miércoles, 6 de diciembre de 2017

0106: ¿Cómo explicar, si no, el selfie?

Y un selfie, seamos honestos, es una fotografía que uno se hace a sí mismo cuando no tiene a nadie que se la haga. Todavía más, se podría decir que un selfie es la fotografía que uno se hace a sí mismo cuando busca desesperadamente a alguien que potencialmente se la pueda hacer.
El problema es, por cursi que suene decirlo así, la soledad, que no es la misma que la de hace 30 años. La soledad que arraiga en los barrios de las grandes capitales europeas o en los suburbios de la América post-capitalista, surge de la disolución de los espacios de socialización en que se forjaban las identidades colectivas sólidas que conocimos en los tiempos del capitalismo industrial: la camaradería de la fábrica durante los recesos, la solidaridad de clase motivada por la pertenencia a un mismo sindicato o los vínculos familiares que se perpetuaban en la guardería o en los viajes de empresa son sólo recuerdos de esa ausencia.

El trabajo precario ha sustituido estas lógicas del empleo creando bolsas de marginalidad sin precedentes y altos índices de inestabilidad social y laboral, pero sobre todo produciendo una atomización de la vida comunitaria que desemboca, no por casualidad, en la erupción de lo que la jerga suele denominar “lobos solitarios”. La creciente privatización de la esfera del consumo tampoco contribuye a mejorar la situación: la tienda de discos en la que entablabas relaciones basadas en el hábito, la sala de cine en la que compartías el visionado de una película con varias docenas de anónimos desconocidos, desaparecen poco a poco devoradas por las grandes plataformas de comercio online o enterradas por Netflix.

Mientras tanto, el lobo solitario cautivo de círculos sociales estrechos y endogámicos e incapaz de tender otros lazos con el exterior, es extremadamente vulnerable. Por eso se arroja a los únicos lugares en que todavía vislumbra una promesa de comunidad: las redes sociales y el selfie.

7 comentarios:

  1. Nunca se me hubiera ocurrido pensar que de un selfie se pudieran sacar tantas conclusiones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hace años practicamente te hacias fotos cuando estabas en grupo y queriais inmortalizar ese momento tan agradable y divertido, ahora la foto es para hacer creer que llevas una vida fantástica aunque sea en solitario.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno Chaly, pero yo veo a mucha gente haciéndose selfies cuando podrían pedir que les hiciese una foto el de enfrente.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo soy millennial. Esa generación que todos satanizan de egoista por aquello de las selfies, del messenger, etcétera. Pero no creo que seamos menos egoístas que generaciones anteriores donde hubo dictaduras (ojo, que las sigue habiendo) y gente enamorada del poder tal y como sucede a la fecha. A través de los nuevos medios hemos puesto el ejemplo de que seguimos preocupados por nuestra sociedad (véase la Primavera Árabe, movimientos estudiantiles, Occupy Wall Street, y el movimiento #Verificado19S en el reciente terremoto que tuvimos en México).

    Vaya, mi punto es que el tema no es que "todo pasado siempre fue mejor", sino que no hemos aprendido de los errores cometidos en la historia, y por eso estamos condenados a consecuencias cada vez más duras y drásticas.

    Besos, Chaly.

    ResponderEliminar
  5. Lie, no siempre es sinónimo de soledad soledad es el mal de nuestros días y se puede manifestar de formas muy distintas, aunque hacerse un selfie no siempre se debe a esas connotaciones.

    ResponderEliminar
  6. Estoy con Tracy, el selfie no es necesariamente un indicativo de soledad.
    Si bien es cierto que,en muchos casos, las redes sociales han llevado consigo una soledad acompañada, pero no siempre se cumple esa premisa.
    La soledad ha existido siempre,la del que está solo y la del que está acompañado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Este es un testimonio sobre el buen trabajo de un hombre que me ayudó a que mi matrimonio volviera a funcionar. Mi esposa de repente odia el sexo, probamos todos los métodos, ninguno funcionaba, se volvió tan malo que tuvo que mudarse con los niños de 12 años y 3 meses de matrimonio. Tuve que buscar ayuda fuera de la caja, en un día fiel, mientras navegaba por Internet, estaba buscando una solución, encontré una serie de testimonios sobre este lanzador de hechizos en particular llamado DR.WEALTHY. Algunas personas testificaron que él trajo su Ex, algunos testificaron que puede lanzar un hechizo para detener el divorcio. Etc. Hubo un testimonio particular que vi, era sobre una mujer llamada María José de Atlanta, EE. UU. Que testificó sobre cómo DR.WEALTHY trajo a su esposo en menos de 72 horas que me causó intriga. Después de leer todo esto, decidí darle una oportunidad al Dr. WALTHY, lo contacté y le expliqué mi problema. En solo 6 días, mi esposa no solo regresó a mí, sino que ahora ama el sexo y ya no le tiene miedo. DR.WEALTHY es realmente un hombre dotado y no dejaré de hablar de él porque es un hombre maravilloso. Si tiene algún problema y está buscando un lanzador de hechizos real y genuino para resolver ese problema, DR.WEALTHY es la respuesta a su problema.
    blog> http://wealthyspellhome.over-blog.com
    Aquí está su contacto ... wealthylovespell@gmail.com o +2348105150446

    ResponderEliminar