domingo, 13 de septiembre de 2020

0483: frases que puedes decir durante el sexo y en el fútbol

 

9. La paro con las manos.

 

8. Mira, que buen chanfle a la derecha trae.

 

7. Como que le falta aire a los balones.

 

6. Unnos espontaneos saltaron al área chica.

 

5. Que crecido está el pasto en la cancha de juego.

 

4. Esa entrada por atrás fue durísima, casi lo parte en dos

 

3. Ahí te va mi dardo envenenado.

 

2. Después de una entrada sucia: ¡FUCHI! ¡CACA!

 

1. Chocaron las cabezas peleando el lugar... ¡¡Hay sangre en el campo!!

lunes, 7 de septiembre de 2020

0482: hijoputa

¿Qué quiere?

'Soy Ignacio Martínez, ¿podría hablar con Roberto Espárrago?' dije amablemente.

'Te has equivocado, pendejo', me respondió y acto seguido colgó.

No daba crédito a lo que me estaba ocurriendo. Cogí mi agenda para buscar el número de mi compañero y comprobé que, efectivamente, me había equivocado.

Pero como aún recordaba el número 'erróneo' que había marcado anteriormente, decidí volver a llamar a aquel tipo y cuando me cogió el teléfono no esperé a que contestase y le dije:

'Eres un hijoputa', y colgué rápidamente.

Inmediatamente apunte aquel número en mi agenda junto a la palabra 'hijoputa'.

Cada dos o tres semanas, cada vez que estaba cabreado porque me llegaba una letra inesperada, o un aviso de multa, o discutía con mi mujer, o alguna situación por el estilo volvía a llamarlo y sin dejarle contestar le decía:

'Eres un hijoputa'.

Esto me servía de algún modo como terapia y me hacía sentirme mucho más relajado.

Unos meses después, la maldita Telefónica introdujo el servicio de identificación de llamadas, lo cual me deprimió un poco porque tuve que dejar de llamar al 'hijoputa'.

Pero de repente, un día se me ocurrió una idea: Marqué su número de teléfono y cuando escuché su voz le dije:

Hola, le llamo del departamento de ventas de Telefónica para ver si conoce nuestro servicio de identificación de llamadas'.

"No", me dijo el tío grosero, y me colgó el teléfono.

Rápidamente lo volví a llamar y le dije:

Eres un hijoputa'.

Un mes después, estaba yo esperando con mi coche a que una anciana saliera de la plaza de aparcamiento del Hipercor. Esta lo hacía muy lentamente,.. y cuando terminó la maniobra y me disponía yo a ocupar la plaza libre, apareció un Golf GTI negro a toda velocidad y se metió en el hueco que iba yo a ocupar. Comencé a tocar el claxon y a gritar:

¡Eh, oiga!, ¡que estaba yo esperando!, ¡no puede hacer eso!'.

El tipo del Golf se bajó, cerró el coche y se fue hacia el centro comercial ignorándome como si no me hubiera oído. Yo me quedé completamente frustrado y pensé:

'Este tío es un hijoputa. El mundo está lleno de ellos'. Justo en ese momento vi un letrero de 'SE VENDE' en el cristal de atrás del Golf.

Lógicamente anoté el número y me fui a Buscar otra plaza de aparcamiento.

A los dos o tres días, vi en mi agenda el número del 'hijoputa' y me acordé que había anotado el Nº del tipo del Golf, inmediatamente le llamé y le dije:

'Buenos días. ¿Es usted el dueño del Golf GTI negro que se vende?'

'Sí, yo mismo'

'¿Podría decirme dónde puedo ver el coche?'

'Sí, por supuesto. Yo vivo en la calle de Don Ramón de la Cruz esquina con Montesa, es un bloque amarillo y el coche está aparcado justo enfrente de la casa'

'¿Cómo se llama usted?'

'Enrique Juárez'

'¿Qué hora sería la mejor para encontrarme con usted y discutir los detalles de la operación?'.

'Pues yo suelo estar en casa por las noches'.

¿Puedo decirle algo?'

"Si, claro'

'Enrique, eres un hijoputa de la hostia', y colgué el teléfono.

Inmediatamente después de colgar anoté el número en mi agenda al lado del otro, pero en este puse el nombre de 'hijoputa II'.

Ahora tenía dos 'hijoputas' para llamar y así estuve durante dos o tres meses, llamando ahora a uno, ahora a otro; hasta que comenzaba a aburrirme un poco.

Me puse a pensar en serio sobre cómo resolver este problemilla y al cabo de un par de whiskys se me ocurrió algo.

Primero llamé al 'hijoputa I':

'Dígame'

'Hola hijoputa' - pero esta vez no colgué.

¿Estas ahí todavía, verdad, pedazo de cabrón?'

'Si, hijoputa'.

'Deja ya de llamarme o....'

'Noooooo'.

'Si supiera quién eres te rompía la boca', me dijo.

'Me llamo Enrique Juárez y si tienes cojones vienes a buscarme. Vivo en la calle Don Ramón de la Cruz esquina Montesa, en un bloque amarillo, justo en la puerta donde hay parcado un Golf GTI negro, so hijoputa'.

'¡¡¡Ahora mismo voy para allá!!! Tú sí que eres un hijoputa y ya puedes ir rezando todo lo que sepas. Te voy a matar a hostias.'

'¿Sí? ¡Qué miedo me das, hijoputa!' y colgué el teléfono.

Inmediatamente llamé al hijoputa II:

'Dígame'

'Hola hijoputa' y no colgué.

'Como te pille algún día...'

'¿Qué me vas a hacer, hijoputa?'

'Te voy a patear las tripas, pedazo de cabrón'

'¿Sí?, pues a ver si es verdad, hijoputa. Ahora mismo voy hacia tu casa' y colgué.

Por último, cogí el teléfono y llamé a la policía. Les dije que estaba en la calle Don Ramón de la Cruz esquina con Montesa y que iba a matar a mi novio homosexual en cuanto legara a casa.

Luego hice otra llamada rápida al programa 'Madrid directo' de Tele Madrid, y les dije que iba a haber una pelea de pandillas en la calle

Don Ramón de la Cruz esquina Montesa, seguidamente me monté en mi coche y me fui para allá a toda leche.

Te juro que fue una experiencia que nunca olvidaré. La mayor pelea que he visto en mi vida. Creo que de rebote, hasta las cámaras de Tele Madrid se llevaron lo suyo.

En fin, después de esto espero que cuando te llame por teléfono me contestes en tono amable... ya sabes,... no es bueno que yo me irrite.

Premio novela corta 2012-Madrid 

lunes, 31 de agosto de 2020

0481: CÓMO HACERTE TÚ MISMO LA PRUEBA DEL CORONAVIRUS

 

Paso 1: Coloca ron en un vaso y trata de olerlo.

Paso 2: Si puedes olerlo, échale un trago a ver si puedes tragarlo.

Paso 3: si pudiste olerlo y sentir su sabor, es razonable asumir que no tienes Covid 19.

Anoche me hice la prueba nueve veces y en todas salió negativo, gracias a mis defensas.

Esta noche voy a hacer de nuevo la prueba ya que hoy me desperté con un poco de dolor de cabeza, lo cual puede ser un síntoma de la enfermedad.

Estoy un poco nervioso pero tengo confianza en mí yo.

jueves, 27 de agosto de 2020

0480; No sé por qué piensas tú

No sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo,
si somos la misma cosa
yo,
tú.

Tú eres pobre, lo soy yo;
soy de abajo, lo eres tú;
¿de dónde has sacado tú,
soldado, que te odio yo?

Me duele que a veces tú
te olvides de quién soy yo;
caramba, si yo soy tú,
lo mismo que tú eres yo.

Pero no por eso yo
he de malquererte, tú;
si somos la misma cosa,
yo,
tú,
no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo.

Ya nos veremos yo y tú,
juntos en la misma calle,
hombro con hombro, tú y yo,
sin odios ni yo ni tú,
pero sabiendo tú y yo,
adónde vamos yo y tú...
¡No sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo!

 

Tomado de Cantos para soldados y sones para turistas, en Obra poética 1920-1972, La Habana, Instituto Cubano del Libro, 1972.


miércoles, 19 de agosto de 2020

0479: Qué difícil es hablar el español

 

TOMATE CINCO MINUTOS Y MIRA ESTE VIDEO

No solo te hace viajar por todos los países iberoamericanos, sino que te vas a morir a carcajadas

https://www.youtube.com/watch?v=eyGFz-zIjHE

miércoles, 12 de agosto de 2020

0478: A coñazo" limpio...

El Colegio duraba hasta el mediodía...llegábamos a casa a almorzar...y pa’ la calle otra vez...

No teníamos Celular...así que nadie sabía dónde coño' estábamos...pero nos pegaban un grito o un silbido familiar...y salíamos corriendo pa’ la casa...

Nos cortábamos...nos rompíamos un hueso...perdíamos un diente...pero nunca hubo una demanda por estos accidentes...Nadie tenía la culpa...sino uno mismo...“por cojudo”...nos decían en lo que llegábamos a la casa sangrando...y de paso...nos jodian...buscaban el merthiolate...y a pegar gritos se ha dicho!!!...y soplar como un loco...

Merendábamos pan dulce...marraqueta...pan casero...con dulce de lacayote... y un tecito

Cenábamos pan con mantequilla...o salsa de tomate...mayonesa y mortadela...comíamos leche en polvo con azúcar,...tomábamos la Pepsi-Cola...que ahora según y que tiene más azúcar y contribuye al exceso de peso...pero nos manteníamos raquíticos porque siempre estábamos en la calle jugando y jodiendo...

Compartíamos un soda entre cuatro...tomando todos de la misma botella...y nadie le paraba bolas...

No teníamos Playstations...Nintendo 64...X boxes...Juegos de vídeo...99 canales de televisión por cable...videograbadoras...sonido Surround...celulares Android...ni computadoras...Lo único que teníamos era Ludo o Dama China...y de vaina un paquete de Barajas...con las que jugábamos: loba y en un banco de cemento hacíamos el trazado para jugar Damas...

Cómo jodiamos con los Cigarros Explosivos y Chicles que pintaban los dientes...

Salíamos en bicicleta caminábamos hasta la casa del amigo...y sin pararle bolas a nadie...sencillamente entrábamos sin tocar la puerta...y allí estaba tu cumpa para salir a jugar...

¡En el mundo cruel!...¡Sin un guardián!...¿Cómo hacíamos?...Jugábamos con pelota e' goma...chapitas de refrescos...y un palo de escoba...o con un envase de jugo de a cuarto e' litro...o con harto hilo hacíamos una pelota forrada de tela… pelota de trapo… y jugábamos sin zapato

Los más atrevidos jugabamos Fusila'o...Stop...Carrucha con Rolinera...Carga la Burra...volábamos Papagallo...jugábamos Rayo u Hoyito con las metras...Policía-Ladrón...y cuando teníamos la oportunidad de estar cerca de una chamaca...jugábamos La Botellita....

Hacíamos partidas...y si en alguno de los equipos que se formaban para jugar un partido...no todos llegaban a jugar...no pasaba ningún desencanto llevado a trauma...

Hacíamos Chinas con horquetas...ligas rojas...y el cuerito con tela Bluejean...

Los zapatos con hueco abajo...y le metíamos un pedazo de cartón....

Algunos estudiantes no eran tan brillantes como otros...y cuando perdían un año...lo repetían...

Nadie iba al Psicólogo o al Psicopedagogo...

Nadie tenía Dislexia...ni problemas de atención...ni hiperactividad...ni ninguna mierda' de Bullyng ...simplemente se repetía por huevón' y faltón...y si uno se aplazaba en una materia iba al desquite, dos meses después y ahí se jodian las vacaciones pues ya tu madre o tu padre te vigilaban a que estudies y no pierdas el año.

Teníamos libertad...fracasos...éxitos...responsabilidades...y aprendimos a manejarlos a punta e’chicotazos...pero aprendimos!!!

La gran pregunta es:

¿Cómo hicimos para sobrevivir...y sobre todo...para ser las grandes personas que somos ahora?

Medicos, abogados, ingenieros, economistas y las chamacas ahora son maestras, esposas y buenas madres.

FUIMOS UNOS CARAJITOS SUPERFELICES..!!!!

Y ahora...a suspirar pues. 

viernes, 7 de agosto de 2020

0477: ¿quién es el monstruo?

 Así hay quienes confunden el apellido Frankenstein con el nombre de la criatura por él creada.

Y una gran mayoría que, al referirse a ésta, le llama "el monstruo." Y aquí vamos al punto: ¿por qué la obra del doctor Víctor Frankenstein ha de ser denominada "monstruo"?

Más allá de las definiciones académicas, llamamos "monstruo" a algo que se nos aparece temible, terrorífico, dispuesto a poner en peligro nuestra vida y bienes.

¿Eso es, por naturaleza, el ser creado por Frankenstein?

¿Acaso se trata de alguien que, desde su nacimiento, tiene por esencia y necesidad ir en busca de la destrucción de los humanos que vaya encontrando en su camino? 

La respuesta inmediata es: ¡no!

La criatura, si bien morfológicamente singular, es de nacimiento bondadoso, generoso y sus acciones distinguidas por el amor. Empero, a raíz de su aspecto será rechazada por las personas.

Y algo que habrá de resultarle mucho más doloroso e injustificable: el rechazo de su creador, Víctor Frankenstein.

 

DESEO Y RAZON

El supuesto "monstruo" tiene un preciso pensamiento racional que lo lleva a comprender la imposibilidad de ejercer sus deseos de establecer relaciones armónicas con los humanos. Porque, en efecto, ese es el deseo que alberga. Algo que ya ni siquiera está en el orden de la esperanza. Tiene plena consciencia de que esto le será negado en un mundo como el que le toca vivir.

Por eso le manifiesta al médico creador: "Pero, ¿no ves que estoy solo, miserablemente solo? Si tú, mi creador, me aborreces, ¿qué puedo esperar de tus semejantes, que no me deben nada? Me desprecian y me odian. En las montañas desiertas y en los fríos ventisqueros encuentro refugio. Llevo muchos días vagando por estas alturas, de cuyas cuevas heladas hago mi vivienda."  

 

De cualquier modo no renuncia a la búsqueda de un vínculo afectivo posible. Es así que le reclama a Frankenstein: "Tienes que crear, para mí, una hembra con la que pueda vivir un intercambio de simpatías que me es necesario. Nadie más que tú puedes hacerlo y te lo demando como un derecho que no puedes negarte a conceder"

 

Finalmente, cuando comprende que el médico no habrá de otorgarle la compañera que solicita, que su suerte está ya echada, realizará una cabal explicación sobre lo que le acontece y por qué razón habrá de convertirse en un ser temido; pero no porque ese fuera su deseo, sino a causa de que las personas y, en especial, su creador no le conceden otro camino.

 

Por eso, leemos en la novela: "Estas equivocado y en lugar de amenazarte prefiero razonar. Soy un malvado porque soy un miserable. ¿No me odia y me desprecia la humanidad? Tú, mi creador, querrías destrozarme. Tenlo presente y dime por qué he de tener por los hombres una piedad que ellos no siente por mí. Si pudieses despeñarme por uno de esos precipicios y destruir la obra de tus esfuerzos, lo harías sin considerarte asesino. ¿He de respetar a un hombre que me desprecia? Si el hombre es capaz de vivir conmigo en un trueque de bondades, en lugar de daños, le proporcionaré todos los favores que estén a mi alcance, derramando además lágrimas de gratitud si las acepta. Mas esto es imposible: las sensaciones humanas son barreras insuperables para nuestra unión. Y la mía no será la sumisión del abyecto esclavo. He de vengar las injurias; si no puedo inspirar amor, inspiraré temor, especialmente a ti, el mayor de mis enemigos por ser mi creador"


Es entonces que nos permitimos preguntarnos, ¿quién es el monstruo?

miércoles, 5 de agosto de 2020

0476: Populismo en acción

BLOQUEOS DE LA #MUERTE ASFIXIAN AL PAÍS

Una vez más el #masismo pone en riesgo la vida de los bolivianos, esta vez sus bloqueos de la muerte han dejado varados a camiones que trasladaban oxígeno a diferentes #hospitales en distintas regiones.

¿En qué mente perversa puede caber tanta mala intención?, pues en la de #EvoMorales, el prófugo que, desde Argentina, agita a sus dirigentes para que convulsionen el país.

 

La Paz sufre las consecuencias por el #desabastecimiento de oxígeno a raíz de los bloqueos, en Cochabamba y Oruro también están pasando por lo mismo, es más, en #Oruro un dirigente de la Central Obrera Departamental (COD) acaba de fallecer por falta de oxígeno, pero los #bloqueadores no tienen remordimientos, por eso continuarán con sus bloqueos de la muerte.

 

Por si fuera poco, los bloqueadores en el #Valle, provocaron quemas cerca de la carretera de #Samaipata, en un momento en el que se trata de luchar contra los incendios forestales, una vez más, al igual que el año pasado, el #MAS pretende incendiar el país.

 

¡Ya está bueno!, lo escribí antes y lo repito, no podemos vivir eternamente bajo el chantaje y las acciones #criminales del Movimiento Al Socialismo, es hora de poner un alto, Bolivia no merece esto, nadie merece morir porque unos insensibles #bloquean irracionalmente.

 

#PaolaVelasco #ElMASnuncaMÁS


domingo, 2 de agosto de 2020

0475: La telechupa


Mi pantalla se iluminó con cuatro cuadrículas que contenían las caras de mis cuates.
Y así estábamos juntos de nuevo.
“¿Cómo es cojudo?, tanto tiempo”, me dijo el Cháchara, a quien no veía desde hace mucho como para poder advertir su barba crecida. Y también lo vi a Manú, que seguía igual, lo mismo que Pochito y no tanto así Logan, que se mostraba canoso y arrugado seguramente al mismo nivel que yo. Y fue una alegría contemplarlos, aunque fuera a través de la pantalla. 
“A ver, ¿qué se han comprado?”, preguntó de entrada Manú, mostrando una enorme botella de ron, a quien le siguió el Cháchara con un buen singani del sur boliviano, Logan con sus botellas de vino extranjero, yo con mi caja de chelas y Pochito que mostró una botella de agua mineral, haciéndonos reaccionar a todos: “Yaaaaa, ¿qué pasa pues?”, lo encaró Manú, mientras el Cháchara servía afanado su vaso de chuflay. “No voy a chupar, hermano. El otro día le he dado duro y me he deprimido el doble con este encierro”, “Yaaaa, bien huevón”, le reprochó Manú, a lo que Logan salió con un “se respeta, hermano, pero bien que estés en la reunión”.
Así fue que empezamos nuestra consternada charla preguntando por todo y nada, el trabajo, la casa, la familia, las ñatas; todo con un gran salud-seco de por medio. Mis amigos me estaban devolviendo a la vida, y la emoción y nostalgia, más la prolongada abstinencia, nos estaban embriagando en contados minutos. “¡¡Yaaaa!!”, por un lado, “¡¡yaaaa!!”, por el otro, los brindis al chocar los vasos contra la pantalla habían convertido nuestra reunión virtual en una romería de risas y recuerdos.
El Cháchara, ocurrente como siempre, empezó con el “pucacapa calcatrepe”, que no jugábamos hace años, para designar una canción empezando por la derecha y que todos disfrutemos. De esa manera sonó Michael Jackson para Manú, el Pochito que eligió Soda Stereo, Logan con su romántico Luis Miguel, yo que elegí Deep Purple y el Cháchara que bailó con Ráfaga; en realidad, a esa altura cada uno se movía en solitario con los diversos ritmos con los que habíamos crecido y disfrutado en los años juveniles. Y otra vez, ¡salud!
Pero como en toda chupa, no podían faltar los cruces. Una macana, ni la pandemia podía evitar esa traicionera fase de toda borrachera. Y Manú y Logan empezaron con eso de los antagonismos, que plantean disciplinas como el deporte quebrantado o la política importuna. “Vos eres un choli de mierda, andáte a vivir a Tembladerani”, “y vos auriculo que tienen como ídolo histórico a un paraguayo”, “vos hablas contra el MAS pero esos años has cambiado de departamento y de autos”, “tu jefazo era un narcotraficante de mierda, y se han dedicado sólo a hacer canchitas”.
La cosa se estaba poniendo furibunda, noté que el encierro también nos estaba afectando, que necesitábamos decirnos cosas, gritar este dolor cautivo, encerrado por un enemigo silencioso, invisible, que amenaza con matarnos y sin despedida alguna.
“¿Sabes qué, cojudo?, ya no te aguanto más, me voy”, dijo uno, no sin antes vaciar su vaso de un solo sorbo. Y el otro hizo lo mismo, despidiéndose del resto. “Chao cuates, nos vemos la próxima cuando ya no esté este huevón”.
Y pese a que insistimos en que se queden, sus rostros se apagaron como la nada. 
“¿Ven, cojudos?, para eso toman”, quebró el silencio el Pochito, dándole un sorbo largo a su agua mineral que recién estaba a la mitad.
Entonces empecé a recordar. Lo miré y como ya me había subido la cerveza, lo encaré como quien busca pelea. Había algo que no había sido aclarado entre los dos, cosas que había estado pensando en este maldito encierro y que me estaban desquiciando. 
“¿Te acuerdas de lo que has hecho ¿no?”, le dije al abstemio. “Por eso no quieres chupar y por eso tampoco contestas mis llamadas”. “Uta, vos también ya estás verga ¿no?”, contestó el Pochito. “No me cambies de tema”, le dije más alterado, y el Cháchara salió al paso como quien deja el ring libre para un Vale Todo, dijo vaciando su singani desde la botella misma.
Me contuve de decirle mil disparates a Pochito, la bilis me trepo hasta la boca y a lo único que atine es a vaciar mi lata y apagar la compu.

miércoles, 29 de julio de 2020

0474: Las diez máximas de Romeo y Julieta


Primera: A los enamorados les falta coraje para afrontar la realidad y hasta pueden llegar a traicionar sus más profundas creencias.
El Fray Lorenzo, casando en secreto a Romeo Montesco con la señorita Julieta Capuleto, traicionó a las dos familias

Segunda: A los enamorados se les empobrece el instinto de conservación.
El mismo día de la ceremonia, Teobaldo lo chusea a Romeo que arruga redondamente por estar bajo los efectos del enamoramiento.

Tercera: Los enamorados pierden a sus amigos.
El mejor amigo de Romeo, Mercutio, trata de meterse para defenderlo y Teobaldo lo ensarta pasándolo a mejor vida.

Cuarta: Los enamorados, cuando se hacen los héroes, les sale el tiro por la culata.
Romeo para hacerse el valiente reta a duelo a Teobaldo, logra vengar a su amigo y el Príncipe de Verona, indignado por los sucesos, condena a Romeo al destierro o a la muerte.

Quinta: Los enamorados huyen.
Ante la desesperación de Romeo, el Fray Lorenzo le aconseja que se escape a Mantua, hasta que pueda ser publicado su matrimonio con Julieta.

Sexta: Los enamorados cometen actos delirantes.
El Conde Paris, pariente del príncipe, pide la mano de Julieta y le es concedida. Julieta se niega y pide auxilio a Fray Lorenzo, quien la vuelve a cagar aconsejándole que acepte la boda, mientras le entrega un frasquito con un elixir que la sumirá en un estado cataléptico, parecido a la muerte.

Séptima: Los enamorados se creen cualquier cosa.
Julieta se toma el frasquito, el mensajero que le mandan a Romeo no llega, su criado Baltasar le dice que su amada se murió.

Octava: Los enamorados cometen actos de crueldad con personas inocentes.
Romeo llega a la cripta de los Capuleto y se encuentra con Paris que iba a depositar flores a su futura esposa. El Conde se indigna al ver a Romeo, ambos se baten a duelo y Romeo a esta altura se convierte en un asesino serial.

Novena: Los enamorados hacen boludeces.
Romeo se acerca a Julieta, la besa por última vez y toma veneno, falleciendo a los pies de su amada. Julieta despierta, estudia la situación, hace caso omiso al fraile que le dice que huyan de la escena del crimen, se acerca a Romeo, lo besa y se hiere con el puñal de su esposo, muriendo abrazando a su amado.

Decima: A nadie le importa la vida de los enamorados.
Los guardias aprenden a Fray Lorenzo. Éste revela la verdad ante el Príncipe de Verona, los Montesco y los Capuleto. Con la muerte de Romeo y Julieta, se sella la paz entre las dos familias rivales.

domingo, 26 de julio de 2020

0473: frases cerebrales


* El hombre inventó el lenguaje para satisfacer su profunda necesidad de quejarse.
* ¡Podría tomarme una sopa de letras y cagar un ensayo mejor que este!
* Recuerda siempre que eres único, igual que todos los demás.
* Creo que hacer pruebas con animales es horrible, se ponen nerviosos y dan las respuestas equivocadas.
* La mujer media preferiría tener belleza que cerebro, porque el hombre medio está más preparado para ver que para pensar.
* No existen preguntas estúpidas, solo gente estúpida.
* ¿Cuáles son las cuatro palabras que te garantizan humillar a un hombre en cualquier parte del mundo?: “¿Me sostienes el bolso?”
* Los hombres son como las cuentas bancarias. Si no tienen un montón de dinero no generan ningún interés.
* El trabajo duro nunca mató a nadie, pero ¿por qué correr el riesgo?
* Lo intentaste con todas tus fuerzas y fracasaste, La lección es: ‘nunca lo intentes’.
* Le dije a mi doctor que me había roto la pierna en dos sitios y me dijo que me alejara de esos lugares.
* Nunca acudas a un doctor cuyas plantas de interior estén muertas.
* Todo el mundo quiere ir al cielo, pero nadie quiere morir.
* Todo el mundo merece tener su propia opinión. Es solo que la tuya es estúpida.
* (En el bar) Chicos: Si vais sin camisa no atendemos. – Chicas: Si vais sin camisa no cobramos.
* “El matrimonio es dar y tomar. Y es mejor que se lo des o se lo tomará de todos modos”
* Todo el mundo tiene memoria fotográfica, solo que algunos andan sin película.
* Hay tres clases de argumentos: el tuyo, el mío y el correcto.
* ¿Por qué no se vende comida para gatos con sabor a ratón?

miércoles, 22 de julio de 2020

0472: Graciela Barbarito


Imagináte que tenés un hijo. Ya es grande. Tiene 22 años.
Imagináte que vivis en un pueblo. Donde todos se conocen, donde dejás la bicicleta en la vereda, la reja abierta y nunca pasa nada
Imagináte que tu hijo quiere ir a ver a la ex novia, a esa que no se sacó de la cabeza ni del corazón.
Imagináte que discutís y le decís que no se vaya, pero él es grande y decide ir igual.
Imagináte que no tiene un mango y decide hacer dedo. Pero en un pueblo, donde nunca pasa nada. Donde es común hacer dedo, porque siempre alguien en la ruta te levanta y te acerca.
Imagináte que hay cuarentena, y el pibe no tenía que salir, vos lo sabés y en el fondo él lo sabe. Se mandó una macana. En un pueblo, tranquilo, en el sur, en el frio, en la ruta, nunca pensó que pasaría algo, que sería grave, él tan sólo quería volver a la casa de su ex, y tal vez pasar allí la cuarentena, y tal vez, compartir el frio de Bahia Blanca, los mates y el amor que a los 22 años estalla en las venas.
Imagináte que te llama la cana, y que te dice que lo detuvieron, pero que no pasa nada.
Imagináte que después te llama tu hijo y te dice que no lo vas a ver más. Y corta. Y nunca más te llama ni te atiende.
Y la cana te miente. Y la cana te dice mil versiones distintas. Y la cana te oculta información.
Imagináte que la última foto de tu pibe, es esposado, al lado de un patrullero. Esa foto que te dijeron que no existía, está. Y un diario local la comparte. Pese a que la cana te dijo que no. Que era imposible.
Imagináte que gritás y nadie te escucha.
Imagináte que los medios nacionales no repiten todo el día la noticia. Están ocupados en otra cosa.
Imagináte que nadie se espanta con vos. Que nadie grita con vos. Que nadie, absolutamente nadie hace algo para que tu hijo aparezca.
Imagináte que los que antes reclamaban por la desaparición de otro pibe como el tuyo, ahora especulan que esta vez no.
Imagináte que los que rompen el silencio, lo hacen en soledad como en otras épocas de pañuelos y rondas.
Imagináte que los nueve meses en la panza, que los años de escuela, que las tardes de merienda, que los bailes, que los partidos, que los goles, que los besos, los abrazos, los vieja llegué, los vieja me voy, los vieja te quiero... Todo eso ya no está. Todo eso desapareció. Te lo robaron.
Imagináte por un segundo todo eso.
Imagináte por diez minutos todo eso.
Yo no sé vos, pero yo tengo un hijo.
Y me resulta intolerable, increíble, inaceptable, imaginarme todo eso.
Ahora, imagináte que el pibe que falta es uno de los tuyos. ¿Gritarías no?
Bueno. No seas parte del silencio. Gritá. Gritemos todos.
Nos falta Facundo. Queremos que aparezca. Se lo debemos a él, a su pueblo, a su gente y a su mamá.
Yo, se lo debo a mi hijo. Porque cuando dijimos nunca más, era nunca más. Y era en serio.

domingo, 19 de julio de 2020

0471: Un verdadero falso conejo


- Abuelita,  ¿cómo se hace un Falso Conejo?
Pero doña Justina Flores cuenta, antes, cómo se hace un Conejo Verdadero.
- Aprendí eso primero.

Recuerda cómo su madre, en su pueblo, Santiago de Taca, agarró el cuy, le rebanó el pescuezo, dejó que la sangre del animal regara el suelo y luego, tomándolo por la cabeza, lo introdujo en la olla de agua hirviente para después, con hábiles manos y de un solo tirón, una caricia precisa a todo el cuerpo del conejo, le quitara todo el pelo, dejando expuesta su suave piel blanca.

“Mi mamá me dio otro conejo, lo metí en la olla, intenté quitarle los pelos, pero no podía, solo me quemaba, la piel se puso dura y era difícil limpiarlo. Estuve todo el día así”, ríe, “después solo se me ocurrió quemar los pelitos en el fogón como haciéndolos desaparecer, pero el sabor ya no era el mismo”.
Era una niña de 10 años –corría 1953– cuando hizo su primer Conejo Verdadero. Antes ya había hecho hervir habas, arvejas y choclos para comer con queso cuando salía a pastear las vacas. “En el campo es así; quien no trabaja, no come”

“Después de pelarlo, al conejo hay que sacarle las tripas con el mismo cuchillo. Luego, en otra olla, sobre otro fogón, en la que hay agua con cola verde de cebolla, hay que hacerle dar un hervor. La harina es cara y, por eso, en el campo, se muele maíz blanco en un batán, se cierne y con eso se apana el conejo antes de meterlo en la olla en la que hay manteca de cerdo para freírlo. Una vez frito, hay que ponerlo en el guiso y se acompaña con chuño rebosado con huevo, papas hervidas, arrocito o fideo graneado, una sarsa de tomate con cebolla y locoto picado. Es un plato para días especiales”.

Para hacer el guiso se debe retostar, sobre aceite o manteca, cebolla picada en cuadraditos, ají colorado “o amarillo, como sea el gusto, o sibarita”. Después, se le añade un poco de agua caliente, habas y arvejas. Se deja cocer un poco. Mientras tanto, hay que aderezar con ajo, comino, pimienta, perejil y orégano. Allí se deja reposar el conejo frito por unos minutos para que adopte el sabor. Se sirve acompañado con el mismo guiso.

“Para el Falso Conejo es igual, solo que sin conejo. Me enseñó a hacerlo la señora Ninfa Uría, en su hacienda”.

A sus 14 años, cansada del maltrato que sufría por parte de su madre y su padrastro, mi abuela huyó y encontró trabajo en Ocobaya, en Los Yungas. Allí había otras tres jovencitas con las que compartía labores: “Limpiar la huerta, sembrar yuca, walusa; plantar naranja o plátano, cosechar coca, cocinar. La señora era buena con la gente, por eso conservó su hacienda luego del 52”, recuerda.

El Falso Conejo solo reemplaza la carne; se usa pulpa de res sopada en una mezcla de harina y pan molido que luego será machucada en la piedra del batán hasta quedar suave.
“Todo lo demás es igual al Conejo Verdadero, menos el hervor en el agua con cola de cebolla”, y añade, sonriendo: “Me sirvió cocinar mal un conejo, porque así pude hacer un Verdadero Falso Conejo”.

Rodrigo Urquiola es escritor. Autor de cinco libros y ganador de varios premios literarios. Su mayor bien material es su biblioteca. Sin la ayuda de Justina, su abuela, estaría muerto o no podría escribir, que al final es lo mismo.

martes, 14 de julio de 2020

0470: Perez & Perez


Había un negocio que pertenecía a los señores Kantorovich y Sijovolsky.
Cada vez que entraba un cliente, como eran difíciles de pronunciar, el cliente preguntaba por el dueño.
Como eran dos comenzaron los celos y uno de ellos fue a ver a un abogado para hacer un trámite judicial y cambiarse el apellido.
Así fue que obtuvo el cambio por Perez. Entonces cambiaron el cartel y quedo "Perez y Sijovolsky".
Entran los clientes y como era más fácil, todos preguntan por Perez.
Sijovolsky va a lo del mismo abogado, le encomienda el trámite y le consigue el mismo apellido "Perez". Entonces cambian el letrero del frente por "Perez y Perez".
Ambos expectantes esperan al primer cliente. Este llega y pregunta al ver el cartel: ¿está el Sr. Perez?... a coro le contestan: Cuál ¿Kantorovich o Sijovolsky?


"Caperucita y el lobo"
-Lobo, que orejas más coloradotas tienes
-Si....
-Lobo, que cara más roja tienes
-Si...
-Lobo, que hinchadas tienes las venas del cuello
-Si...
-Lobo, que apretados tienes los dientes
-Caperucita, ¡¡me quieres dejar cagar en paz!!


- ¿Tú sabes porque los pingüinos no pueden aprender?
- No.
- Porque un " pájaro parado" no entiende de razones.

viernes, 10 de julio de 2020

0469: al final entenderás


Cuando te enfermes de #CORONAVIRUS Vas a tener fiebre.
Mucha fiebre. La fiebre más alta que te haya dado en tu vida. 
No se va a parecer a las típicas fiebres de la gripe.
Vas a respirar despacito, como si te hubiesen puesto una esponja en la nariz.
Cuando trates de llenar los pulmones al inhalar fuerte vas a sentir que todavía te falta el aire.
Y eso te va a asustar.
Vas a toser mucho. Tanto, que te vas a cansar hasta casi desmayarte.
Cada vez que lo hagas, te va a doler el pecho, los brazos, la espalda, los dedos de las manos, los dedos de los pies.
Vas a tratar de agarrar aire por la nariz y no vas a poder.
Entonces, te van a poner oxígeno el cual te va a quemar la entrada de la nariz y eso te va a doler aún más.
Y si no puedes superarlo, va a venir otro doctor y va a ponerte un par de tubos de media pulgada por la garganta hasta pasar los bronquios y llegar a los pulmones.
Eso se llama respirador artificial o ventilador.
Es molesto, y encima, no puedes hablar o comer.
Vas a estar solo en una habitación cerrada.
No podrás tener a tu mamá ni tu papá ni a tus hermanos ni a tus hijos que tanto amas; porque los vas a enfermar de lo mismo que te está matando a ti.
Te vas a sentir tan solo, que vas a empezar a llorar y vas a tener miedo de morir.
Empezarás a recordar a los que amas y llorarás
Eso empeorara tu todo y tu falta de aire.
ES AHÍ CUANDO VAS A ENTENDER ¡PORQUE TE DECÍAN #QuédateEnCasa !

miércoles, 8 de julio de 2020

0468: saltar, saltar y soltar


Reímos cuando el viento se detiene y abre paso a otro camino que soñábamos pisar. Reímos cuando ya somos más fuertes, cuando somos más valientes que las ganas de escapar. Reímos y tal vez valga la pena quitar algo de importancia a lo que va quedando atrás. Veremos si después valió la pena sacar todo eso que duele y volver a comenzar, volver a comenzar... Y si gana la derrota habrá que volver a empezar, apostar aún más alto y empezar a pelear. Sé que el vértigo se irá, pero solo si te atreves a saltar, saltar una vez más. Lloramos cuando el miedo se retuerce, cuando ya no quedan ganas, cuando ya no puedes más. Lloramos cuando el tiempo se acelera y va pisando las cadenas del que trata de escapar. Lloramos en los baños de una fiesta o escondemos tras la almohada lo que no quieres mostrar. Veremos si después valió la pena sacar todo eso que duele y volver a comenzar, volver a comenzar. Y si gana la derrota habrá que volver a empezar, apostar aún más alto y comenzar a pelear.
Sé que el vértigo se irá pero solo si te atreves a saltar, saltar una vez más. Cuántas veces has pensado que no te quedaban fuerzas ya ni para respirar, cuántas veces has pensado que se te apagó la estrella que no puedes brillar más. Y si gana la derrota habrá que volver a empezar, apostar aún más alto y comenzar a pelear, sé que el vértigo se irá pero solo si te atreves a saltar. Y si gana la derrota habrá que volver a empezar, apostar aún más alto y comenzar a pelear, sé que el vértigo se irá pero solo si te atreves a saltar, saltar una vez más.

viernes, 3 de julio de 2020

0467: Lo único bueno de no tener tetas, es que cuando te hablan te miran a los ojos.


- Doctor, ¿tendré cura?
- ¡Por supuesto, cura, misa y funeral!

- Mamá, mamá, dame una galleta.
- Cógela tú mismo.
- Pero mamá, ¿es que no sabes que no tengo brazos?
- Ah! Pues si no hay brazos no hay galleta.

Va un hombre y le dice a un leproso:
- Se te ha caído la oreja.
- ¿Qué?

- ¿Acepta usted a María en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza hasta que la muerte os separe?
-Sí, no, si, no, no

- Mami, ¡quiero pipi!
- ¿Otra vez? Este ya es el cuarto vaso que te tomas.

Una pregunta para los ciegos: 
¿Cuándo saben cuándo deben dejar de limpiarse el culo?

Dos viejecitas merendando, y uno le dice a la otra:
-Esta leche no está buena.
La otra le responde:
-Y mañana Navidad.

-Mamá, mamá, la abuela está en la radio.
-Y en la guantera, y en el parabrisas, y en el volante... ¿Ves la importancia de ponerte el cinturón de seguridad?

Un hombre va a soplar las velas de la tarta cuando la mujer mayor le dice:
-Pedro, cierra los ojos y pide un deseo.
-No se arriesgue, suegra, no se arriesgue.

Un viejo va a la consulta del médico para hacerse una revisión general.
-¿Cuánto tiempo de vida me queda?
-Nueve...
-¡¿Nueve años sólo?!
-Ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres...

domingo, 28 de junio de 2020

0466: Sabiduría Hindú


1. En el camino de la vida podrás transitar por el sendero de la sabiduría. Si de él sales convencido de no saber nada, es que has aprendido mucho.

2. Cuando las olas se han aquietado y el agua está en calma, entonces se refleja la luz y se puede vislumbrar el fondo.

3. Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio.

4. Creer que un enemigo débil no puede dañarnos es creer que una chispa no puede causar un incendio.

5. El que antes de su muerte ha plantado un árbol, no ha vivido inútilmente.

6. Los ríos hondos corren en silencio, los arroyos son ruidosos.

7. Es de hipócritas decir que amamos a la humanidad en su conjunto y odiar a quienes no adoptan nuestros puntos de vista.

8. La tierra no es una herencia de nuestros padres sino un préstamo de nuestros hijos.

9. La más larga caminata comienza con un paso.

10. Cuanto más adversas sean para ti las circunstancias que te rodeen, mejor se manifestará tu poder interior. 

11. También Dios está escondido en el océano de una gota de agua.

12. Cuando naces, todos los de alrededor sonríen y tú lloras; vive la vida de tal forma que al morir, todos los de alrededor lloren y tú sonrías.

13. El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional.

14. Si tiene remedio, ¿por qué te quejas? Si no tiene remedio, ¿por qué te quejas?

15. El fuego abrasador destruye los árboles, pero deja intactas las raíces; sin embargo, el agua mansa las socava y las arrastra.