viernes, 21 de septiembre de 2018

0264: el amor y otras zarandajas


Soy un tonto enamoradizo ridículamente emocional y demasiado sentimental. Supongo que por eso le dije en nuestra segunda cita que la amaba. Había hecho un gran esfuerzo hasta ese momento por retenerme. En serio. Quería decírselo en la primera cita, pero sabía que sonaría raro.
Al igual que para la mayoría, nuestro período de citas duró muy poco tiempo. Después de dos meses de polvos esporádicos  ya estábamos comprometidos, y tres meses después de eso ya estábamos casados. Y durante todo ese tiempo estuve en éxtasis, tenía un fuego que ardía, de la misma forma en que había ardido en esa segunda cita: estaba enamorado.
Ahora que ya soy un poco mayor y tengo más experiencia en esta relación, me he dado cuenta finalmente de algo que no había querido admitir durante mucho tiempo, pero que es innegable.
No la amaba en esa segunda cita.
No la amaba cuando nos comprometimos.
Ni siquiera la amaba cuando nos casamos.
Estar tontamente enamorado no es amor. Que le digas a alguien que lo amas no significa que sea cierto. Por eso mi esposa sólo me sonrió a medias. Ella sabía, a diferencia de mí, qué es realmente el amor.
Es hora de que modifiquemos nuestra forma de referirnos al amor. Es hora de que redefinamos qué consideramos amor. Porque hasta que lo hagamos, el adulterio continuará siendo algo común, al igual que los matrimonios sin amor y los divorcios. Seguiremos viviendo una película de Disney en nuestra mente y una tragedia en nuestras vidas.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

0263: la fotografía que jamás fue mía


La verdad es que el amor empieza como un vino en copa de cristal y acaba como limonada en vaso de plástico. Ella buscaba su cepillo para el pelo y se le pusieron los pelos de punta por culpa de la fotografía de una mujer. Yo no estaba en situación de llevarle la contraria. Cómo explicar lo inexplicable. Ella lloraba, sorprendida. El espanto de quien acaba de perderlo todo en veinte segundos. Era una mujer adorable que, de golpe, descubría que la vida es terrible y que su matrimonio hizo crash. ¡Cómo me arrepiento ahora de no haberla abrazado!

Pero me incomodaba que sus lágrimas siguieran derramándose, y todo el mundo me estaba mirando. Siempre resulta bastante embarazoso quedar como un cabrón en público.  En lugar de pedirle perdón, le dije: Apúrate, perderás el avión. No dije nada para salvarla. Hoy, sólo con recordarlo, mi corazón se pone a temblar.

Ella tenía una mirada reclamante, apenada, enturbiada, odiosa, apaleada, inquieta, decepcionada, inocente, orgullosa, despreciativa. Nunca la olvidaré: aquella mirada estaba descubriendo el dolor. Tendré que aprender a vivir con esa mierda sobre las espaldas.

Nos apiadamos de los que sufren, pero no de los que dañan a los demás. Apáñate, que ya eres mayorcito, viejo. Eres el hombre que no cumplió sus promesas. Luego, anduve solo, con el corazón roto, bebí, abandonado como nunca nadie lo fue, sintiéndome como un montón de mierda, injusto y monstruoso.  Hay noches en las que dormir sería un lujo. Dormir para poder despertar de esa pesadilla. A uno le gustaría que todo eso no hubiera ocurrido. A uno le gustaría pulsar la tecla Suprimir

Ya que, cuando uno hace sufrir a otra persona, el más perjudicado es uno mismo.

domingo, 16 de septiembre de 2018

0262: por qué van a putas


“Si tuviese una vida sexual activa en casa, definitivamente no utilizaría a las escorts, pero mi mujer nunca quiere”
“Estamos felizmente casados, aún salimos, pero en lo que concierne al sexo… supongo que me he rendido”
Es una de las explicaciones más frecuentes: ante la frustración sexual, los hombres prefieren recurrir a una profesional antes que tener una aventura puesto que eso es menos arriesgado para su matrimonio. 

“Era un buen chico católico. Estaba cachondo el 99% del tiempo por eso, pero es la elección que había tomado por la manera en que me criaron… Y entonces llegué a ese punto donde la cosa era: ¿Por qué? ¿Es de verdad el coito un pecado?”

En algunos casos, hasta juega un papel sanador: es lo que ocurre con Paul, un jubilado que cayó en una severa depresión después de divorciarse de su esposa. “Me hace sentirme mejor y ayuda con mi depresión”, reconoce. “Quiero algo, ella quiere dinero, los dos estamos felices. Fin”.

En otros casos, quizá minoritarios, pero igualmente relevantes, la puta llega allí donde las relaciones heterosexuales convencionales no llegan. Jonás, es un 'cross desser' al que le gustan las mujeres. “Tengo mis necesidades, quiero sexo”; explica. “Esta es la única manera en que puedo hacerlo… Me siento especial, aliviado”.

Es también el caso de Nicolás, un cuarentón soltero con gustos peculiares: “Si conoces a alguien, incluso si lo conoces desde hace un mes, te preguntas, ¿cómo saco a pasear el fetichismo en nuestra relación?”, se pregunta. “Es lo que para eso me sirven las escorts, ya que listan sus servicios, así que si hay cosas que quieres probar, están ahí”. 
Algo común en muchos casos es ver los encuentros con prostitutas como una faceta separada del resto de sus vidas: “Las escorts proporcionan esa situación compartimentada en la que puedo experimentar sin que me juzguen”.

jueves, 13 de septiembre de 2018

0261: citas notables


“Si alguien te dice que ama a Dios, pero no ama a su prójimo, está mintiendo”

“Mientras menos palabras pronuncie un hombre, menos errores comete”

“Optimistas y pesimistas experimentan la misma muerte, pero viven vidas muy diferentes”

“No es que sea más inteligente, es simplemente que permanezco más tiempo pensando en los problemas”

“Los niños son como cemento fresco: Todo lo que cae sobre ellos, deja una marca”

“Algo que no ha ocurrido en miles de años, puede ocurrir en el próximo instante”

“Deberíamos utilizar nuestra imaginación más que nuestra memoria”

“Trabaja en no necesitar aprobación del resto, y serás libre para ser quien realmente eres”

“Recuerda, no hay nada que puedas hacer para cambiar el pasado, pero sí puedes ocupar sus lecciones para mejorar tu futuro”

miércoles, 12 de septiembre de 2018

0260: ¿Qué es exactamente sexualizar?


Lo digo porque, calva o calvo, guapa o feo, una mujer es una mujer y un hombre es un hombre.
Una cosa es el sexo, otra la sexualidad y otra el erotismo. ¿De qué nos quejamos exactamente?
Y ya que estamos ¿qué es la belleza? Es lo que nos provoca placer, ya sea intelectual o sensorial.
El concepto de belleza es en gran medida cultural. Pero ¿es sólo cultural? Parece que existen aspectos como la armonía o la simetría que no lo son. También existen aspectos relacionados con la salud (que se traducen en el físico, como el tono muscular, el brillo del pelo, la suavidad de la piel) o puramente emocionales (la sonrisa) que son universales.
Dicho esto: ¿qué tiene de heteropatriarcal exponer un cuerpo femenino bello? Pues tiene mucho, ya que se utiliza a la mujer como objeto (esta es la clave) sexual para atraer la atención del público masculino sobre determinados productos, que a la vez son fabricados y publicitados mayoritariamente por hombres.
Pero hay otra parte que no tiene nada que ver con el heteropatriarcado, sino con nuestra condición de seres sexuados, lo que nos impulsa de forma instintiva a percibir y a sentir a una mujer como una candidata con la cual  establecer una relación sexual. Esto es así... por la maldita selección natural, o por lo que sea, pero yo diría que por suerte, porque las relaciones entre hombres y mujeres pueden ser maravillosas y el mundo gira alrededor de ellas. Y ¡ojo! no digo que nuestro objetivo sea encontrar pareja, digo que nuestro objetivo como especie es unirnos y reproducirnos, aunque finalmente no lo hagamos, y que nuestros cuerpos son vehículos de ese deseo inevitable.
Si a ese deseo le sumas la belleza de un cuerpo sano, tonificado, de facciones proporcionadas y sonrisa sincera, pues oyes, que al heteropatriarcado le pueden dar mucho por saco, porque yo voy a seguir alegrándome el cuerpo y la vista mientras pueda.

lunes, 10 de septiembre de 2018

0259: plagio


—don Pancho, déjenos hacer nuestro trabajo la policía recuperara a su esposa y si no lo logramos, también sale ganando pues le ahorramos 250.000 dólares.
— ¿Y acepto?
—Claro que si, en este país ganar 250.000 no es moco de pavo. Con esa cantidad en el bolsillo podrá consolarse de su perdida
— ¿Y el amor?
—Después de 20 años de matrimonio ya no existe amor, solo la costumbre, y las costumbres pueden ser cambiadas, pero no volver a ganar esa cantidad de dinero.
— ¿Y cómo les fue en su pesquisa?
—Después que les indicamos a los secuestradores que no les daríamos un centavo y que si no devolvían a la susodicha sana y salva los cazaríamos y los mataríamos, tal como lo mandan las ordenanzas policiales, los secuestradores no dieron señal alguna, ni volvieron a llamar a don Pancho.
— ¿Y se supo algo de la esposa?
—Seis meses buscamos por todo el país y nada y dimos por cerrado el caso. Diez años después nos enteramos que don Pancho la encontró en el Paraguay y que ambos se perdonaron.

viernes, 7 de septiembre de 2018

0258: Escolios según Nicolás Gómez Dávila


1. La justicia inmanente postula que sólo un revolucionario fusile a otro.
2. Las revoluciones no son hijas de pobres envidiosos o famélicos, sino de ricos pusilánimes o ambiciosos. 

3. Basta mirar al que nos insulta para sabernos vengados. 
4. Las opiniones no son el origen de los partidos. Los partidos son el origen de las opiniones. 

5. Cada generación nueva acusa a las pretéritas de no haber redimido al hombre. Pero la abyección con la que la nueva generación se adapta al mundo, después del fracaso de turno, es proporcional a la vehemencia de sus inculpaciones. 

6. Para la defensa de la libertad basta un soldado; la igualdad, para imponerse, necesita un escuadrón de policías. 

7. Divisa para el joven izquierdista: revolución y coño.
8. Marx ha sido el único marxista al que el marxismo no abobó. 

9. Cuando oímos hoy exclamar: "¡Muy civilizado! ¡Muy humano!", no debemos vacilar: se trata de alguna abyecta tontería. 

10. Una constitución política no dura porque es buena, sino es buena porque dura. 
11. Sólo un talento evidente hace que le perdonen sus ideas al reaccionario, mientras que las ideas del izquierdista hacen que le perdonen su falta de talento. 

12. El acto de despojar de sus bienes a un individuo se llama robo, cuando otro individuo lo despoja. Y justicia social, cuando una colectividad entera lo roba. 

13. No demos a nadie la ocasión de ser vil. La aprovecha. 
14. El mal humor es secreción específica del intelecto de izquierda.
15. Negarse a admirar es la marca de la bestia.
16. Mientras más graves sean los problemas, mayor es el número de ineptos que la democracia llama a resolverlos. 

17. El tonto no sale de las ideas intermedias.
18. La sociedad del futuro: una esclavitud sin amos.
19. El pueblo no elige a quien lo cura, sino a quien lo droga.
20. El revolucionario es, a la postre, un individuo que no se atreve a robar solo. 

miércoles, 5 de septiembre de 2018

0257: porque el amor es una cosa y la palabra amor es otra cosa


— ¿Cuándo te diste cuenta?
—El día que Jose Menendez comenzó a odiarme
— ¿La quieres mucho?
—No, no la quiero, no la amo y tampoco la necesito
—“Fritz, tu siempre el mismo”
— ¡Caramba contigo Otto!
— ¿Por qué dices que no la amas?
—Pues… no sé cómo explicarte, pero no la amo
—El otro día vi como ella te besaba
—Ella es cariñosa conmigo y también con Corajudo
—Ella es feliz con sus dos perros
—¡Cuidado Otto!
— ¿No la amas porque la anterior te abandono?
—A Elsa tampoco la amaba.
— ¿El amor es malo?
—No lo sé. Sólo sé que me es muy difícil amar.

martes, 4 de septiembre de 2018

0256: revelaciones


1. Satán representa complacencia, en lugar de abstinencia
2. Satán representa la existencia vital, en lugar de sueños espirituales
3. Satán representa la sabiduría perfecta, en lugar del auto engaño hipócrita
4. Satán representa amabilidad hacia quienes la merecen, en lugar del amor malgastado en ingratos
5. Satán representa la venganza, en lugar de ofrecer la otra mejilla
6. Satán representa responsabilidad para el responsable, en lugar de preocuparse por vampiros psíquicos
7. Satán representa al hombre como otro animal, algunas veces mejor, la mayoría de las veces peor que aquellos que caminan en cuarto patas, el cual, por causa de su "divino desarrollo intelectual" se ha convertido en el animal más vicioso de todos
8. Satán representa todos los llamados "pecados", mientras lleven a la gratificación física, mental o emocional
9. Satán ha sido el mejor amigo que la Iglesia siempre ha tenido, ya que la ha mantenido en el negocio todos estos años

viernes, 31 de agosto de 2018

0255: ¿Se puede deprimir tu esposo después de las vacaciones?


Los esposos no comprenden las diferencias entre tiempo de vacaciones y tiempo de rutina y obligaciones.
Los esposos, no asimilan ni entienden por qué, de repente, desaparece el ocio de las vacaciones, los largos paseos y el tiempo extra que comparten con los amigos, conocidas y turistas en la playa.
La conclusión es que “el retorno a la rutina después de unas vacaciones puede resultar también muy duro para los esposos, lo que puede conllevar, como ocurre con algunas políticos, una depresión postvacacional”.
En situaciones normales, en pocos días o semanas, el esposo se adapta a la nueva situación y horarios, aunque hay casos en que esto se complica, debido a algún tipo de problema psicológico o fálico. Si el esposo presenta cambios en el comportamiento, tales como la pérdida del apetito, conductas destructivas o movimientos repetitivos, deberás acudir lo antes posible al geriátrico para obtener un diagnóstico que determine un tratamiento lo más adecuado posible.
El esposo también puede tender a escaparse de casa en busca de las añoradas excursiones por la playa, el campo o la montaña. Las fugas de los esposos son peligrosas, así que hay que procurar por todos los medios que el esposo no se escape. Las causas de que un esposo se escape de casa pueden ser diversas: aburrimiento, necesidad de más actividad física, miedo a determinados ruidos o ansiedad por la playa y las nudistas. La visita al geriátrico puede servir para averiguar por qué lo hace
La recomendación del geriátrico incluye siete apartados principales a tener en cuenta para el regreso de las vacaciones:
1. Volver gradualmente a las rutinas. En general, el retorno a la rutina del esposo se debe hacer de manera gradual, pero con firmeza, teniendo en cuenta los buenos hábitos.
2. Sistematizar la alimentación. Hay que vigilar la manera de alimentar a tu esposo, volver establecer las horas más adecuadas y en las cantidades acostumbradas.
3. Dar importancia a la higiene. La higiene y limpieza es uno de los factores que más influye en el comportamiento de los esposos: baño, corte de uñas y cepillado de los dientes son tareas fundamentales para una buena salud.
4. Lavar los juguetes eróticos. Hay que lavar o cambiar los juguetes, las camas, la ropa y cualquier otro elemento que el esposo haya utilizado durante las vacaciones fuera de casa.
5. Volver a la actividad amatoria habitual. Los horarios establecidos para las diferentes actividades diarias deben ser una prioridad para evitar el estrés o la depresión.
6. Observar atentamente el estado de ánimo. Lo que para las esposas supone una vuelta a la rutina, para los esposos supone volver a pasar más horas rompiéndose el alma en el trabajo.
7. Mantener la alerta ante posibles enfermedades. Lo más recomendable es empezar con una revisión médica completa, especialmente después de un periodo vocacional. Esta es la única manera de descartar cualquier infección contraída en un ambiente diferente.

jueves, 30 de agosto de 2018

0254: Mate-choice copying


“Las mujeres dicen que el hombre casado sabe más bueno”, dice una canción del grupo Garibaldi, que probablemente alguna vez cantaste más de alguna vez.  Y es que, aunque pareciera ser un secreto a voces, varias mujeres coinciden en que el hombre comprometido sería más atractivo.

¿Qué hay de cierto en esto? Una investigación que se hizo con peces gruppy, descubrió que este fenómeno, bautizado como Mate-choice copying, suele ocurrir más en hombres que en mujeres. “Muchas veces la hembra que ha observado a otra interactuar cambia su preferencia y elige al mismo macho que ha visto tener relaciones con la hembra observada”

En el fondo, las mujeres que ven cómo un hombre está emparejado con otra se hace más interesante porque es como si hubiese pasado una prueba y se ahorra el proceso de ver si ese hombre es “bueno o malo para cada una”. Así lo explica Gustavo, “copiar la elección de pareja ahorra esfuerzo, de manera que se aprovecha el trabajo de otras. Es como si el elegido hubiera pasado un examen de calidad. Si una hembra lo ha elegido antes, es porque tiene las cualidades deseadas”
El mate-choice copying además ayuda a agilizar el análisis y evaluación de las características de ese hombre como padre y ayuda ante la falta de experiencia que pueden tener las hembras jóvenes para evaluar la calidad de sus parejas.

Benemérito Escalante, explica que “en determinadas circunstancias resultaría adaptativo atender a lo que se denomina información pública (lo que hacen las demás hembras) y no depender exclusivamente de la percepción propia”, y agrega que “simplemente se trata de que percibir que un macho se ha apareado o ha sido escogido por otras hembras hace que resulte más atractivo, y viceversa”

También funciona con otras cosas
“Imitar a los demás tiene ventajas porque reduce costes”, afirma María Gutrie. Por esto, añade, “debería ser una estrategia a emplear siempre que estemos ante una elección difícil”

Finalmente Gustavo dice que “está demostrado que imitamos lo que hace la mayoría, y lo que hacen las personas de prestigio. Esto se observa en la vida diaria, en campos como la moda, y la psicología popular lo refleja con refranes como al país donde fueres haz lo que vieres. Es evidente que copiar a las personas exitosas es un movimiento lógico si queremos tener éxito”.

martes, 28 de agosto de 2018

0253: sinecuras


Consigue que te echen de un bar
En general, en el mundo hay dos tipos de borrachos. A unos siempre los echan de los bares y a los otros no los echan nunca. Si eres de estos últimos, te estás perdiendo una sensación única. Una persona con un mínimo de carácter, por poco que sea, tendrá enemigos y sitios donde no le reciban de brazos abiertos. A la hora de la verdad, no se nos define sólo por los amigos, sino también por los enemigos. Así que elige un tipo de bar que odies. Emborráchate de tequila a lo bestia y deja que tu cerebro de lagartija diga lo primero que se le pase por la cabeza. Será como soltar un chorro de orina en pleno salón.´

Consigue que te dejen seguir bebiendo en un bar cerrado
No me refiero a que te dejen tomar una copita rápida en la parte de atrás mientras están limpiando. Me refiero a beber hasta que entre el sol por las rendijas de las persianas cerradas. Para ganarte este privilegio, tendrás que invertir mucho tiempo y muchas propinas, pero la cosa merece la pena.

Métete en una buena pelea
Ya lo dijo Samuel Johnson: «Todo hombre se avergüenza de no haber sido soldado o marinero». Y los que llegan a la tumba sin haberse peleado alguna vez a puñetazos se van con la misma sensación. ¿Cuántas veces te marchas a casa pensando: «Mierda, tenía que haberle metido un buen mamporro a ese imbécil» La próxima vez, hazlo. Pega el primero, pega fuerte y asegúrate de tener razón. Puede que no ganes, pero al menos has estado metido en el ajo.

Aprende al menos una canción para cantarla borracho
Como cada vez estamos más fraccionados y mezclados étnicamente, hemos perdido el arte de la balada del borracho. Por supuesto que todos nos sabemos de memoria el viva Bolivia, pero ¿qué tienen de malo Mírala como se menea, Jumechi o, incluso, El trasnochador? Para aterrorizar a los empleados de un bar, no hay nada como una mesa de borrachos berreando una canción todos juntos. Así que, métele, a cantar y a disfrutar.

domingo, 26 de agosto de 2018

0252: romper y reconciliarse

Los vecinos de la UV 49, han apuntado que el patrón de ruptura y recuperación en un matriqui puede afectar la salud mental de las vecinas.
Los vecinos han estimado que más del 60 por ciento de los que han estado involucrados en este tipo de relaciones “intermitentes”, como por ejemplo Sam y Diane de ‘Cheers’, Ross y Rachel de ‘Friends’, Carrie y Mr. Big de ‘Sex and the City’, y más de un tercio de las vecinas que cohabitan informaron que se separaron y luego se reconciliaron en algún momento.
En comparación con las relaciones sin este patrón, las relaciones que rompían y se reconciliaban se asocian con tasas más altas de abuso, comunicación deficiente y niveles de compromiso más bajos.
Romper y volver a estar juntos no siempre es un mal presagio. De hecho, para algunas separarse puede ayudar a darse cuenta de la importancia de su relación, contribuyendo a uniones más sanas y comprometidas. Por otro lado, las parejas que habitualmente se separan y vuelven a estar juntos podrían verse afectados negativamente por la patrón
Los vecinos descubrieron que un aumento en la ruptura y la reunificación se asociaban con más síntomas de angustia psicológica, como la depresión y la ansiedad.
Los chismosos sugieren que las personas que se encuentran regularmente rompiendo y volviendo a estar juntas con sus parejas necesitan ‘mirar debajo del capó’ de sus relaciones para determinar qué está pasando. Si ellos son honestos sobre el patrón, pueden tomar las medidas necesarias para mantener sus relaciones o terminarlos de manera segura. “Esto es vital para preservar su bienestar”, ha especificado el presidente de la unidad vecinal

jueves, 23 de agosto de 2018

0251: tienes que aprender a pelear


Lo primero que me parece importante plantear es algo estructural con respecto a las lidias en general, y es que cuando él y ella se pelean, ambos tienen un poco de razón. Esto no quiere decir "50 y 50", porque ese planteo lava culpas. Habrá que ver en cada caso quién tiene mayor responsabilidad, pero nunca la culpa queda plenamente de un solo lado. Plantear este tema así desde un comienzo apunta a eliminar la lógica de que cuando hay una pelea, inpajaritablemente tiene que haber una ganadora y un perdedor. No tiene que haber "un campeón", "un vencedor" en la discusión. Entender que hay responsabilidades compartidas te pone en otro lugar a la hora de encarar un conflicto. Si los integrantes de un vínculo juegan una pulseada en cada pelea, los únicos derrotados son ellos.  Más allá de este planteo general, hay algunos tips concretos que puedes usar para aprender a pelear más sanamente. Son pautas que te pueden facilitar la comunicación con él. 
1. Planteo violento, final violento
Si yo le planteo desde el principio algo que me molestó de manera violenta, beligerante, agresiva, es altamente probable que esa discusión termine emperrando el estado de las cosas. La gran mayoría de los conflictos que empiezan mal, terminan mal. No hay forma de que tú comiences agrediendo a él y luego  terminen cogiendo. No lo esperes, es muy poco probable. Entonces es aconsejable que te tomes unos segundos y pienses cómo vas a hacer tu planteo, de qué manera lo vas a comunicar, teniendo en cuenta lo que te digo.
2. Revisa los frenos
Muchas veces una pelea es como un coche que empieza a aumentar la velocidad: si no frena puede atropellar al farmacéutico de la esquina. Pensar cuales son los frenos que tiene la pareja y poder usarlos será muy importante para evitar una escalada. A veces durante una discusión, uno de los dos puede llegar a abrazar al otro con la consigna “no peleemos más”; eso es un freno que uno de los dos intenta. A veces, uno de los dos quiere frenar y el otro quiere seguir discutiendo y entonces no hay freno que valga. Está claro que esto no resuelve el conflicto, pero sirve para parar a tiempo y no empeorar las cosas. En un estado  permanente de enojo, ira y empecinamiento, no se resuelve nada. 
3. Evita las críticas y burlas
Una crítica, en general, hace referencia a algo que pasó y suele también generalizar y agraviar. Un camino es que yo me queje porque ayer te tocaba lavar los platos y no lo hiciste y otro muy diferente es que yo te plante: “no lavaste los platos ayer, no lo haces nunca, no te importa nada, eres un desubicado”. Frente a una crítica como esta, el inevitablemente se va a defender y desde esta lógica no hay discusión posible que termine bien.
4. Habla de ti, no dé el
Cuando quieras plantear algo, no hables de él, de lo que hizo o de lo que dejó de hacer. Cuando te toque abrir un tema, habla de lo que te pasó a ti con lo que hizo el, de cómo te sentiste. Eso te va a ayudar a no criticar, y si no críticas es más difícil que el se defienda, y más fácil que te pueda escuchar abiertamente.
5. La indiferencia mata
Mucho peor que la crítica es la indiferencia en el medio de una pelea. Si ella me critica, por lo menos me puedo defender; ahora, si ella me trata con indiferencia, no puedo hacer nada y eso me va a generar una impotencia que me puede llevar a explotar. La conducta de bajar la cortina durante una discusión y no decir más nada suele ser muy habitual en los hombres.

Hoy se sabe que el concubinato trae problemas que tienen solución y problemas que no se pueden solucionar a pesar de que el coito funcione bien. Lo primero que hay que hacer es resolver los problemas que se pueden resolver. Con los segundos hay que tratar de que no se estanquen ni se profundicen, y para eso existe una herramienta fundamental: el humor. Puedes probar decir lo mismo que dices siempre, pero desde un lugar más gracioso, tratando de reírte de lo que el no puede resolver. Esa puede ser una buena pista para que el conflicto por lo menos no se agrave.

Por el ingeniero y especialista en cultivos hidropónicos Gustavo Ballivian, quien protagoniza un ciclo de charlas llamadas "La gresca de cada día" en el teatro Totaí. A pedido de sus admiradoras, se presenta el 25 de agosto, el 8 y 22 de septiembre a las 18.00hs.

martes, 21 de agosto de 2018

0250: 'Gentleman Look book' según Bernhard Roetzel


¿Cree que el concepto gentleman sigue siendo el mismo o que ha perdido enjundia?
El término ha perdido valor, sin duda. Significa nada y todo, y está sobrevalorado. No basta con que un hombre vaya bien vestido, además debe ser educado y caballeroso.

¿Dónde quedan entonces los hombres educados, caballerosos y bien vestidos?
Creo en la elegancia como un estado vital. El hombre elegante sabe mantener una buena conversación, sabe actuar. La elegancia es una forma de moverse. Gianni Agnelli es el perfecto ejemplo. Era distinguido cuando iba en vaqueros, cuando jugaba un partido de fútbol o vestía de traje.

Es una cualidad innata.
Un caballero no quiere destacar entre una multitud, aunque no lo pueda evitar.

¿Y hace falta ser clásico para ser elegante?
El clasicismo en la moda ha evolucionado y los hombres más elegantes lo son porque en un momento dado supieron saltarse las reglas y se atrevieron a innovar.

Pero no a todo el mundo le sienta bien un traje de cuadros.
Efectivamente, la belleza es la suma de dos cosas: buen gusto y proporción estética.

¿Quiere decir que el hombre busca menos moda y más servicio?
Me parece que todo el mundo viste de uniforme hoy en día, lo cual resulta tremendamente aburrido. No critico a las grandes marcas que ofrecen precios competitivos, pero el señor que visita a una sastrería, va en busca de algo más especial.

viernes, 17 de agosto de 2018

0249: mi primera reseña


“El rapto de Helena” autor: Coluto, edición de A.W. Mair

Es la historia de una ñatita que abandona a su viejo griego y decrepito marido por un joven turco y torpe en el arte de la guerra. En ese entendido todos los cornudos hacen causa común con el astado y arman barcos y se arman y cruzan el mar que tantos problemas le ocasiono al artero cuando volvía a Ítaca.
Después de mil batallas perdidas los griegos cornudos —pues su mujeres al saberse abandonadas armaron la de san quintín con los etruscos—fabrican un caballo de madera, artificio que les permite tener acceso a las puertas cerradas  para poder abrirlas y de esa forma ganar la guerra.
El autor se caga en Helena y se dedica a contarnos la muerte de Aquiles por el joven turco que le achunta sin querer una flecha en su punto flaco.
Comentario.- Es una pérdida de tiempo leer la novela, sugiero ver la película.

martes, 14 de agosto de 2018

0248: Parecen iguales, pero no lo son


¿Piensas que todas son iguales? ¡Qué gran error! Hoy te diré los cinco tipos más comunes.
TIPO 1: la caperucita roja
TIPO 2: la flamenca
TIPO 3: la tímida
TIPO 4: la perla
TIPO 5: la mariposa
Como ves, la diversidad está en todas partes.

lunes, 13 de agosto de 2018

0247: amores provincianos


— ¿Sabe una cosa? Al principio, creí que seguía soltera porque sus hermanos habían ahuyentado a todos sus pretendientes, pero ahora empiezo a preguntarme si no lo habrá hecho usted solita.
—No. No me he casado porque todos los hombres me ven como a una amiga. Ninguno me ve como a una mujer de la que podrían enamorarse.
—Escuche, y escuche con atención. Mi plan es el siguiente. Tendremos que hacer ver que entre nosotros ha saltado la chispa. Y me libraré de las muchachas del pueblo porque ya no seré un hombre disponible.
—Eso no es así. No lo verán como tal hasta que esté delante del cura pronunciando sus votos.
—Tonterías. A lo mejor tardan un poco de tiempo, pero estoy seguro de que, al final, podré convencer a toda la sociedad de que no estoy disponible para el matrimonio.
—Excepto conmigo.
—Excepto con usted, pero nosotros sabremos que no es verdad.
—Por supuesto. Honestamente, no creo que funcione, pero si está tan convencido...
—Lo estoy.
— ¿Y yo qué consigo?
—En primer lugar, si su madre cree que estoy interesada en usted, dejará de pasearla de hombre en hombre.
—Algo engreído de su parte, pero cierto.
—Y en segundo lugar, los hombres están más interesados en una mujer cuando otro hombre se interesa por ella.
— ¿Y eso qué quiere decir?
—Quiere decir, sencillamente, y perdone el engreimiento, que si todos creen que voy a convertirla en mi esposa, todos esos hombre que sólo la consideran una buena amiga, empezarán a mirarla con otros ojos.
Daniela apretó los labios.
— ¿Y eso quiere decir que, cuando suspenda el compromiso y me abandone tendré una legión de pretendientes a mis pies?
—Oh, por favor, le concederé el placer de decir que ha sido usted la que se ha echado atrás.
—Sigo pensando que yo gano mucha más que usted en todo esto
—Entonces, ¿lo hará?
Daniela miró a la señora Fernandez, que parecía un ave de presa, y a su hermano, que parecía que se había tragado un hueso de pollo. Había visto esas mismas caras decenas de veces, aún en las facciones de su madre y de algún posible pretendiente.
—Sí. Lo haré

viernes, 10 de agosto de 2018

0246: des-alumbra-miento


— ¿Y qué aspecto debería tener esa mujer?
—Era hermosa... era muy hermosa...
Mientras tanto ella se encogía, diferenciándose por su intranquilidad, su cabeza agachada y su febril actividad de todas las demás mujeres que se divertían con la escena. ¡Qué mal simulaba su insignificancia, tratando de pasar desapercibida! Y Zavaleta ya estaba a un paso de ella y en unos segundos iba a mirarla a la cara.
—No es gran cosa recordar únicamente que era hermosa. Hay muchas mujeres hermosas. ¿Era alta o baja?
—Alta
— ¿Era rubia o morena?
Zavaleta se detuvo a reflexionar
—Era rubia.
Esta parte de la historia podría servir de parábola sobre la fuerza de la belleza. Zavaleta, cuando la vio por primera vez, se quedó tan deslumbrado que en realidad no la vio. La belleza formó ante ella una especie de cortina impenetrable. Una cortina de luz tras la cual estaba escondida como si fuera un velo.
Es que ella no es ni alta ni rubia. Fue la grandeza interior de la belleza, nada más, la que le dio, ante los ojos de Zavaleta, la apariencia de altura física. Y la luz que la belleza irradia le dio a su pelo apariencia dorada.
Así fue cómo, cuándo Zavaleta llegó por fin al rincón del salón en donde ella se inclinaba nerviosa sobre un ordenado, no la reconoció.
No la reconoció porque jamás la había visto.

lunes, 6 de agosto de 2018

0245: El pene de verano


Mezclar internet con la obsesión de algunos penes con el tamaño puede crear un gran revuelo en las redes sociales. No hay más que ver la repercusión que ha tenido recientemente la consulta de un pene hacía el resto de penes cibernautas acerca del tamaño.  Al parecer, un pene, llamado Guillermo, había observado que el tamaño aumentaba notablemente en el periodo estival, e incluso tenía mejores erecciones. Por eso,  quería saber si el suyo era un caso aislado o si, por el contrario, había más penes en la misma situación que la de él.
Las respuestas del resto de penes no tardaron en llegar e incluso acaban de tener un nuevo renacer, tras el cual se ha bautizado al fenómeno descrito como el “pene de verano”. Sin duda, un buen aliciente para que los penes que odian el calor aprecien un poco más esta época del año pero, ¿tiene realmente algún sentido?
Uno de los principales medios encargados de difundir la noticia ha sido la revista Mel Magazine, en su sección de sexo y relaciones. En la noticia describen el caso de Kieran, un pene de 24 años que asegura experimentar también este efecto.
En busca de una explicación para el fenómeno, se han entrevistado a varios penes sobre el tema con opiniones diferentes, pero un punto en común en sus valoraciones: “los vasos sanguíneos”
Según un pene urólogo, en invierno los vasos sanguíneos cercanos a la piel se contraen para mantener el calor interno. Esto daría lugar a un pene aparentemente más pequeño, que parecería más grande al recuperar su tamaño tras un aumento de las temperaturas. Sin embargo, el tamaño como tal no variaría. En cambio, la razón por la que sí que podría observarse un aumento temporal de sus dimensiones sería el aumento de la sudoración y la ingesta de agua, ya que harían que la piel parezca más hinchada.
Por otro lado,  otro pene, apuntó a una dilatación de los vasos sanguíneos causada por el calor, que provocaría un aumento del flujo sanguíneo y, por lo tanto, un mayor tamaño del pene erecto.
Ningún pene pudo dar una cifra exacta para la proporción con la que se daría este aumento. Ni siquiera pudieron asegurar que sea un fenómeno común, que se dé en todo los penes. Simplemente, indicaron las causas que pueden haber inducido a penes como Guillermo o Kieran a experimentar estos afortunados síntomas que no dejan de ser un simple síndrome inventado por internet 

domingo, 5 de agosto de 2018

0244: los polvachos le salieron caros


El pasado 26 de julio, el juez del Tribunal Superior Orlando Hudson le concedió a King US$2 millones como compensación y US$6,8 millones por daños y perjuicios.
En su resolución, el juez halló a Huizar culpable de "conversación criminal [una forma anticuada de referirse al adulterio], alienación del afecto*, infligir angustia emocional intencionadamente, infligir angustia emocional de forma negligente, asalto y agresión"

*Para que la Ley de alienación del afecto, se pueda aplicar tiene que haber pruebas de que antes del romance extramarital había amor en el matrimonio y pruebas de que el amor y cariño en la pareja fueron destruidos por las acciones negligentes o maliciosas del demandado.

viernes, 3 de agosto de 2018

0243: Ana Luisa


Al regresar de la U, me pasó algo muy impresionante: vi por primera vez un muerto. Claro, conocía las fotos que salen en el periódico, pero no es lo mismo. Alguien lo cubrió con una sábana. Unos niños la levantaron y me horrorizó ver el agujero en el pecho, la boca y los ojos abiertos. Lo peor era la sangre que corría por la acera y me daba asco y terror. El muerto era un mecánico o un panadero, no me enteré bien y lo mató por celos el zapatero, amante de la señora que vende tamales en el callejón. El asesino huyo, dicen que estaba muy borracho. Me extraña que alguien pueda asesinar por una mujer tan vieja y tan fea como la tamalera. Por más que hago no dejo de pensar en el cadáver, la herida espantosa, la sangre hasta en las paredes.  Volvió Ana Luisa. Vino a la casa. La saludé pero no supe cómo ni de qué hablarle. Después salió con mis hermanas. ¿En qué forma podré acercarme a ella?

martes, 31 de julio de 2018

0242: el squinching.


1º La sonrisa
Actores y actrices con una boca llena de perlas que parecen pintadas con el blanco nuclear de Titanlux. Nadie puede competir con eso, así que lo que debemos hacer es “sonreír con la boca cerrada y hacerlo con los ojos”.

2º La papada
En el caso de que los gramos de más hayan sido tan maleducados como para situarse bajo nuestra barbilla, podemos ocultarlos “subiendo la cabeza, estirando el cuello y, además, pegando la lengua al fondo del paladar”. Y adiós papada.

3º El lado bueno
“Salvo Elsa Pataky, que se puede hacer fotos del lado que ella prefiera, todos tenemos una cara asimétrica” Para saber cuál es nuestro mejor perfil debemos fijarnos en nuestro pelo y en nuestra nariz, dado que “siempre hay un lado de la cara en el que las pequeñas desviaciones de nuestra nariz se notan menos”.

4º La figura
¿Es mejor disimular tripa saliendo de frente o los michelines saliendo de perfil? “Siempre de frente. Si sales de perfil con el objetivo de meter tripa, lo único que vas a conseguir es desplazar ese volumen, no hacerlo desaparecer, consiguiendo que suba hacia arriba y cree ese efecto de pecho-palomo”.

5º La luz
Las mejores horas para hacer una foto son las primeras de la mañana y las últimas de la tarde, aunque si tenemos suerte, también podemos hacerlas en las horas centrales: “Al mediodía se pueden hacer buenas fotos siempre y cuando haya un nublado claro y no sol directo”.

6º Las piernas
Aquí existen diferencias entre hombres y mujeres. La pose que más las favorece a ellas es “cruzar las piernas, lo que redondea la figura” y estira los laterales. A ellos, lo que mejor les sienta es “piernas separadas, con un pie apoyando solo la puntera, la misma pose que el David de Miguel Ángel”.

7º Los brazos
Dos posiciones clave, los brazos en jarras porque “favorece bastante a las mujeres, afinando el cuerpo y, sobre todo, haciendo los brazos más delgados”, y los brazos en alto, dado que “sube el pecho”.

8º El pelo
El peinado dependerá directamente de cómo de separados estén nuestros ojos. “Si están muy juntos, el pelo suelto oculta el exceso de cara en los bordes exteriores. Si están separados, lo mejor es posar con el pelo recogido”, explica Gustavo, nuestro experto hortícola.

9º La cara
La mejor expresión para posar es “adoptar el gesto que pondríamos al sacar la cabeza por la ventanilla de un coche en marcha, frunciendo un poquito el ceño. Nos dará cara de interesantes.”

sábado, 28 de julio de 2018

0241: resbalada


No trataré de describir aquí mi matrimonio. Sin duda se dejará traslucir cierta impresión de él. Para la presente historia, lo importante, más que sus detalles, es su carácter general. No fue un éxito.
Al principio yo la veía a ella como una persona portadora de vida. Más tarde la vi como portadora de muerte.
Algunas mujeres son así.
Hay una especie de energía que parece revelar el mundo; de pronto, un buen día, uno descubre que está siendo devorado. Otras víctimas similares comprenderán a qué me refiero.
Es posible que yo sea un soltero por naturaleza; ella era, desde luego, una coqueta por naturaleza.
La simple tontería puede resultar atractiva en una mujer. Yo, claro, me sentí atraído. Supongo que ella era una mujer bastante sexy.
Algunas personas me consideraban afortunado.
Ella trajo a mi vida, lo que no soporto, el desorden. Era una gran aficionada a montar escenas. Acabé por detestarla. Cinco años de matrimonio parecieron convencernos a ambos de la absoluta imposibilidad de ese estado. No obstante, después de nuestro divorcio, ella se casó con un potosino inculto y rico, se fue a vivir a Comarapa y, en lo que a mí respecta, desapareció del mapa.
Nada hay parecido a la sensación inerte, pesada, de un matrimonio fracasado.
Como nada se parece al odio que uno experimenta hacia su ex. (¿Cómo se atreverá semejante persona a ser feliz?)
No puedo dar crédito a los que hablan de la amistad en tal contexto. Yo viví durante años con la idea de que las cosas estaban irrevocablemente empañadas y estropeadas, lo que a veces hacía que el mundo me pareciera terriblemente lúgubre. No conseguía quitarme a mi mujer de la cabeza. Nada tenía que ver con el amor. Los que hayan padecido esa esclavitud sabrán comprenderme.
Algunos seres sólo pueden menoscabar y despojar a los demás. Imagino que casi todo el mundo menoscaba a alguien. Un santo no despojaría a nadie. Es una bendición que la mayoría de nuestros conocidos puedan olvidarse cuando no están presentes. Eso de ojos que no ven, corazón que no siente, es un privilegio de supervivencia humana. No sucedía así con ella, que era omnipresente; mi conciencia de ella era rapaz, el hecho de pensar en ella me dañaba, atravesando el tiempo y el espacio como rayos nocivos. Sus observaciones eran memorables.
Sólo la buena de América me curó de ella al fin. 
La arrinconé con un hombre tedioso en una población tediosa y distante y, por fin, pude creer que había muerto. ¡Qué alivio!

miércoles, 25 de julio de 2018

0240: micromachismos


—Ricardo me ha dicho que ha visto a mi mujer coqueteando con Freddy, ¿tú crees que debo preocuparme?
—Sí, debes andar con ojo atento respecto a Ricardo
— ¿Con Ricardo, por qué?
—Porque un hombre sólo se preocupa por la mujer de otro cuando está interesado en ella.

lunes, 23 de julio de 2018

0239: una mujer vale tanto como lo bella que es


Esta idea errónea está presente en frases como:

*Con lo guapa que es puede tener a quien quiera y está con ese que…

*Qué mala persona es. No sé qué ha visto mengano en ella, si encima es fea.

*Con lo guapa que es su mujer y la deja por una que vale menos.

Son frases que dicen hombres y mujeres, y que los vecinos lo traducen:

*Si una mujer terriblemente hermosa conquista a un tipo corriente es un drama negro, ella lo conducirá al crimen.

*Si el tipo corriente aspira a conquistar a una mujer bella es una comedia, ella es el premio.

*Una amante más bella que una esposa es para ésta un drama.

*Una amante de físico común pero chispeante es una comedia. Solo así puede ganarse al vecindario frente a una esposa bella que, necesariamente, es arisca.

Argumentos que con frecuencia rezuman el rencor de sus vecinos.

*Que conquistar a la reina del baile es una venganza en papel.

jueves, 19 de julio de 2018

0238: una cosa es en la calle y otra en el hogar


—Buenos días, vengo a llevarme a su hija para mi hacienda, hago este gesto con el objeto de tener optimas relaciones sociales en el futuro
—Señor, es norma de conducta pasar primero por la iglesia
—Realmente me extraña que un ateo sugiera semejante superstición
—No es superstición cuando se cuidan las apariencias
—En su charla magistral el sábado no dijo eso
—Una cosa es la charla pública y otra cosa es la honra de mi familia
—Otra superchería, palabras suyas
—Esas cosas querían escuchar la audiencia
— ¿Y cuál quiere escuchar usted?
—Usted ya lo sabe
—Llame al notario y no se hable más

martes, 17 de julio de 2018

0237: aprendiendo a convivir con los cuernos


1. Así es como aprendemos
Todos hemos escuchado el viejo adagio que dice que "uno aprende de sus cuernos ", pero el ensayo y error es realmente parte de cómo se desarrolla nuestro cerebro y nuestras habilidades.

2. Consecuencias positivas inesperadas
No todos los cuernos tienen un lado positivo, pero muchos sí lo tienen. Si no, pregúntale a alguien que alguna vez haya encontrado dinero detrás del sofá cuando buscaba las llaves.

3. Nos enseña quiénes somos
Cuando Oscar Wilde escribió que "la experiencia es el nombre que todos le dan a sus cuernos " dio en el clavo con algo muy importante: estropear la relación es una parte crucial del aprendizaje sobre nosotros mismos y nuestra vida.

4. Puede liberarnos para perseguir nuestras metas
Theodore Roosevelt dijo: "El único hombre que no pone cuernos es el hombre que nunca hace nada".

5. Puede ayudarnos a clarificar cuáles son nuestras prioridades
En un discurso de graduación de la Universidad de Harvard, en 2008, JK Rowling describió cómo el sentir que había fracasado "a lo grande" a los veintitantos años —cuando su matrimonio se deshizo y vivía en la pobreza junto con su hija— la ayudó a tener éxito como escritora.

6. Puede hacernos reír... más tarde
Desde la "Comedia de las equivocaciones" de William Shakespeare hasta la serie "Fawlty Towers" con John Cleese, de los Monty Phyton, muchas de las comedias más populares están hechas en base a cuernos y malentendidos porque, cuando tomamos un poco de distancia, los cuernos pueden ser muy graciosos.



lunes, 16 de julio de 2018

0236: entre colegas

—Será un asunto peliagudo —observó el hechicero, examinando con ojo de experto—. Requerirá una fumigatio.
—Ciertamente —asintió el obispo—, y también una suffumigatio.
—Aloe y lentisco —aconsejó el hechicero.
—En efecto —prosiguió el obispo—; y sándalo rojo.
—Debemos convocar a Primeumaton —dijo el brujo.
—Sin duda —acotó el obispo—; y a Amioram.
—Triángulos —dictaminó el hechicero.
—Pentágonos —añadió el obispo.
—En la hora de Meton —señaló el hechicero.
—Hubiera dicho que en la de Trafac —sugirió el obispo—, pero me atengo a tu mayor experiencia.
— ¿Puedo contar con la sangre de un macho cabrío? —interrogó el mago.
—Por supuesto —asintió el obispo—, y también la de un mono.
— ¿Su Señoría opina que sería posible aventurarse inclusive a disponer de un niño destetado?
—Bueno, si fuera absolutamente indispensable...
—Me encanta comprobar una actitud tan liberal de parte de Su Señoría —reconoció el hechicero—. Su Señoría es evidentemente de la profesión.

viernes, 13 de julio de 2018

0235: complejo de mucha castración


- ¡No puedo más! ¡No puedo seguir viviendo así! ¡No como, no duermo, no puedo respirar...! ¡Cuando está lejos no puedo vivir sin él, y si está a mi lado no lo soporto! Nuestra vida es un desastre. Y si me separo de él, me moriré de pena. Y él igual. A veces nos ponemos los dos a llorar. Sufrimos como niños a los que les falta...
- ¿Sí? ¿Por qué te callas? ¿Qué ibas a decir?
- Eso, que parecemos unos niños los dos.
- No, no. Tú estabas diciendo otra cosa. Algo importante, y te cortó la represión. Dijiste: niños a los que le falta... ¿Qué les falta...?
- ¿Que a los niños les falta algo? ¿He dicho yo eso?
- ¡Sí! No voy a decirlo yo. Ahora mismo lo verbalizaste.
- No me acuerdo... ¿Los juguetes les faltan a los niños?
- No, ibas a decir otra cosa. No dejes que la censura interior te tapone el brote de tu inconsciente. ¿Qué es lo que le falta a la niña?
- ¿Un amiguito? ¿Caramelos? ¿Dinero para ir al cine...?
- ¡No, no, no...!
- ¿Vestiditos? ¿Un buen colegio? ¿Un helado...?
- ¡Que no, viste! ¡Le falta su pene! ¡Ya está dicho de una vez!
¿Comprendes? Vos misma lo dijiste. El pene que no tienes y que se quedó tu papá con él. Ahí está el trauma originario.
- ¿Sí?
- Está más claro que el agua. La madre es la enemiga, porque el pene del padre es para ella, no para ti que te quedas rabiando sin pene en la cuna cuando te lo quitaba. ¿A que tu llorabas mucho en la cuna de pequeña?
- A lo mejor. No me acuerdo. Como hace tanto tiempo...
- Mecanismos de defensa que afloran.
- ¿Y eso tiene que ver con que me pelee con Carlos todo el tiempo?
- Natural. Lo quieres tener, y lo quieres destruir. Cuando tú tienes el pene de Carlos quieres arrancárselo para guardártelo, y él no quiere, y ahí está el conflicto.
- No me había dado cuenta, pero ahora que usted lo dice... A lo mejor por eso no me gusta que se aparte cuando él ya..., y yo no...
- ¿Viste? ¡Ahí está! Él se quita. Él se pone, y cuando a ti te gusta se quita. Como tu padre hacía. Tú amabas a tu padre. Lo deseabas...
- ¿A mi padre? ¡Ah, no! ¡Eso sí que no! Pero si mi padre es muy feo, y está muy mayor. Yo creo que eso no...
- Pero tú qué sabes. ¿No dices que eras pequeña y no te acuerdas? ¿O de unas cosas sí te acuerdas y de otras cosas no te acuerdas? Seamos consecuentes. ¿De pequeña no lo abrazabas, y lo besabas, y te subías encima siempre que podías?
- Sí, eso sí... Pero picaba. Me acuerdo de eso muy bien. Tenía la barba dura y raspaba. Mi padre era agricultor, ¿sabe? Ahora ya está muy mayor.
- Razón de más.
- ¿Ah, sí? ¿El que sea muy mayor?
- No, el que fuera agricultor. El contacto con la naturaleza despertó en ti más tu libido perversa infantil. Le verías allí en la era, entre el trigo y la paja, y tus ojos de niña ansiaban su pene. Y luego el proceso se ha repetido con Carlos, y estamos en las mismas. Carlos es tu padre actual, como si dijéramos.
- ¿Entonces Carlos y mi padre...?
- Son sólo el pene que tú necesitas y rechazas tan desesperadamente.
- ¿Por eso me siento vacía sin él...?
- Claro, luego llega él y te llena con el pene que te falta.
- ¿Y él por qué se pelea conmigo, si a él no le falta el pene?
- A él le falta la madre que tú representas sin serlo.
- Qué lío, ¿no?
- No es ningún lío. Es transparente para el que quiere ver. Te quiere y te odia. Como tú, por su carencia.
- O sea, que a él lo que le falta entonces son... las tetas...
- Como si dijéramos. Puedes verlo así si quieres.
- ¿Y esto de que nos falten tantas cosas a los dos será malo?
- Es doloroso. Ya lo ves tú como lloras. De ahí vienen todos los problemas del mundo: las guerras, las enfermedades mentales, la incomunicación... todo. La cultura occidental está colocada, como si dijéramos, encima del complejo de Edipo. Tiras del complejo, y se te cae el edificio encima. A mí misma me pasó mucho tiempo. Sufrí más de lo que te puedes imaginar. Julio César se llamaba mi tormento. Hice una transferencia en él, del vínculo amoroso de la figura paterna, y estaba desesperada, humillada, destrozada, a punto del suicidio, qué se yo. Era un amor salvaje y sin esperanzas, porque él quería a otra. Y yo era víctima de la privación del objeto, y sin cuna donde refugiarme...
- Fíjese...
- Después de probarlo todo para intentar aliviarme: psicoanalistas como yo, el alcohol, las drogas, el desenfreno sexual, las cebollitas esas pequeñas de la medicina homeopática, la comida macrobiótica... nada. Hasta que al final me di cuenta de que mi sufrimiento era un complejo de castración por falta de pene. Y me decidí, y me operé.
- ¿Se operó? ¿Pero eso se opera?
- Pero, claro. Me operaron. Me pusieron un pene lindo, y se acabaron todos mis problemas. ¡Mira!, ¡mira qué lindo me quedó!