 pelas.
Al cabo de unos días, reciben otra carta para los reyes magos, que dice: “Queridos Reyes Magos, muchas gracias por el dinero. Pero la próxima vez no lo mandéis por correo, porque algún cartero hijo de puta se ha quedado con 2.000”.


Mama, si Dios nos da de comer, la cigüeña trae a los niños de Paris, y Santa Claus y los Reyes Magos nos traen los regalos… Me quieres decir entonces ¿para qué sirve mi padre?

 

– Oye, ¿y tú que le vas a pedir a los Reyes Magos?

– Un tren eléctrico, un coche de juguete…. ¿Y tú?

– Un tampón.

- ¿Y eso qué es?

– Pues no lo sé exactamente, pero tiene que ser alucinante, mi hermana dice que puedes correr, nadar, saltar, caerte… y no pasa nada. 

jueves, 31 de diciembre de 2020

0494: una antigua plegaria hebrea

 

“Que tus despertares te despierten. Y que al despertarte, el día que comienza te entusiasme.

Y que jamás se transformen en rutinarios los rayos del sol que se filtran por tu ventana en cada nuevo amanecer.

Y que tengas la lucidez de concentrarte y de rescatar lo más positivo de cada persona que se cruza en tu camino.

Y que no te olvides de saborear la comida, detenidamente, aunque solo sea pan y agua.

Y de encontrar algún momento en el día, aunque sea corto y breve, para elevar tu mirada hacia lo alto y agradecer por el milagro de la salud, ese misterio y fantástico equilibrio interno.

Y que logres expresar el amor que sientes por tus seres queridos.

Y que tus abrazos, abracen. Y que tus besos, besen.

Y que los atardeceres no dejen de sorprenderte, y que nunca dejes de maravillarte.

Y que llegues con satisfacción al anochecer por la tarea realizada durante el día.

Y que tu sueño sea calmo, reparador y sin sobresaltos.

Y que no confundas tu trabajo con la vida, ni tampoco el valor de las cosas con su precio.

Y que no te creas más que nadie porque solo los ignorantes desconocen que no somos más que polvo y ceniza.

Y que no te olvides, ni por un instante que cada segundo de la vida es un regalo, un obsequio y que si fuéramos realmente valientes, bailaríamos y cantaríamos de alegría al tomar conciencia de ello.

Como un pequeñísimo homenaje al misterio de la vida que nos abraza y nos bendice “

Feliz último día del 2020

martes, 22 de diciembre de 2020

0493: Chistes de vascos y sevillanos

 

Un vasco entra en una tienda con una motosierra eléctrica:

- Oiga, usted me dijo que esta motosierra que he comprado cortaba cien árboles a la hora. La he probado, y como mucho corta cinco.

- Pues no se preocupe que ahora la probamos...

Arranca la motosierra el dependiente, y al oírla dice Patxi:

- Aibalaostia tú, ¿y ese ruido?


Dos vascos a la salida de un examen de matemáticas.

- Oye, Iñaki, ¿a ti que te dio el segundo problema?

- ¿A mí? Infinito.

- ¿Sólo?


Un guía sevillano les explica a los turistas:

+ Y aquí Carlos V mandó construir un castillo

- Pero si aquí no hay ningún castillo

+ Y… lo mandó construir, lo que pasa es que no le hicieron ni caso.


Dos vascos están recogiendo setas en el campo y de repente grita uno:

"¡Mira, Iñaki, un Rolex!"

E Iñaki le contesta:

"Patxi, joder, ¿a qué estamos? ¿a setas o a Rolex?"


Están tres bebes en la maternidad y empiezan a hablar:

El primero dice:

– Yo debo de ser un niño, tengo los patucos azules.

El segundo se mira y dice:

– Pues yo debo ser una niña, tengo los patucos rosas.

Y dice el tercero:

– Entonces yo debo ser de Bilbao, porque tengo unos huevos tan grandes que no me veo los patucos.


Patxi mirando al horizonte

– ¿Qué haces Patxi?

– Arrancando la moto

– Si eso se hace con una patada

– Pues que te crees que he hecho…


Dos vascos que se encuentran, y uno le dice a otro:

– Oye Patxi, me han dicho que tu hija está con gonorrea.

– A mí mientras sea vasco me da lo mismo como se llame.


Esto son dos andaluces de Jaén hablando:

- Me he liado con una sevillana y me ha llevado a ese sitio de bailar a zapatazos.

- ¿Tablao flamenco?

- No, no, habla español, raro, pero español.

jueves, 10 de diciembre de 2020

0492: no supe cómo titularlo

 

Soy madre. Tengo tres hijos. Fui al médico porque tengo pérdida de memoria y dificultad para concentrarme. El doctor me dice que tengo que dormir 8 horas de 24.

Me duele la espalda. El ortopedista dice que tengo que hacer actividad física regular y pilates 2-3 veces a la semana.

La maestra de mi hijo mayor dice que el niño necesita que la vigile mientras hace sus deberes. El hijo más joven también tiene una maestra, y también tiene tareas, trabajos, maquetas y ferias culturales, presentaciones semanales en la escuela y los dos siguen haciendo deportes (ellos esperan ansiosamente que yo los vea, sentada en las gradas)

El alergólogo de mi hijo menor dice que el niño necesita que cocine comida fresca sin ningún ingrediente de los 30 para los que tiene alergia. Que tengo que comprar todo fresco, cocinar en casa, pelar más y desempaquetar menos. Eso lleva el doble de tiempo, nown?

Mi esposo y mi hijo mayor dicen que la comida del pequeño es insípida y que no pueden comer, así que tengo que cocinar otra cosa.

Los especialistas en educación y los psicólogos dicen que hay que pasar 30 minutos diarios con cada niño para un desarrollo armonioso.

El pediatra dijo que los dos deben tomar sol y pasar diariamente una hora en el parque al aire libre y que eso le hace bien al cerebro.

Las facturas mensuales dicen que tengo que trabajar todo el tiempo.

El especialista en educación y desarrollo dice que lo mejor es dejar a los niños explorar cuando juegan y que pueden ensuciarse, incluso cuando esto significa lavar ropa todos los días.

El especialista en terapia de pareja dice que los dos cónyuges deben salir a una cita romántica o pasar un tiempo juntos 1-2 veces por semana.

La ciencia dice que el sexo es la vida es que las parejas armoniosos lo practican 2 a 3 veces a la semana

Las mujeres de carrera exitosa dicen que una mujer debe invertir en su carrera, estar actualizada y hacer cursos y también reservar un tiempo para cuidar de su propio aspecto, que se tiene que cuidar.

El psicólogo dice que necesito tiempo para mí.

Así que ahora busco un experto en brujería que me muestre cómo hace todo en 24 horas.

(Texto: Eliane Rosso)

jueves, 26 de noviembre de 2020

0491: Con mi mujer en la casa no es cuarentena, es prisión domiciliaria.

La gente me pregunta si el Covid-19 es tan grave como dicen. Yo les respondo que están cerrados los casinos, los cabarets y las cantinas; las sinagogas, los templos y las iglesias; cuando el cielo y el infierno se ponen de acuerdo es porque la cosa está de la chingada.

No sé qué me da más miedo, si tomarme la temperatura o pesarme.

Me dan ganas de meterme a la lavadora de ropa para dar una vuelta.

¿Me pregunto si será muy pronto para poner el árbol y el Nacimiento? Es que ya no sé qué hacer.

Acaban de extender la cuarentena hasta cuatro kilos más.

El perro me mira como diciendo: viste que estando encerrado te dan ganas de romper todo.

Estoy tanto tiempo en mi casa y sin trabajar que tengo miedo de volverme político.

Antes no me dejaba salir mi ex y ahora no me deja salir el gobierno, ni para soltero sirvo.

Yo me pregunto: ¿qué hago con la agenda 2020 que me compré?

Ahora que todo el mundo sabe lavarse las manos pasemos al siguiente paso: el sobaco.

En mi casa todos los caminos conducen al refrigerador.

Este virus es terrible, me está achicando toda mi ropa.

Ayer empecé los ejercicios en casa, hoy falté porque todavía no me han dado los horarios.

No sé si venceremos al coronavirus, pero si todos aplaudimos mucho a los médicos tal vez matemos suficientes mosquitos como para vencer al dengue.

Cuando todo esto pase, el cuerpo humano va a estar compuesto de un 70 por ciento de grasa y un 30 por ciento de alcohol en gel.

Primero fue difícil aceptar #QuédateEnTuCasa. Ahora viene algo más difícil: #QuédateEnTuTalla.

Después de esta cuarentena me pueden invitar a las reuniones de Avón que yo voy, se los aseguro.

Según los libros de historia, en la Edad Media el final de la peste se festejaba con una orgía, ¿alguien sabe si hay algo previsto?