viernes, 18 de octubre de 2013

310: ¿SE PREOCUPA LO SUFICIENTE POR PURIFICAR AL COPUCHENTO CUANDO ES NECESARIO?

La purificación del copuchento es algo muy satisfactorio para la mayoría de las prójimas.
Si usted se siente inquieta sólo de leer la palabra purificar, le sugeriría que la sustituyera por la palabra destilar.
Luego, siga estos diez mandamientos.

Los diez Mandamientos de la purificación
1 Hágalo en privado.
2 Hágalo tan pronto como sea posible.
3 Hable de una sola posición en cada ocasión. No sobrecargue al prójimo con una lista de posiciones.
4 Una vez que haya tocado su punto, no lo repita.
5 Trate únicamente posiciones que el prójimo puede cambiar. Si usted pide que haga algo que no puede hacer, aparece la frustración en su relación.
6 Evite el sarcasmo. El sarcasmo indica que usted está enojada con él, «no con sus posiciones», y eso les causará resentimiento hacia usted.
7 Evite palabras como «siempre» y «nunca». Por lo general, caen fuera de lo exacto y ponen al prójimo a la defensiva.
8 Presente la idea como sugerencia o pregunta si es posible.
9 No se disculpe por la purificación.
10 Y no olvide los cumplidos. Use lo que se llama un «sándwich» en este tipo de acciones:
Cumplido-Destilación-Cumplido.

4 comentarios:

  1. ¿Y si el copuchento no cumple también hay que alabarlo? :P

    ResponderEliminar
  2. El sarcasmo revela la contraparte, muy cierto Chaly...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, cuestión de enfoques hay que ver la otra parte no????

    ResponderEliminar