miércoles, 18 de noviembre de 2009

El tauromáquico (tercera entrega)

Hablar también es un placer, cuando a un ingeniero de sistemas tenemos que explicarle matemáticamente la cuadratura del círculo; hablar con un politicastro de economía; o explicarle a un viceministro la ncpe; o hacerle comprender a ella de los apetitos exóticos que tenemos los hombres.

No siempre somos comprendidos y generalmente somos mal interpretados y los necios se burlan de nuestra sapiencia y es que el asno rebuzna siempre en corral ajeno. Cuando los perros ladran, dicen, que es buena señal, dicen que estamos avanzando, allá los entendidos, pero yo no estoy tan de acuerdo con esa teoría, pues si estas gateando a la negra, hija del carnicero y el perro ladra, se puede despertar el cuchillero y ¿qué pasará conmigo? Tal vez termine acribillado. Por todo lo anterior no estoy de acuerdo con eso de los perros ladradores.

De la traición se ha escrito muy poco, es por ello, que cuando sucede pasa lo mismo que la desgracia; uno siempre lee o escucha que a fulano le paso eso o aquello, que la maldita lo desgracio; que el muy hijo de su madre la emperró a la Katherine y así sucesivamente, la desgracia les cae como un mazazo a los próximos, pero como a nosotros no nos toco ni un pelo (¡que puntería!), entonces no sabemos qué cosas debemos hacer cuando no los acontece; ni que cosas debemos decir; ni como consolarnos (si es que uno puede consolarse, diciendo: “me lo merecía”), en la traición sucede algo parecido a la desgracia; si es que sea una desgracia una traición; quizás una desgracia no tenga nada que ver con la traición, ni que la traición no sea una desgracia. Tal vez son dos palabras paronímicas, antonomásticamente y no tengan relación alguna o simplemente fueron inventadas para joder al próximo, cuando por azar de la vida tu mejor amigo sirve de dormitivo a tu pareja, inventaron eso de traición para el ponedor anterior y el de desgracia para el ponedor posterior.

El caso, es que como lo viví en carne propia, puedo decir con mi vivencia, que no es una desgracia, pero si fue una deslealtad que con sus malas artes (¡qué monumento!), burló mi candidez viril, claro que hablando o escribiendo lo más honestamente posible que podamos (no olvidemos que todos somos mentirosos por naturaleza), es fácil llegar al meollo del problema y en base de ello llegar a una conclusión que no se compadree con ninguno de los involucrados y dé su veredicto imparcial, como aquella ciega que con su balanza y su machete, en el primer anillo anda clamando pidiendo que algún día llegue la justicia (que parece que no existe, pues nunca aparece).

Volviendo al ovillo y mirándolo en forma imparcial (carajo, el sólo recordar me llena de una furia asesada capaz de matar a todos los perros hidrofónicos), ¡caramba! Qué fácil es decir imparcial, la verdad que la imparcialidad es algo que no existe y que fue inventada para que los eugenios crean en ella; ya que la verdad y la imparcialidad, no existen y al no existir ni verdad, ni imparcialidad, tampoco existe la mentira y la justicia.

Como ven es un embrollo de los mil ángeles azules, pues todo está en función con que marca de gafas camines. Cuantas veces ustedes a la mentira la llamaron verdad y a la justicia injusticia. Si ustedes ¡nunca! pudieron discernir ¿cómo mierda quieren que yo lo haga? Aquí simplemente estoy lanzando un teorema, la hipófisis son ustedes quienes deberán discurrir.

3 comentarios:

  1. cual embrollo, la verdad me gusto, aunque mas me educo, tu post.

    La mentira llamada verdad, como un millon de veces pero al menos eso me ocurria mas en el aspecto de uno no ve lo que no quiere ver.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. TAUROIMÄquico:
    no se cmo ha dado en llegar a mi humilde blog de ilustración, pero le agradezco su comentario y sobretodo el link que al hacerlo dejó, permitiendo que yo devolviera asi la visita, y me encontrara con ESTE ZARRPADOOOOOOO RELATO Y LOS SUBSIGUENTES QUE TANTO ME HAN HECHO SONREIR. hermosa prosa, fabulosa cosa que en mi cabeza se posa y endosa. muchas ideas, muy bien contadas, lo felicito.
    en general soy un bicho más bien visual en la net, y los textos que leo de más de 20 renglones suelen estar impresos y encuadernados, y escritos por autores que respondan al menos al nombre de borges o bokowski o algo de ese talante.. pero en cambio estos escritos me han atrapado.
    diríase que tiene talento e inteligencia.
    espero que también cuente con algo más de suerte en sus aventuras y desventuras venideras. saludos desde la argentina.
    Sil

    ResponderEliminar
  3. Comparto, todo, o casi, con lagartija.

    ResponderEliminar