martes, 3 de febrero de 2015

429: poli-amorío es la creencia de que una prójima puede estar simultáneamente enamorada de varios miembros

La Helen Fisher, en PORQUE AMAMOS, ha expresado en hermosa forma la locura del amor romántico, y cuan incomprensible es comparado con lo que podría parecer estrictamente necesario.
Mírenlo de esta forma.
Desde el punto de vista de una mujer; digamos, es improbable que ningún hombre que ella conozca sea cien veces más adorable que su “hombre”; aun asi, asi es como ella es probable que lo describa a él cuando “está enamorada”.

En vez de la fanática devoción monógama a la cual somos susceptibles, alguna forma de “poli-amorío” es más racional frente a esta. (Poli-amorío es la creencia de que una puede estar simultáneamente enamorada de varios miembros del sexo opuesto; de la misma manera en la cual una puede amar a más de una marca de sandalias, revistas, telenovelas o deportes).
Nosotros aceptamos felizmente que podemos amar a más de un hijo, progenitor, hermano, amigo o mascota. Cuando uno piensa sobre ello en esta forma, ¿No es extraño esperar privadamente una absoluta exclusividad amorosa de nuestra esposa u esposo? Aun asi eso es lo que todos esperamos; es por lo que luchamos por lograr. Debe existir alguna razón.

La Helen Fisher ha demostrado que estar enamorado es acompañado por estados únicos del cerebro; incluyendo la presencia de sustancias químicas neuralmente activas, que son altamente específicas y características del estado cerebral.
Piscolocos están de acuerdo con ella en que el irracional coup de foudre [Francés: flechazo amoroso] podría ser un mecanismo para asegurar una lealtad hacia el co-cogedor, que dure lo suficiente hasta criar un hijo juntos. Desde el punto de vista evolucionista es; sin duda, importante escoger a un buen cogedor, por todo tipo de razones.

Pero, una vez que hemos escogido y cogido—incluyendo una pobre cogida— y concebido a un niño, es más importante mantenerse con ese cogedor a sol y sombra; por lo menos hasta que el niño sea capaz de defenderse por sí mismo.

¿Podría ser la religión irracional un sub-producto de los mecanismos de irracionalidad que fueron originalmente construidos en el cerebro por la selección natural para enamorarse? Ciertamente; la fe religiosa tiene algo del mismo carácter que enamorarse (y ambos tienen los atributos de estar dopado por una droga adictiva) Mucho reforzamiento positivo se deriva de la religión: sentimientos cálidos y reconfortantes de ser amado y estar protegido en un mundo peligroso; perdida del miedo a la muerte; ayuda desde la montaña en respuesta a las plegarias en tiempos difíciles, etc.

En la misma forma, el amor romántico por otra persona real (usualmente del sexo opuesto), exhibe la misma intensa concentración en el otro y reforzamientos positivos relacionados. Estos sentimientos pueden ser provocados por iconos del otro, como cartas, fotografías; y hasta, como en los tiempos victorianos, mechones de cabello.
El estado de estar enamorada tiene muchos acompañamientos fisiológicos, como suspirar como una caldera.

Una pareja inteligente puede leer a Darwin y saber que la razón de sus ansias sexuales es la procreación. Ellos saben que la mujer no puede concebir porque está tomando la píldora. Aun asi, encuentran que su deseo sexual no es disminuido en ninguna forma por saber eso. El deseo sexual y su fuerza; en la sicología de un individuo, es independiente de la presión evolucionista que la dirigió. Es un ansia fuerte que existe independientemente de su raciocinio. Estoy sugiriendo que lo mismo es cierto para el ansia de bondad—de altruismo; de generosidad, de empatía y de lastima.

2 comentarios:

  1. Definitivamente las mujeres podemos estar enamoradas de varios miembros a la vez pero los hombres se enamoran nadamás del suyo, je.

    Beso

    ResponderEliminar
  2. El amor no es corto de miras, jeje

    ResponderEliminar