sábado, 30 de mayo de 2015

471: y cataplum apareció ella

--- ¡Esa mujer es una sinvergüenza!
--- Yo no me animaría a llamar a alguien con esa palabra
--- ¡Es que tú eres otro sinvergüenza!
--- Ja, ja, ja. Así nos llaman aquellos que no tienen el valor para hacer lo que hacemos.
--- ¿Así que es esa la palabra, con la cual disfrazas tú felonía?
--- Ja, ja, ja. Esa es otra palabra fea
--- Te molesta que te diga que eres un felón
--- ¡No! En absoluto. Es que tú sacas las cosas fuera de contexto y te basas en una moral sin entenderla.
--- Vi como tú estabas con esa mujer, ¿no es sinvergüenzada llevarla a vuestra casa y no es felonía que hagas el amor con ella?
--- ¡Sigues fuera de contexto!
--- ¡Con texto o sin texto, tú eres un mierda!
--- Ja, ja, ja. ¿Dónde se perdió tu buen humor? ¿Dónde dejaste tu sensatez? Te pierdes diez años y luego me vienes a juzgar. Es que nadie te contó el desfile de mujeres por esta casa, tratando de olvidarte y cuando al fin ya no siento nada por ti, vienes y me llamas sinvergüenza y felón.

2 comentarios:

  1. Nada, nada, con un buen revolcón hacen la paces jajaja.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que vuelva por donde vino. Pues vaya.


    Beso

    ResponderEliminar